Iglesia vasca y nacionalismo

“Resulta escandaloso observar, una vez más, cómo los mandamases de la Iglesia vasca invierten en su seguridad: defendiendo a los terroristas frente a los demócratas.”

Rosa Díez escribe hoy en El Mundo a propósito de la carta de adviento que ha hecho pública monseñor Uriarte, en la que el obispo de San Sebastián hace un llamamiento al Gobierno y a ETA:

“Hoy quiero llamar la atención sobre algunos hechos que demuestran este proceso de deterioro de las normas de convivencia democrática que se está extendiendo entre nosotros, y que lleva a gentes sensatas a callar ante el riesgo de sentirse marginados o excluidos dentro de su propia familia política.

“El silencio cobarde y acomplejado ante los poderes instituidos -ya sean orgánicos, sociales o políticos- de todos aquéllos que son críticos -ferozmente críticos en la intimidad- es la mejor prueba de que el cloroformo esparcido para acallar conciencias está surtiendo su efecto.

“Uno de los ejemplos más claros de este deterioro es la casi nula reacción política y social ante las últimas manifestaciones de representantes de la Iglesia vasca, coronadas ayer con la «carta de adviento» del obispo Uriarte.

“Mientras las hordas terroristas quemaban un autobús, atacaban la Comandancia de Marina, quemaban un cajero y sembraban de terror las calles de San Sebastián, el pastor de los cristianos guipuzcoanos hacía un llamamiento al Gobierno y a ETA para que recobraran la confianza mutua. La verdad es que me he quedado sin adjetivos para definir los sentimientos que me provoca esta llamada de apremio hecha por el jerarca eclesiástico «al Gobierno y a ETA».

“No puede existir una actitud más antidemocrática que tratar a ETA y al Gobierno como a iguales. Y no es que yo tenga mucha esperanza en las actitudes democráticas de la jerarquía eclesiástica católica, la vasca en particular; a lo largo de toda su historia han dado muestras más bien de lo contrario. Pero lo que me alarma es la condescendencia, la displicencia, con la que todos callan ante actitudes que son, desde la perspectiva democrática, absolutamente escandalosas.

“¿Desde qué perspectiva se puede pedir a un Gobierno democrático que «restablezca la confianza con ETA»? Sólo quien encuentra justificación al ejercicio del terror puede hacer ese llamamiento. Resulta escandaloso observar, una vez más, cómo los mandamases de la Iglesia vasca invierten en su seguridad: defendiendo a los terroristas frente a los demócratas.

“Francamente, el obispo Uriarte se ha hecho acreedor de todo mi desprecio humano. Que sepa que le considero cómplice del mantenimiento del terror y responsable del dolor de las víctimas. Me preocupa la silenciosa reacción social ante unas palabras que considero profundamente desestabilizadoras; y que serán repetidas en cientos de púlpitos los próximos días. Pedagogía antidemocrática, le llamo yo a eso. Una sociedad con nervio democrático no lo consentiría jamás.

“El cloroformo se extiende. Mientras ETA sigue amenazando, persiguiendo, extorsionando, aterrorizando a ciudadanos, algunos nos dirán que llevan no sé cuantos miles de días sin matar. Y con eso pretenderán que nos demos por satisfechos.

“Nos dirán lo mismo que nos decían los nacionalistas durante la tregua del 98. Pero ahora como entonces les contestaremos que nosotros somos mucho más optimistas, mucho más ambiciosos que ellos. Que nosotros no nos conformamos con una tregua; ni con una prórroga de la tregua. Les recordaremos a los optimistas coyunturales, a los optimistas de salón, a los defensores de lo oficialmente correcto, que no llevamos luchando toda nuestra vida para vivir más cómodos, sino para ser libres.

“Y que sabemos que mientras ETA exista, mientras Batasuna se manifieste impunemente por las calles, no tendremos libertad. Y les diremos también que no estamos dispuestos a renunciar a conseguirla. Y quizá les digamos, si se tercia, que estamos dispuestos a volver a organizar la resistencia; porque hemos aprendido que los «resistentes tienen la última palabra».” Rosa Díez, El cloroformo optimista y el riesgo de deterioro democrático (€).

Mientras tanto, en la costa este, Carod-Rovira se reúne con el arzobispo de Barcelona para hablar de la “identidad propia” de la Iglesia y el gobierno catalanes.

Anuncios

2 comentarios

  1. ¡Bravo, Rosa! Al pan, pan y al vino, vino. De las pocas personas decentes que quedan dentro de ese engendro mafioso llamado PSOE.

  2. “La iglesia vasca invierte en seguridad”, lo escribió Rosa Díez, siempre ha sido así, siempre ha apostado por el caballo ganador, le saca todo el jugo y dentro de 50 años si hay que pedir perdón pues se pide perdón y a otra cosa mariposa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s