“Acaso el presidente llegue a creer que puede victimarse, llegado el caso, como uno más ante el regreso de los siniestros escuadrones rampantes del fuego y la violencia. Pero su discurso legalista, paciente, equidistante y conciliador ya no cuela. Él es el responsable. Y no puede fingirse al margen de las consecuencias de su acongojado apocamiento.” Ignacio Camacho (ABC, 16.5.07)
Anuncios