Preguntas que no nos responden

Bienvenida la plataforma pro y el partido Unidad, Progreso y Democracia. Bienvenido Ciutadans. Bienvenida Regeneración Democrática. Bienvenida Alternativa Ciudadana Progresista. Pero algunos seguimos haciéndonos la pregunta.

Ante la aparición de un nuevo partido no nacionalista, hace ya dos años, desde este mismo sitio nos preguntábamos si estamos ante una carencia del país o ante una carencia de ciertas izquierdas, nos preguntábamos dónde hace falta y a quién un nuevo partido no nacionalista:

“La necesidad de un nuevo partido no nacionalista responde en parte a los errores cometidos por aquellos líderes de la izquierda que, con el fin de llegar al poder, no han dudado en meter en el cajón sus propios principios para poder ir de la mano de los etnicistas, a menudo sin tan siquiera taparse la nariz.” (La propuesta de un nuevo partido no nacionalista)

Las circunstancias no han cambiado demasiado desde 2005. En todo caso se han agravado. Pero la pregunta sigue siendo la misma.

  • “¿No es bastante más útil en esta fase de la democracia en España ensuciarse las manos en tareas compartidas con quien ha mantenido en pie las cuestiones centrales de la libertad y la lucha contra el terrorismo que acrisolarse en ideas mucho más fulgentes pero que no son las que modificarán ahora mismo el signo de la realidad?” Mikel Azurmendi, No pro, pero sí a favor.

  • “Prefiero compartir la razón con Aznar que perderla a sabiendas para que no me confundan con él.” Fernando Savater, El gran fraude (Santillana, 2004).

Lo mejor que podrían hacer quienes aspiran a crear nuevos partidos es sumar fuerzas con el PP. Y si en las próximas elecciones las cosas salen mal, quizá entonces llegue su momento. Pero el caballo ya está desbocado y desde algunos sectores de la derecha, en lugar de dar la bienvenida y tender la mano a los recién llegados, se mira hacia las nuevas formaciones desgajadas del socialismo con recelo y desconfianza. Como siempre, olvidan la enseñanza del pasado. Piqué fue muy duro con Ciudadanos antes de las elecciones regionales catalanas. Y el nuevo partido terminó sacando tres escaños mientras recibía todo tipo de insultos desde las filas del PP catalán.

Estamos ante el nacimiento de una nueva formación de izquierdas. Por lo tanto no habrá respuesta a la pregunta de Mikel Azurmendi y se olvidará el dudoso comportamiento político de Savater. A la hora de la verdad, el voto de la derecha acudirá fiel a las urnas. También el de la derecha cabreada con las vacilaciones y los errores del PP. Más que nunca, las próximas elecciones serán las del voto útil para este sector del electorado. Pero no sucederá lo mismo con esa izquierda que, de la mano de Rodríguez, llega a las elecciones manchada de etnicismo y con los ojos vueltos a un eventual pacto postelectoral con los nacionalistas etarras, con los republicanos y con quien haga falta.

Anuncios

8 comentarios

  1. FRANCISCO SOSA WAGNER ES ENTREVISTADO POR UCE:
    Entrevista a Francisco Sosa Wagner, Catedrático de Derecho Constitucional y autor del libro El Estado fragmentado. Imperio Austro-húngaro y brotes de naciones en España.
    “TROCEAR ESPAÑA EN 17 ESPACIOS IMPLICA UN DEBILITAMIENTO DEL PODER POLÍTICO FRENTE A LOS GRANDES CONGLOMERADOS ECONÓMICOS QUE DOMINAN EL MUNDO.”
    De Verdad, prensa de Unificación Comunista de España
    De Verdad.- Para situar a nuestros lectores, ¿en qué consiste la fragmentación del Estado que usted denuncia en su último libro?
    Francisco Sosa Wagner.- Yo hago un estudio detenido de lo que son las reformas estatutarias y la instauración de una serie de elementos, como son las relaciones de bilateralidad entre el Estado y las comunidades autónomas, que proyectan una imagen de fragmentación del Estado. Fragmentación incompatible con el modelo de Estado federal que es el que siempre se ha defendido y que es, incluso, el que estaba en la mente de los redactores de la Constitución.
    DV.- ¿Dónde reside esa incompatibilidad?
    F.S.W.- Un modelo federal se basa en la acción conjunta del todo con las partes y de las partes con el todo, pero no en una acción bilateral de cada una de las partes con el todo. Eso no es propio de un régimen federal. Y luego hay también cosas más ostensibles, como por ejemplo las guerras del agua que tiene enfrentadas a las comunidades autónomas incluso del mismo signo político. Todo esto son ejemplos y elementos que están demostrando esta fragmentación. Que, insisto, no tienen nada que ver con un modelo federal.
    DV.- Y, en concreto, ¿qué estructuras político-administrativas ve usted que corren peligro con la reforma de los estatutos?
    F.S.W.- Lo más importante es que de seguir así, el Estado no va a tener competencias para hacer políticas de largo alcance, esa es la situación. El Gobierno cada vez puede hacer menos cosas; en la sanidad, en la política hidráulica, en la ley de dependencia,… y así en todas las cosas.
    DV.- ¿Y por qué han decidido estudiar un modelo, el Imperio Austro-húngaro, con el que, en principio, no tenemos nada que ver?
    F.S.W.- Porque allí es donde nacen conceptos como el de “nación de naciones”, el Estado multicultural y todo eso de lo que se habla tanto hoy aquí. Y sobre todo nace allí el dualismo, la monarquía austro-húngara se llamó la monarquía dual. ¿Y por qué dual? Porque en un momento de debilidad política del emperador, pactó con los húngaros un compromiso. El compromiso consistía en que en Hungría, las clases poderosas iban a hacer lo que les diera la gana, se puso en sus manos todos los instrumentos del poder jurídico-político –sumado al poder económico que ya tenían– para hacer lo que quisieran. Y lo hicieron. Eso unido a todos los líos lingüísticos provocó el agarrotamiento del Imperio. Y aunque, repito, nosotros no tenemos nada que ver con aquello, como nos empeñemos, insistiendo en lo que nos separa y no en lo que nos une, en crear falsos problemas lingüísticos; como nos engolfemos en mirarnos el ombligo y en descubrir unas diferencias tremendas entre el valenciano, el gallego y el señor de Cáceres terminaremos reproduciendo el grandísimo embrollo en que acabó convertido el Imperio austro-húngaro. Esa es la razón de haber estudiado este modelo.
    DV.- Existe, sin embargo, un problema al que todavía no se le ha prestado, a mi juicio, suficiente atención. Y es el problema de qué intereses materiales hay debajo de todo esto. Me explico. La existencia de burguesías periféricas que históricamente han apoyado fuerzas nacionalistas en Cataluña, el País Vasco o Galicia podían explicar, aunque no del todo satisfactoriamente, lo que ocurre allí. Pero, ¿y lo de Andalucía, y lo de Baleares, y lo de la Comunidad Valenciana?
    F.S.W.- Si, efectivamente. Yo creo que la razón de esto es que el Estado de las autonomías, en sus 25 años de existencia ha creado unas clases políticas regionales muy, muy poderosas, como consecuencia de la transferencia de poder político que se ha puesto en sus manos. Y esas clases políticas regionales, cada vez demandan más poder. Pero esto tiene que tener un límite, que es no arruinar el poder político del Estado. Porque entonces el Estado se queda sin competencias para acometer proyectos y medidas de largo alcance que afecten a todo el territorio español. Un territorio, además, que es bastante pequeño. Estamos hablando de 43 ó 44 millones de personas nada más. Entonces, trocear esto en 17 espacios tiene unas complicaciones enormes e implica un debilitamiento del poder político frente a los grandes conglomerados económicos que dominan, no digo ya España, sino el mundo.
    DV.- Coincidimos plenamente con su análisis. Es lo que nosotros venimos llamando desde hace años la emergencia de unas burguesías burocrático-administrativas regionales que han pasado de ser exclusivamente castas políticas a trasladar su poder al ámbito económico, cultural, mediático, etc, etc, que por su propia naturaleza sólo pueden medrar a costa de arrebatar nuevas competencias al Estado y blindarse frente a él.
    R.S.W.- Exacto, está muy bien dicho esto y está muy bien resumido, sí señor. Ese es el final de la película al que quieren llevarnos con todo esto. El fraccionamiento del Estado hoy en día no lo defienden más que los grandes grupos económicos privados que dominan el mundo. ¿Qué es lo que quieren tener enfrente? Administraciones “bonsáis”, poderes públicos diminutos, cuanto más diminutos mejor para llevarlos al huerto de sus intereses. Y de ahí que nosotros defendamos unos Estados fuertes, una regiones ciertamente fuertes, no unas regiones hechas a la medida de los intereses políticos de las clases gobernantes.
    DV.- ¿A usted no le sorprende las reiteradas muestras de apoyo público que Botín, el principal banquero del país, está dando a Zapatero? Porque, claro, con esos apoyos públicos no sólo está respaldando una determinada política económica, sino también el proyecto confederal que está impulsando el presidente del Gobierno.
    F.S.W.- Sí, lo que pasa es que al hablar del poder económico hay que matizar. Está el caso de Botín, sí. Pero el poder financiero es una cosa y el poder industrial es otra. Hay muchas voces que, en el ámbito del poder económico, de magnates de la gran empresa, están precisamente asustados por el fraccionamiento del mercado, que no interesa a buena parte de los empresarios. Lo que pasa es que hay que decir que la política tiene también su espacio autónomo y esa autonomía está llevando a esta situación. Al poder financiero, constituido por los grandes bancos, les da igual las comunidades autonómicas que hagamos.
    DV.- Le voy a situar en un escenario hipotético. Botín consigue devorar al BBVA y dar el salto a convertirse en el cuarto banco del mundo. ¿Qué es preferible para este nuevo megapoder financiero, un Estado centralizado, fuerte, que obliga a destinar recursos para su mantenimiento y puede salir respondón; o por el contrario un poder débil, fragmentado, dividido en 17 trozos, y esos 17 trozos dedicados únicamente a pelearse por el agua del vecino?
    F.S.W.- Está clarísima la respuesta. Yo así lo creo. Y a este festival se han apuntado todos, la derecha y la izquierda.
    DV.- Dice usted que el proceso de fragmentación del Estado ha adquirido un ritmo que ve imposible de frenar, pero las dos reformas que se han sometido hasta ahora a referéndum, han sido aprobados con el rechazo o la indiferencia de más del 65% de los ciudadanos. ¿No es éste un punto de partida demasiado débil para cualquier estructura o modelo político que pretenda ser duradera?
    F.S.W.- Por supuesto, tiene una fragilidad absoluta. Se está viendo cada vez más que es un invento de la clase política. Se ha visto en Cataluña, donde decían que existía una gran tensión nacional, y resulta que sólo un 33% de la población lo apoya. En Andalucía, todavía mucho peor, un 30% escaso, es decir, aquella parte de la población que depende, directa o indirectamente, del sector público regional son los que han respaldado el asunto. Esto revela esa fragilidad enorme. Lo que pasa es que ojo con esta fragilidad. Porque las estructuras se crean y se enroscan en la sociedad y ahí quedan como superestructuras políticas.

  2. ¿Harum, por qué no lees algo que no sea ni De Verdad ni Wikipedia y vuelves al cabo de un mes con alguna novedad?

  3. Al de arriba:
    Estoy preparando el camino.
    Tú espera un poco que pronto te llevarás una sorpresa.

  4. Que sea agradable, chico, que ya toca.

  5. Hay gente que lo mismo podría vivir en Marte que en el siglo XV, ni las huelen.

  6. Concretamente, ¿qué es lo que os molesta?: ¿Sosa Wagner?, ¿UCE?
    No lo entiendo.

  7. Corriente Interna “GRUPO TIVOLI” presentada en la sede de C’s en Barcelona.
    CORRIENTE INTERNA “GRUPO TIVOLI”
    El II Congreso de Ciutadans, Partido de la Ciudadania celebrado durante los días 30 junio y 1 de julio de 2007 ha marcado un cambio en la conformación del Partido como alternativa que ofrece a la sociedad catalana y española un nuevo estilo de hacer política basado en la transparencia, la honestidad y el espíritu de servicio hacia el conjunto de ciudadanos a los que aspira a representar en las Instituciones del Estado.
    Estos propósitos que Ciutadans recoge de los manifiestos firmados por los intelectuales
    que dieron la idea de constituir el nuevo Partido, representan una de sus principales
    señas de identidad y pretenden regenerar, traer aire fresco y crear un nuevo estilo en la
    vida política española, en contraposición con las políticas de obediencia a las consignas
    impartidas por los aparatos de los partidos políticos tradicionales y sus encorsetados
    sistemas de disciplina de partido y voto cautivo que ha ido viciando el juego político y
    que, devaluando el voto del ciudadano hasta convertirlo en un cheque en blanco, les
    permite tener las manor libres para establecer pactos y coaliciones de conveniencia a
    espaldas de sus votantes provocando el elevadísimo nivel de abstención que, en cada
    convocatoria electoral protagonizan los ciudadanos con derecho a voto.
    Es, por tanto totalmente necesario que, en consonancia con nuestras propuestas de
    regeneración de la vida política con que nos presentamos a la Sociedad, nuestros
    propios órganos internos apliquen esos mismos principios a nuestro funcionamiento
    y actuación internos y hagan de ellos la norma de conducta habitual entre todos los militantes de Ciutadans sin distinción del cargo o nivel de responsabilidad de cada
    uno de ellos en el Partido.
    En base a todo ello, los abajo firmantes amparándonos en el artículo 2.3, 5 de los
    Estatutos del Partido creemos absolutamente imprescindible y urgente la creación
    de una corriente interna que controle la gestión de Partido por parte del C.E y del
    C.G. con el fin de buscar un mayor consenso en todas las actuaciones del Partido y
    la formación de una alternativa que mejore y enriquezca la gestión continuista que
    se prevé que lleven a cabo los órganos surgidos del II Congreso cuyos insuficientes
    resultados inferiores al 50% en los casos del C.E. y del C.G. requerirá un mayor apoyo de la militancia a efectos de gestionar el Partido por parte de aquellos.
    Además del control indicado y la necesaria y democrática formación de una alternativa
    a esa gestión que garantice que los órganos del Partido cumplan con sus obligaciones
    con la máxima eficacia y respeto a la militancia, esta corriente se compromete a ejercer
    las siguientes funciones:
    COLABORAR CON LOS ORGANOS del Partido, en la medida de nuestras posibilidades, a resolver conflictos internos del Partido y buscar soluciones
    satisfactorias para todos.
    ASESORAR A LA MILITANCIA sobre sus derechos y obligaciones en el caso
    -por desgracia frecuente- de que los órganos del Partido no lo hagan, abusando así de su buena fe, obteniendo beneficio de cualquier tipo de su mayor información y conocimiento de la reglamentación interna del Partido.
    APOYAR FIRMEMENTE a la Comisión de Garantías en todas sus resoluciones, informes, etc. para que sean asumidos y cumplidos por todos los órganos del
    Partido, así como garantizar y exigir en sus actuaciones su independencia absoluta de cualquiera de esos órganos
    INFORMAR A LOS AFILIADOS que formen parte de la corriente, periódicamente,
    de las actuaciones de los diferentes órganos del Partido, así como también de los acontecimientos políticos que nos puedan afectar,y de los que el Partido no informa
    habitualmente. Esta información podrá ser aportada por todos los miembros de la
    corriente.
    RECABAR UN MAYOR CONSENSO Y APOYO del que han obtenido los actuales órganos de gobierno del Partido y elaborar una alternativa que pueda optar
    a dichos órganos con el objetivo de mejorar la gestión y representar al Partido de
    forma mayoritaria.
    COMPOSICION DE LA CORRIENTE
    La pertenencia a la corriente será pública a todos los efectos excepto para aquellos
    afiliados que manifiesten expresamente el deseo de que su adscripción a la misma
    se mantenga en la mas absoluta confidencialidad.
    El grupo promotor de la corriente está formado por personas que llevan una larga
    trayectoria en el Partido y cuya participación en Ciutadans se remonta al inicio de
    la publicación de los manifiestos que motivaron posteriormente su nacimiento.
    Podrán pertenecer a la corriente todos los afiliados que lo deseen y para desarrollar su
    labor el grupo promotor establecerá en cada zona una estructura para una acción común que nos ayude a cumplir los objetivos de la corriente. No se pagarán cuotas adicionales por pertenecer a la corriente. Es imprescindible la participación de todos
    los miembros de la corriente en sus actividades, así como la captación de afiliados en las Agrupaciones. De esta forma tendremos más posibilidades de influir en la buena
    marcha de nuestro Partido.
    ACTUACIONES
    REUNIONES INFORMATIVAS en las Agrupaciones a petición de los afiliados.
    EDICION DE UN BOLETIN informativo –en principio digital- dirigido a los
    miembros de la corriente donde se amplíe la información oficial en la que se
    encuentra a faltar normalmente objetividad y autocrítica y es absolutamente
    propagandística de la figura de nuestro presidente y algunos miembros del C.E.
    MEDIACION ENTRE LOS AFILIADOS y los órganos del Partido o entre
    diferentes órganos, si la situación lo requiere –desgraciadamente hemos tenido
    durante el primer año graves conflictos entre el el C.G. y el C.E. y también
    entre ésta y la C. d G.- por lo que es necesario que los afiliados intervengan para
    que dichos órganos no se alejen de sus cometidos y respeten el ámbito de cada
    uno. Estamos absolutamente en contra de las suspensiones cautelares, aspecto
    que nuestros Estatutos no contemplan, y sí de la tramitación urgente, si es necesario,
    de algunos casos que su tramitación ordinaria se pueda considerar que representen
    perjuicios graves para el Partido.
    RECABAR APOYOS entre la militancia para elevar propuestas a los diferentes
    órganos del Partido con el fin de mejorar la gestión , la acción política y la imagen
    pública del mismo.
    PARTICIPAR DE MANERA organizada en los grupos de tabajo que se creen en
    el Partido con la finalidad de ampliar la representación de las diferentes minorías y
    sensibilidades del mismo en todo lo que al Partido compete y evitar la uniformidad
    y control del mismo por parte de un grupo minoritario de personas.
    INFLUIR EN LOS ORGANOS del Partido para que sus actuaciones sean fruto del
    mayor consenso posible, ya que ha quedado demostrado que tanto el C.E. como de
    momento el C.G. han obtenido en el Congreso unos apoyos total y absolutamente
    insuficientes.
    RECOGER LAS QUEJAS E INQUIETUDES de los afiliados cuando se nos solicite,
    sobre las actuaciones supuestamente irregulares por parte de cualquier órgano del
    partido y trasladarlo allí donde se deban resolver de manera satisfactoria, de no ser
    así y caso de demostrarse irregularidad o arbitrariedad, deberemos proceder a la
    presión política o a la movilización interna si fuese necesario, siempre evitando, en
    todo lo posible, la publicidad de las acciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s