Nación, monarquía y luditas étnicos

“La Monarquía no es un régimen político como algunos exaltados pretenden ahora decir, sino una forma para la ordenación del Estado que pertenece exclusivamente a la cultura europea.”

Cuanto más pregona el gobierno Rodríguez que los incendiarios del sistema son minorías residuales, más exaltados se suman a la quema. El cortejo de encapuchados se asemeja cada día más a los luditas destructores de máquinas del siglo XIX, o a los campesinos de épocas enteriores, que se rebelaban en los años de malas cosechas. Es la misma reacción violenta, sin más contenido que el grito y el fuego, la ignorancia y la ausencia de alternativa.

Incapaz de presentar una oferta creíble que sustituya ventajosamente aquello que denuncia y quema, el nacionalismo adquiere cada día tintes más antisistema que le alejan definitivamente de la mayoría ciudadana. Se alimentan unos a otros sin romper el estrecho círculo de los de siempre. Se animan entre ellos y creen percibir como inminente el día del juicio final, esto es, el momento de una independencia en la que no creen más que los cuatro gatos que aplauden sus excesos.

En sus medios de comunicación no dejan de lamentar su privilegiada situación, a la que tachan de “colonial”. Confunden sus deseos con la realidad porque creen que con ello pueden convencer a la mayoría. Y cuando logran traspasar las fronteras nacionales y consiguen asomar la patita por debajo de alguna puerta (pongamos que hablo de Frankfurt), reciben el mismo mensaje que aquí: el nacionalismo es residual, provinciano, aldeano y totalitario.

Estos días redoblan sus ataques a los símbolos del Estado. Su actuación solo se entiende desde la más profunda de las ignorancias: están quemando aquello que ignoran (volvemos a la era preindustrial). En este sentido, tal día como hoy, fiesta nacional de España, no está de más recurrir a las explicaciones de los especialistas, que aclaran tantas cosas sobre el significado de los símbolos. Luis Suárez Fernández:

“En medio de la polémica desatada parece oportuno hacer algunas puntualizaciones. La Monarquía no es un régimen político como algunos exaltados pretenden ahora decir, sino una forma para la ordenación del Estado que pertenece exclusivamente a la cultura europea.

“Algunas veces, por asimilación, consideramos reyes a los que forman cabeza en otras culturas pero de ninguna manera se trata de monarcas. Nunca se transplantó esta forma a otros países, si exceptuamos los dos ejemplos subsistentes en el Dominium británico. Consiste esencialmente en una separación entre las funciones representativas y arbitrales que se colocan en la cúspide del Estado y el ejercicio práctico de las funciones administrativas y de gobierno que se ejercen de acuerdo con el derecho consuetudinario de cada territorio incluido en la Corona.

“Cuando en Europa se hizo la sustitución de la Monarquía esta separación fue considerada imprescindible de tal manera que la Jefatura del Estado es asumida, con autoridad y sin poder, por un Presidente, que releva al Rey.

“España ha sido el país que más ha avanzado en esta maduración de la Monarquía y por ello ha conseguido una base más sólida para el ejercicio de las libertades. No es casual que aquí naciera el derecho de gentes, ni tampoco que no se implantara en América un sistema colonial sino de virreinatos y gobernaciones amparados por las Leyes de Indias.

“El proceso de maduración desde el patrimonio heredado de Roma y de los reinos germánicos alcanzó su punto culminante a mediados del siglo XIV, cuando los derechos fundamentales, que coincidían con los que la Iglesia declaraba «naturales» por este mismo tiempo, fueron recogidos documentalmente en dos Ordenamientos, el de Casa y Corte de Pedro IV de Aragón (1340) y el de Alcalá de Alfonso XI (1348).

“Acudiendo al pensamiento de Jovellanos, representante esencial de la Ilustración cristiana española, podemos calificar a dichas disposiciones como constitucionales. En consecuencia, y siguiéndolas al pie de la letrera, las Leyes de Toledo de 1480 aplicables a toda la gran Monarquía unitaria de los Reyes Católicas, equivalen a una Constitución.

“Revisadas y modificadas, de acuerdo con las necesidades del tiempo, tales leyes constituyen un patrimonio que ya despertaba la admiración de Hugho Grocio. Naturalmente no se puede gobernar lo mismo en 1480 que en 1780. Pero los elogios que despierta Carlos III aparecen ante nosotros como una muestra de la eficacia que dicho patrimonio había llegado a conseguir.

“Los efectos de la Revolución francesa operaron negativamente provocando una división entre los españoles que generó una larga serie de guerras civiles durante las cuales se demostró precisamente la eficacia de la Monarquía, cuando renunciaba a personalismos y aceptaba, con ayuda de gobiernos moderados, ese liberalismo jurídico y económico que permitía superar las dificultades. En cambio los ensayos republicanos constituyeron un fracaso, amenazando incluso a la estructura interna de la nación. Y las dos Restauraciones, en cambio, se apuntan éxitos que no es nada difícil comprobar.

“Las divisiones, cuando son profundas y prolongadas, son sumamente difíciles de superar. Pero este fue el empeño que pusieron, primero Don Juan de Borbón, y luego su hijo y su nieto, partiendo de la injusta deposición de Alfonso XIII a quien tantos servicios debía Europa especialmente durante la Primera Guerra Mundial.

“Sin duda Don Juan no consiguió rematar el objetivo ciñendo la Corona pero es indudable que logró la mayor parte en el empeño: preservar esa legitimidad histórica que asocia la Monarquía a un respeto de la soberanía nacional y de la plataforma de libertades que constituye su base. Recuerdo muy bien -permitan que lo repita una vez más- aquella fecha clave del 22 de julio de 1969 cuando Don Juan Carlos culminó el proceso siendo recibido y jurado por el Reino, mediante las Cortes, sometiéndose de hecho a la soberanía nacional.

“Nunca, como en las dos Restauraciones se había hecho el tránsito de un Régimen a otro con la paz y el equilibrio que permitía borrar los odios. Pues la Monarquía se sitúa por encima de las discordias políticas precisamente porque significa y representa la unidad en la pluralidad.

“Hay ahora un movimiento fuerte, aunque minoritario -cuando los pocos gritan con suficiente fuerza anulan la voz de la mayoría- que pretende privarnos de ese patrimonio que constituye la legitimidad histórica de la nación española. No cabe duda. Se trata precisamente de destruir esa nación, causando daño a Europa en este momento de tanta importancia para el logro de la convivencia en la unidad. Los partidos políticos yerran: aun mostrándose en apoyo de la Monarquía no quieren perder la oportunidad de utilizar el debate como un medio para la afirmación de su propia influencia en la escalada hacia el poder.

“Pero repitamos: la función de la Monarquía no está en el ejercicio de ese poder, que debe acomodarse a las estructuras jurídicas fundamentales que emanan de la propia soberanía nacional como ya advirtiera Alfonso X en las Partidas. Todo estriba en el mantenimiento y conservación de la unidad, con sus valores éticos esenciales. Desde la Corona, fiel a su patrimonio, se envía un mensaje a los españoles: deben amarse unos a otros, aunque disientan de la solución que debe darse a los problemas.

“Momento especialmente delicado. El Rey no puede tomar partido ni siquiera cuando es su imagen la que se colma de injurias y amenazas. Pero sí está haciendo un llamamiento al corazón de todos y cada uno de los españoles. El peligro que acecha a la nación española es verdaderamente serio. Se está sembrando odio. Y de él sólo pueden originarse males sin mezcla de bien alguno.

“Desde aquí pretendo hacer un llamamiento en favor de la Corona, es decir, de la legitimidad histórica de la nación española, antes de que sea demasiado tarde. Los arrepentimientos aprovechan muy poco.” Luis Suárez Fernández, Monarquía, una forma de Estado. Publicado en ABC, 9.20.07.

Anuncios

10 comentarios

  1. ¡Feliz día de la Hispanidad!

  2. “Más de tres décadas después de la desaparición de Franco, resulta ridículo este afán banderizo por patrimonializar los sentimientos nacionales, por una parte, y la patente de demócrata, por otra. De forma que el mensaje dominante en periodo electoral es que si ganan los otros se perderá España o se perderá la democracia. Una dialéctica pueril y perversa.”
    Emoción Nacional. El Pais.com
    http://www.elpais.com/articulo/opinion/Emocion/nacional/elpepuopi/20071013elpepiopi_1/Tes

  3. A ZP hay que juzgarlo por sus crímenes contra los españoles, que el PP se ponga manos a la obra o habrá que juzgarlo a ellos también.
    No queremos traidores entre nosotros.
    Viva España, Viva la Libertad, Viva la Constitución.

  4. Pues suerte que el españññññol no es un nacionalismo!! Qué obsesión por las banderas, las fotos del monarca elegido por el mismo Franco y los símbolos. Suerte que el nacionalista españñññol tiene estado propio, que sinó…

  5. Ciudadanos:
    Ante la grave crisis institucional que se vive actualmente en nuestro país, y tras haber comprobado que las autoridades políticas elegidas en las urnas, son incapaces de dar respuesta a la agresión permanente de aquellos que pretenden destrozar la convivencia de los españoles, acabar con los fundamentos democráticos, asi como la legalidad vigente expresada con claridad en la Constitución Española de 1978, Ciudadanos en la Red ha decidido dirigirse a la opinión pública para recabar su apoyo expreso al manifiesto que a continuación se expone:
    – Requerimos a los partidos políticos de ámbito nacional, en particular a PP y UPD (y lo que quede del PSOE no nacionalista), su compromiso preelectoral de conducir a los tribunales competentes a los responsables del golpe de Estado encubierto que se está llevando a cabo en nuestro país, y que exijan la inmediata aplicación de los artículos constitucionales correspondientes (entre ellos, el 155), que permitan recuperar el clima de normalidad política inherente al actual Estado de Derecho de un país democrático como es el nuestro; ésa debe ser la posición de un verdadero partido político nacional, que no solo respete, sino que también exija permanentemente, el respeto a nuestra Constitución por todos.
    – Solicitamos al Tribunal Constitucional que asuma sus deberes con la nación española , con la Constitución, declarando de forma inmediata la inconstitucionalidad del Estatuto de Autonomía de Cataluña, porque atenta directamente contra la indivisible soberanía del pueblo español.
    – Pedimos a nuestro Jefe del Estado, Don Juan Carlos I, Rey de España, máxima autoridad de las Fuerzas Armadas, que asuma su deber como autoridad capital del Reino, ante las continuadas agresiones ejercidas contra la nación española y sus símbolos, y contra la misma monarquía parlamentaria que son pilares fundamentales de nuestro marco constitucional; ante la incapacidad demostrada del gobierno presidido por el Sr. Rodríguez Zapatero para evitar las acciones de sedición y rebeldía de los representantes políticos de determinadas autonomías, particularmente el País Vasco y Cataluña y ante su connivencia con ellas.
    – Comunicamos a los ciudadanos españoles, que determinados políticos elegidos en las urnas, han sobrepasado su mandato de representación promoviendo la destrucción silenciosa de nuestra Democracia, nuestro sistema de Libertades, y nuestro Estado de Derecho. Nuestros derechos constitucionales están siendo pisoteados, y el gobierno no hace absolutamente nada por impedirlo.
    Es imprescindible reformar los artículos y normas que han propiciado que políticos separatistas y terroristas se sienten en la actualidad en el Parlamento Español para violar ilegalmente los derechos fundamentales de los españoles: el de padres y niños a una educación libre, en la lengua que deseen, el derecho a la vida y a la libertad; lo que, teniendo tintes especialmente duros en las Comunidades Autónomas catalana y vasca, se da en todo el territorio nacional.
    No podemos seguir admitiendo que desde el poder ejecutivo se mantenga una actitud infame de condescendencia con los enemigos directos e indirectos de la convivencia igualitaria, fraterna y pacífica de todos los españoles.
    Defendamos nuestras libertades. ¡Viva la Constitución!
    Ciudadanos en la Red
    http://ciudadanosenlared.blogspot.com/2007/10/manifiesto-de-ciudadanos-en-la-red.html
    Si deseas adherirte a este manifiesto, lo puedes hacer enviando tu Nombre, DNI y un correo electrónico a la siguiente dirección: colaboraciones_ciudadanas@yahoo.es

  6. En España hay un problema muy grave. Si quereis saber lo que pasa en Cataluña venid y lo vereis con vuestros propios ojos, así quizàs entendais alguna cosa, que por lo que se ve vais muy perdidos.
    Sabéis el nº de peajes que hay en Cataluña?
    Algun dia Catalunya serà respectat.
    Visca Catalunya lliure!

  7. Marcus Brutus · · Responder

    Afortunadamente,somos muchísimos los catalanes que no lo ven de la misma forma que Aïna.Por lo cual,”venir a Cataluña” NO basta para empezar a pensar como ellos.Es más,de hecho,precisamente esa forma de pensar,la de que todo el mundo que estuviera aquí tendría que pensar como ellos,ya les define.Define muy bien cómo aceptan ellos la discrepancia.

  8. catalanistas, estáis perdidos. · · Responder

    Y el palo que se han llevado en todo el mundo con la marcha de Boadella de su tierra, indica claramente el nazismo imperante en la región.
    ¡¡¡Que no les pase ná!!!

  9. ¿Nos hemos llevado un palo porque se ha ido Boadella? Bueno, para mí no es ningún palo. Es más bien una alegría. No tengo nada en contra de él, pero si tan mal se siente en Catalunya, que se vaya. No vamos a echar de menos a un lunático de ideología variante, en función de quien gobierne. Este señor es por oposición a quien está mandando.

  10. Ya queda menos · · Responder

    LO que se hace en CAtaluña no es mandar, es mangonear, oprimir,. joder a los niños y echarse encima una cantidad de mierda de todo el mundo que sólo se acabará ahorcando a lo “mandones”, buena solución por cierto.
    Por cierto, Boadella se ha ido a vivir junto a los tanques, para entrar por la Diagonal en su momento, cada vez más cercano.
    Aaanda y que no les pase ná

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s