La “orgía nacionalista” de Ceuta y Melilla

“Ser español no es ni mejor ni peor que ser sueco, u holandés, o británico. Pero España se ha convertido en un razonable ámbito de convivencia del que podemos mostrarnos, si no orgullosos, al menos sí sensatamente satisfechos.”

Los nacionalistas recurren al insólito argumento geográfico para defender el descuartizamiento de España: “entreguémoslas, están en Africa”. Apunta Mikel Azurmendi a este respecto:

“Groenlandia no estaría más autorizada a pertenecer a Dinamarca que a Canadá. ¿Por qué la geografía repercutiría únicamente en Ceuta y Melilla y no en Canarias, como están deseando los marroquíes? ¿Por qué Turquía se adentra en la península asiática de Anatolia traspasando un mar con un Estrecho como el de Gibraltar?” Mikel Azurmendi, Ceuta y Melilla: el entreguismo de los socialistas.

El etnicismo acusa asimismo a los ciudadanos de Ceuta y Melilla de haber organizado, en colaboración con los Reyes, una “orgía nacionalista”. Algunos, en cambio, aplaudimos el gesto de unos y otros y nos sentimos francamente cómodos siendo ciudadanos de España. Entre otras cosas porque ser ciudadano español no implica la obligación de colocarse el capirote. Son las ventajas de ser nacional de un país que no exige ninguna profesión de fe étnica y que circunscribe su patriotismo al cumplimiento de las leyes:

“Ser español no es ni mejor ni peor que ser sueco, u holandés, o británico. Pero desde hace algún tiempo, desde que la convicción de la democracia enderezó la trayectoria torcida de nuestro destino común, España se ha convertido en un razonable ámbito de convivencia del que podemos mostrarnos, si no orgullosos, al menos sí sensatamente satisfechos. Ocurre que la costumbre desemboca en rutina y la rutina en hastío, de tal manera que se nos olvidan los fracasos y desdeñamos el éxito objetivo que históricamente supone una larga etapa de concordia civil y política.

“Por eso no es casualidad que surja un cierto orgullo nacional cuando el experimentalismo temerario de este Gobierno adanista compromete la cohesión tan trabajosamente lograda, ni que símbolos como la Corona o la bandera se conviertan en objetivos a defender cuando resultan puestos en cuestión; no se defiende tanto el concepto abstracto de una patria cuanto su carácter de marco de libertades y de progreso.

“Por eso también los habitantes de Ceuta y Melilla se envuelven en la marea rojigualda cuando los Reyes los visitan para dibujar en el imaginario colectivo un mapa completo de la nación española. Situados en la encrucijada física de dos mundos, el de la libertad y el de la opresión, el de la modernidad y el del medievo, eligen abierta y conscientemente su pertenencia a una comunidad de ciudadanos frente a una de súbditos.

“Y en esa elección no participa sólo la población de origen europeo, sino gran parte de su contingente africano que conoce por experiencia la ventaja comparativa de estar a uno u otro lado de la débil frontera. Los demás españoles tenemos el compromiso ineludible de amparar esa opción inequívoca igual que defendemos el derecho de los vascos amenazados por el delirio excluyente del nacionalismo étnico.

“El alborozo de ceutíes y melillenses no es un brote de rancio españolismo de pandereta, sino un clamor para que a este lado del Estrecho nadie olvide que ellos también son de los nuestros. Aunque a veces parezca que nosotros no sabemos bien quiénes somos.” Ignacio Camacho, Los nuestros.

Anuncios

Un comentario

  1. Esto ya canta BBS (que por cierto, nunca posteas en los foros, debes ser todopoderoso para mezclarte con la plebe)…
    Por qué Ceuta y Melilla no pueden ser de Marruecos si Gibraltar es reclamado por España. No me hablen de quién fundo qué. Es lo mismo: conquista.
    Pero claro, ustedes, que vomitan constitución como libertad extrema (triste basar la libertad en un texto que todos los nacidos a partir de 1962 no hemos votado…) no entinden que un referéndum es sinónimo de libertad en mayúsculas. Pero bueno, es mi visión de las cosas. No hablo de verdades absolutas como tu.
    Pero tranquilos, si es por referéndums, se mantendrà el status quo: Gibraltar ya decidió ser del Reino Unido, y Ceuta y Melilla prefieren ser españolas…
    El problema es: los gibraltareños quisieron ser ingleses por sentimiento. Los ceutíes y melillenses no serán más pragmáticos y lo harán por el dinero (ya que la mayoría de su población es árabe…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s