La financiación de la persecución lingüística

Expoliofiscal

Presupuestos regionales catalanes: 42 millones de euros, el doble que en 2007, para convencer a la ciudadanía de que es mejor utilizar el catalán en lugar de poder elegir la lengua libremente. Presupuestos de Baleares: 33% más que en la anterior legislatura para idéntico fin. Presupuestos de Galicia: 23.247.547 euros.

“El catalán ha sido discriminado muchos años y ahora hay que compensar”, dijo Rodríguez en la cadena SER el pasado 7 de marzo. La política de la venganza ha dado pie a la persecución lingüística encubierta, cuyo rastro se puede seguir con suma facilidad en las informaciones publicadas en esta misma página (Lenguas y Economía étnica).

Se trata de la vieja práctica del señalamiento, de la que en BBS hemos ofrecido multitud de ejemplos, una práctica muy utilizada por el nacionalismo armado. Consiste en señalar a quien no usa el catalán, el vasco, el gallego como si se tratara de un arma. De esta forma los nacionalistas han convertido tres lenguas de España en lenguas de la imposición y la exclusión, es decir, exactamente lo mismo que pretendió Franco.

El intento de aislamiento social del castellanohablante que llevan a cabo todas las administraciones regionales en poder de socialistas/nacionalistas choca con la realidad de la calle, pero por el camino se deja ingentes cantidades de dinero, que se pierden en la pretensión de torcer la libertad individual de cada ciudadano.

Cuando desde los gobiernos regionales que convierten la lengua en arma de destrucción de la convivencia se reclama más dinero para infraestructuras, se oculta deliberadamente que las partidas que podían haber resuelto las carencias en esos ámbitos, han sido desperdiciadas en estas sucias políticas de carácter opresor.

En La Razón se ha publicado una amplia información con respecto a la financiación de la persecución lingüística:

“Los gobiernos de Galicia y Cataluña se esfuerzan cada vez más en promocionar sus lenguas autonómicas -en principio para igualar su uso al del castellano, aunque en realidad acaba superándolo- y para ello incrementan cada año el dinero destinado a la llamada política lingüística. La aportación es millonaria, y eso sin incluir las partidas que ayuntamientos y diputaciones provinciales aprueban por su cuenta para el fomento de las lenguas propias.

“En el caso de la Generalitat, el presupuesto para la promoción del catalán ha crecido de manera especial este año gracias al nuevo Estatut, multiplicándose por dos. Los presupuestos del Gobierno de José Montilla para 2008 destinarán 42 millones de euros, inicialmente, a la promoción de la lengua catalana, el doble que en 2007, cuando se invirtieron 28 millones en esta área.

“Política Lingüística, área que maneja ERC, debe este «regalo» al artículo 6 del nuevo texto estatutario, el mismo que señala que «todas las personas tienen el derecho de hablar las dos lenguas oficiales en Cataluña», y que «todos los ciudadanos tienen el deber de conocerlas». Para facilitar el ejercicio de estos derechos y el cumplimiento de este deber, «los poderes públicos catalanes deben establecer las medidas necesarias».

“Medidas como incrementar los recursos económicos para fomentar el uso de la lengua catalana.
Y esos 42 millones son la inversión inicial, porque este año, de momento, ya se ha aprobado una partida extra para la promoción audiovisual. El Institut Català d?Indústries Culturals (ICIC), con la colaboración de Televisió de Catalunya, ha desembolsado 36,65 millones de euros. Este dinero servirá para apoyar la producción de películas, aunque se repartirá aplicando un nuevo sistema de subvenciones por puntos que valora la catalanidad del producto.

“Quien más puntos sume, más dinero se lleva. Lo más valorado será que la película sea en versión original catalana. Si el argumento está basado en autores o tramas que suceden en Cataluña, es otro plus. También dan puntos si el rodaje se hace en Cataluña y si se contratan empresas de servicios, técnicos, actores y equipo creativo locales, entonces es como si a uno le salen tres limones en una tragaperras.

“Aunque el fomento del catalán no se reduce a Cataluña. En Baleares no ha dejado de aumentar desde que el hexapartito, dirigido por el socialista Francesc Antich, gobierna en las islas. La partida económica destinada a la Dirección General de Política Lingüística en los presupuestos de 2008 se ha incrementado en 1,5 millones euros, un 33% más que en la anterior Legislatura. De esta forma, los presupuestos actuales asignados han alcanzado la cifra de 6.451.506 euros.

“Es, sin duda, una de las prioridades del Ejecutivo fomentar el uso del catalán en todos los ámbitos educativos, económicos y sociales de Baleares. Entre las primeras actuaciones destaca la implantación de un plan para la normalización lingüística, con el que se pretende conseguir una mayor cohesión social de la lengua en las islas, ya que, según el presidente, recuperar la identidad debiera ser un «tema de Estado».

“Dentro de los objetivos más inmediatos se suman la elaboración de un mapa sociolingüístico que permita conocer cuál es la situación real de la lengua y la difusión del catalán entre la población inmigrante que reside en el archipiélago.

“La Xunta, por su parte, invertirá este año un total de 23.247.547 euros para apoyar el idioma gallego y potenciar su utilización a nivel social y de administraciones. Pero, ¿cómo se reparte este dinero? La Secretaría General de Normalización Lingüística, dependiente de la Consellería de Cultura, reparte, a nivel local, un total de 648.030 euros entre todos los municipios y las cuatro diputaciones provinciales.

“El objetivo es potenciar el gallego en las instituciones locales, la puesta en marcha de cursos específicos, y la creación de programas de difusión y sensibilización hacia el gallego.

“Para la distribución de este montante, se convoca una orden anual para que todos los ayuntamientos y diputaciones interesados puedan optar a estas ayudas económicas.

“Pero los presupuestos de Política Lingüística van más allá de la potenciación del gallego a nivel local. También se fomenta el uso del idioma en el ámbito educativo. En 2008 se destinarán 800.000 euros para 762 centros de educación pública. Cada centro recibirá un máximo de 2.500 euros. Los centros privados también recibirán una partida económica total de 81.000 euros.” (Lluvia de dinero por no hablar castellano)

La ilustración procede de Catalunya acció.

Anuncios

2 comentarios

  1. La verdad es que estos datos no soprenden a nadie. La idea que defiende el presidente Balear, “recuperar la identidad” es del todo esclarecedora; será que durante estos últimos años, catalanes, valencianos, gallegos y vascos han carecido de identidad propia: menuda tontería. En realidad lo de “recuperar” no deja de ser una metáfora, una palabra que encubre otro significado, el de “construir”, “crear”, “imponer”… se tata por tanto de construir una nueva identidad e imponerla. Al identificar ciertos elementos culturales, como la lengua, con un estilo de política, logran uniformar a la población y cerrar filas. La excusa es la defensa de la lengua y la cultura… esa “identidad” de la que habla el presidente autonómico, pero sólo es una forma de acumulación de poder. Savater lo señaló muy bien en “El mito nacionalista”:
    “Supongo que todas las doctrinas políticas tienen que tener su parte de astuta falsedad para hacerse popularmente atractivas. Si fuesen completamente veraces serían insípidas y no despertarían el entusiasmo multitudinario. Los mitos son como ese toquecito de nuez moscada o de pimienta que hay que añadir a los condumios rutinarios para hacerlos ricos, ricos, ricos. En el caso de los nacionalismos, tales engañifas son particularmente abultadas.
    Primera: que el nacionalismo no consiste más que en el amor al país en que uno ha nacido o donde uno vive, a sus tradiciones, a su lengua, etcétera. ¿Se le puede reprochar a nadie -preguntan doloridos los nacionalistas- este amable y natural sentimiento, semejante al que cualquiera tiene por su familia? Dejemos de lado el hecho obvio de que amar a la patria no es como amar a los padres, ni siquiera como amar a una tía: la determinación de los parentescos nacionales es más convencional y arbitraria que la de otros. La nación es una institución cultural, no meramente un paisaje o un lazo sanguíneo. Pero resulta además que el nacionalismo no es un sentimiento, sino de quien debe mandar y como ha de organizarse
    una sociedad: de modo que convierte la pertenencia étnica en base y orientación de la participación democrática.
    Del sentimiento de amor al terruño no se deriva forzosamente la ideología nacionalista, del mismo modo que el incesto no es una consecuencia inevitable del amor filial: en ambos casos se trata de desbordamientos morbosos y probablemente indeseables. Los ismos suelen siempre indicar énfasis nada obvios en lo obvio, lo mismo que las palabras acabadas en itis señalan inflamación y no simple posesión de un órgano. Como ha señalado con razón y gracia Julián Marías, uno puede saberse perteneciente a una nación sin ser nacionalista, lo mismo que puede tener un apéndice sin padecer apendicitis…”
    Otra cuestión interesante que falta en este artículo de BBS es ¿qué se hace respecto de la lengua en comunidades gobernadas por el PP? Por ejemplo en Valencia… la verdad es que no creo que haya demasiada diferencia.

  2. Efectivamente en la Comunidad Valenciana, en la cual gobierna el PP la política lingüística no difiere gran cosa de la que han impuesto en la región catalana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s