El precipicio se llamaba Navarra

“Se creará un órgano institucional común entre el País Vasco y Navarra que tendrá capacidad ejecutiva y de propuesta legislativa.”

El más nacionalista de los socialistas nacionalistas, Eguiguren, declaraba ayer domingo:

“El Gobierno llegó al borde del precipicio para intentar salvar el proceso a riesgo de su propio desgaste. El Gobierno quiso convencerse de haber hecho todo lo que se podía para acabar con el terrorismo. Por eso siguió hasta despejar todas las incertidumbres. E incluso después del final (…) Los contenidos se dejaron para la mesa de partidos y para el diálogo entre Gobierno y ETA. No llegó a haber, como tal, una reunión de contenido entre Gobierno y ETA tras la tregua.” (Jesús Eguiguren en El País, 6.4.08)

En la larga entrevista no cabe más precisión: los socialistas asumieron de manera absoluta los planteamientos de Batasuna expresados por Otegi, fue una negociación con carácter politico y directa del Gobierno con los asesinos, etc. Hay, eso sí, un último intento de soltar tinta:

“El proceso utilizó como referencia los pactos que había en Euskadi sobre terrorismo, los de Ajuria Enea, y se hizo con escrupuloso respeto a los procedimientos democráticos.”

Para los que todavía albergaban dudas con respecto a lo que significa “escrupuloso respeto a los procedimientos democráticos” en boca de un nacionalista zapatero, hoy se conoce cuál fue el ofrecimiento político que el PSOE zapatero le hizo al nacionalismo: la entrega de Navarra.

“Se creará un órgano institucional común entre el País Vasco y Navarra. Se modificarán los estatutos de ambas comunidades, de modo que los dos corpus legislativos cedan competencias, acordadas previamente, a la institución común de las dos autonomías. Y se creará una comisión interparlamentaria, compuesta por un número paritario de representantes cedidos por ambos parlamentos autonómicos, con el fin de administrar y gestionar los contenidos estatutarios asumidos. El órgano institucional común tendrá capacidad ejecutiva y de propuesta legislativa. Todo ello, siempre y cuando así lo decidan los ciudadanos vascos y navarros. Respecto al País Vasco francés, el asunto deberá quedar resuelto con la creación de una ‘eurorregión’.” (Angeles Escrivá en El Mundo, 7.4.08)

Tal como hemos repetido hasta aburrirnos, la primera legislatura de Rodríguez persiguió de manera descarada aplicar en España el principio de paz por territorios. En eso ha consistido la negociación con el nacionalismo armado, en una forma de rendición del Estado.

Las palabras de Eguiguren vienen a confirmar la versión que ETA ofreció del proceso negociador y terminan de encajar las piezas de un período que el zapaterismo quiso oscuro y confuso, pero que se ha manifestado con claridad como el intento de llegar a un acuerdo con los asesinos a costa del estado de derecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s