“Bajo el peso de la dominación romana, el espíritu de las viejas nacionalidades latía con fuerza. Y un día, cuando Roma había saltado en pedazos, salieron a la luz los viejos pueblos enterrados, cada uno hablando su lengua.” E. Prat de la Riba, La nacionalitat catalana
Anuncios