¿Jorge Moragas y Paulino Rivero en la ponencia política del PP?

El redactor de la ponencia política del congreso del PP, socio de gobierno de quien propone que Canarias sea un estado libre asociado. Y Jorge Moragas guiñando el ojo a generalidades y lehendakaritzas. ¿Pero todavía hay quien se pregunta por qué se largó María San Gil?

Mientras Jorge Moragas, diputado marianista de pro, cantaba en TVE las excelencias de aproximarse a los nacionalistas, el presidente regional canario Paulino Rivero, líder de la nacionalista CC, impartía doctrina al alcalde y a los portavoces del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

El objeto de sus palabras no se alejaba mucho de los afanes de Moragas. Hablaban de la posibilidad de que Canarias alcance la independencia, o se convierta en un estado libre asociado a España.

El presidente regional canario comentaba con sus interlocutores las distintas vías secesionistas, trasluciendo el pegajoso chapapote étnico que desde el País Vasco y Cataluña ha ido contaminando las zonas más mediocres de nuestra clase política. Mientras tanto, en Madrid, el vicepresidente regional canario, Juan Manuel Soria, dirigente del PP, presentaba la ponencia política del próximo congreso popular.

Soria glosaba las virtudes de María San Gil y lograba aparecer ante los fotógrafos con gesto de asombro: “No entiendo por qué se ha ido”. En la sala, varios periodistas tenían ante sí las declaraciones sobre el estado libre asociado canario del presidente del gobierno del que Soria forma parte.

Tras afirmar que con los nacionalismos nada de nada, el dirigente popular canario aseguró que Paulino Rivero, su socio, jamás ha pensado en una región independiente, ni nada parecido.

Hoy ha sido Moragas y Soria, el colega del “libertador” Rivero. Ayer, Núñez Feijóo y Antonio Basagoiti. Antes de ayer, la inefable Nebrera. No nos remontemos más (o sí). Baste de momento ir tomando nota de este cada vez más incesante desfile de impostores.

Anuncios

6 comentarios

  1. Julio Cerón · · Responder

    Es cierto, impostores y mentirosos que están a Dios rogando y con el mazo dando.
    No hay duda, prefieren un país destrozado en mosaicos donde las multinacionales tengan una colonia guardada por los jefes de las tribus.
    De eso nada monada, vamos a ser Nación de ciudadanos por primera vez en la historia, en eso acabará este sainete de crápulas. Y la monarquía, al basurero de la historia patria.
    Viva la Nación
    Viva España.

  2. Houellebecq · · Responder

    La decisión más inteligente y análoga era marchar. Según Demóstenes, cuando una batalla ya se ha perdido, únicamente los que han escapado pueden combatir en otra. Pues bien, no esperaba menos de San Gil. Que ellos solitos se apañen con el bosquejo chauvinista.
    Saludos

  3. Demasiado tarde, el debate ya está en la calle. Incluso aunque la mayoría de los medios de comunicación condenen o ignoren la inquietud de tantos canarios que se replantean la españolidad de las islas, el debate ya está en la calle.
    Se habla, se pregunta, se lee sobre el tema, es como un despertar; ya no es tan fácil que nos callen con insultos, con llamarnos frikis y chalados, los canarios queremos saber, queremos, cuando menos, discutir sobre nuestro estatus. Hasta aquí llegó el tiempo de: ¡El tema no se toca!, de: ¿Nacionalista? ¡A la hoguera!, de: “os van a comer los moros”, “os vaís a morir de hambre [porque sois unos inútiles que no sabeis gobernaros a vosotros mismos]”
    Hablemos del tema, toquemos el tema. No crean que somos un pueblo de enanos mentales que no sabemos hablar con sensatez de la situación. No negamos la historia común y no regamos el odio irracional contra España, es sólo que la situación está llegando a un punto en que es difícil que todo se mantenga igual.
    Canarias seguirá debatiendo su estatus, su soberanía, por mucho que les joda a ustedes, caballerxs. Debate.
    Patria, libertad, pluralidad y democracia. Canarias libre!

  4. Canario patriota · · Responder

    Durante la pasada legislatura, al calor de amplias movilizaciones, se han ido conformado amplios sectores que algunos han calificado de “derecha patriótica”, claramente diferenciada de la ultraderecha por su espíritu democrático. Esos sectores se hallan hoy en una profunda crisis. La razón es muy clara: en dos semanas esos sectores se han quedado sin PP y sin rey. Y, por desgracia, sus principales mentores los encadenan a un triste papel de quinta rueda de carro del régimen.
    Se trata de Vidal-Quadras, que acusa a Zapatero de pretender un “cambio de régimen” , de Mayor Oreja, que diserta sobre la “segunda transición” hacia ese régimen, de FJL, que descubre ahora la “traición de Rajoy” -después de haber llamado a votarle-, de Luis del Pino, que reprocha al rey su actual toma de postura a favor de Zapatero, etc.
    Las consecuencias de ese discurso son claras: frente al “cambio de régimen” zapaterino, defensa del actual, aferrada a la letra de la Constitución del 78, o con algunas reformas de la misma (Vidal-Quadras y Rosa Diez, en la cuestión del régimen electoral y de las competencias de las autonomías). Frente a la “segunda transición”, virgencita, virgencita que me queda como estaba…. Frente a la “traición de Rajoy”, su dimisión y cambio de dirección del PP, frente a la toma de postura del Rey, interpretada como fruto de los chantajes del PSOE, la revitalización de su papel de símbolo de la permanencia y unidad de España o incluso, según los más radicales (FJL hace unos meses y algunos otros), su abdicación, que daría paso al más patriota Felipe V.
    En suma, una catástrofe.
    El Borbón, el PSOE y Rajoy se siguen moviendo en el régimen del 78: la monarquía borbónica prevista por Franco como forma de Estado, el sistema parlamentario partitocrático como forma de gobierno y el montaje de las autonomías como forma de organización territorial. Ya en la constitución del 78 se introduce el concepto étnico de nación con el eufemismo de las “nacionalidades” y la posibilidad de traspaso a las mismas de las competencias exclusivas del Estado (artículo 150.2). Ya en esa constitución se prevé la posibilidad de anexión de Navarra al País Vasco. Desde 2004 no asistimos a un “cambio de régimen”, sino a una aceleración de la plasmación coherente de sus principios antinacionales, antidemocráticos y antisociales, según el guión previsto desde antes de 1978.
    Tampoco asistimos a una “segunda transición”, sino al pleno despliegue de la lógica confederal del régimen, que en 1978 sólo pudo apuntarse. Rajoy no traiciona a nadie. Simplemente reconduce al PP al papel asignado dentro del guión básico del régimen, de donde quiso sacarle utópicamente Aznar en su segunda legislatura. El rey tampoco “traiciona” bajo la presión del PSOE. El rey ha sido desde la muerte -providencial- de Carrero el “motor del cambio” , al mando de las cloacas del Estado que intervienen contra cualquiera que se salga del guión (23-F, GAL, 11-M) y desde el principio se ha apoyado en el PSOE como eje básico del régimen.
    La República de los Ciudadanos es inminente.

  5. Creo que a su España le sobra mucha gente… van a matarnos a todos?

  6. Es curioso que los que mas hablan de nacion son los que despues se definen como no nacionalistas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s