La pena de muerte “vanguardista”

Frente al aborto de centenares de miles de seres humanos, frente a la destrucción incontrolada de embriones, la sociedad española, los grandes medios de comunicación y la opinión publicada se enzarzan en cuestiones baladíes. Los monos. Las corbatas. O la neolengua: IVT vanguardista.

Tras el fútbol, los micos y las corbatas, llegó la pena de muerte "vanguardista". Es decir, el aborto libre. Claro que como no lo llamamos así, sino IVT, la cosa parece hasta moderna. Dice esa señora que tanto tiempo dedica a su aliño indumentario que la IVT (“interrupción voluntaria del embarazo”, antaño “aborto”) va a ser en España “vanguardista”.

Los tres primeros asuntos, el fútbol, los micos y las corbatas, forman parte del mismo paquete: el de la distracción. ¿Dónde está la bolita? Desde luego no donde señalan: ni en el uso de la corbata, ni en los derechos de los micos, ni en el patriotismo futbolero.

En cuanto a la "vanguardia", en España ya se acaba con la vida humana de muy diversas formas y los hechos han demostrado que es del todo innecesaria la ampliación (ahora llamada “reforma”) de la ley del aborto que los socialistas han aprobado en su congreso.

Aquí tenemos una variada gama de acciones consentidas por el Estado que tienen como fin y consecuencia la muerte de seres humanos. Es decir, la pena de muerte. O el asesinato. Y la mayor parte de ellas se llevan a cabo en establecimientos públicos (hospitales, centros de investigación, etc).

Pero frente al aborto de centenares de miles de seres humanos, frente a la destrucción incontrolada de embriones, frente a oscuras prácticas hospitalarias, la sociedad española, los grandes medios de comunicación y la opinión publicada se enzarzan en cuestiones baladíes. Los monos. Las corbatas. O la neolengua: IVT vanguardista. Estamos ante la mayor contribución zapatera a la cada día más delicuescente cultura occidental: el aborto, como el Guggenheim. Un asunto meramente técnico, tecnológico incluso, y muy, muy moderno.

Este fin de semana los socialistas se habían propuesto renovar la crispación, esa que vienen provocando desde hace ocho años. A diferencia de la anterior legislatura, donde utilizaron artefactos como la memoria histórica, en esta, por lo que se ha podido ver y escuchar, pretenden llevarnos al límite: ahora se trata directamente del derecho a la vida, del aborto, de la eutanasia, etc.

Hasta el 9-M la izquierda española se conformaba con tomar cafés con los asesinos. Ahora parece querer sustituirlos. Y la derecha… ¿justificarlos?

Mientras los ministros encabezan ¿orgullosas? demostraciones de grosero exhibicionismo sin otra finalidad que el insulto y la agresión sectaria, y la Guardia Civil encuentra ADN humano en los desagües de las clínicas abortistas, el presidente de esta izquierda que ha sustituido los principios por los eslóganes se solidariza con los responsables de la muerte de miles de seres humanos. Por la puerta trasera, naturalmente. Como hace con todas las medidas que de antemano sabe que son rechazadas por la mayoría. ¿Eutanasia? Solo vamos a considerarlo. ¿Aborto libre? Solo buscamos consensos. ¿Relaciones con los católicos? Solo empezaremos a retirar los símbolos religiosos.

Alardean de pacifismo, de respeto a los derechos, de diálogo con todos, de tolerancia. Pero su congreso ha escenificando todo lo contrario. Porque su pacifismo termina cuando defienden la pena de muerte para los no nacidos. Su respeto a los derechos se queda en agua de borrajas cuando cercenan las libertades básicas, incluso las más elementales, como la objeción de conciencia. Su diálogo se convierte en monólogo intolerante ante quienes reclaman libertad de elección de lengua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s