Se empieza negando a Dios y se acaba llamando a la bruja Lola

La religión de Estado propugnada por el zapaterismo y aplicada por el actual gobierno español va tomando cuerpo de manera cada vez más definida. Y este fin de semana ha alcanzado una nueva forma de expresión: la “meditación global”.

Entre el oportunismo comercial y la majadería intelectual, un grupo de curanderos de diseño ha puesto en marcha este fin de semana en Barcelona una cosa llamada “Inspira Consciencia”. Se trata, según sus promotores, del “primer festival de Cultura Creativa en España”, cuyos fines son:

  • “Facilitar la comprensión de cultura integradora que unifica lo individual con lo social, el corazón con la mente, los procesos interiores con la realidad externa."
  • “Facilitar al individuo una toma de consciencia dando a conocer la manera de encarar los problemas cotidianos de una forma constructiva."
  • “Transmitir y celebrar los valores de los millones de personas en todo el mundo que se están cuestionando sus motivaciones, que comprenden que la realidad no es absoluta sino que depende de su propia percepción.”

Nietzsche lo decía mejor, pero no más claro. Los actos de este Festival Inspira Consciencia Barcelona 2008 se han concretado en la visita de un par de fabricantes de best sellers de autoayuda, una visita que ha coincidido casualmente con la aparición en España de sus últimos libros. Es el caso de Joe Dispenza (“Cuando no está viajando o escribiendo, Joe Dispenza atiende a sus pacientes en su clínica quiropráctica cerca de Olympia, Washington”) o de Deepak Chopra. También de “el nuevo Andy Warhol” (Cosmopolitan dixit) Janosh, un “artista” holandés, autor del espectáculo El Lenguaje del Alma, que fue presentado en las Naciones Unidas presididas por Ban Ki-moon, miembro de la secta Moon, “como parte del programa que recoge anualmente a las personas que están involucradas activamente en la estimulación de una consciencia global”.

En cuanto al programa de actos del Festival Inspira Consciencia:

  • 31 de mayo: “Desarrolla tu Cerebro” y “Firma de libros al finalizar el encuentro”.
  • 1 de junio: “Orígenes de la Enfermedad” y “Firma de libros al finalizar el encuentro”.
  • 12 de julio: “Explorando la Consciencia” y “Firma de libros al finalizar el encuentro”.

Tan magnos acontecimientos no habrían pasado de una suerte de escenificación del lineal de autoayuda de cualquier centro comercial si no fuera porque en esta ocasión intervinieron los poderes públicos habituales en su forma de brazo “armado” del progresismo, es decir, del brazo subvencionador.

Catalunya Ràdio, la cadena del gobierno regional catalán que pagan todos los ciudadanos para que, a través de sus emisiones, se margine a la mayoría de ellos, tiene en su rejilla un programa que difunde este tipo de, digamos, “experiencias”. Se llama L'ofici de viure:

El oficio de vivir es un programa sobre crecimiento personal, psicología positiva y nueva espiritualidad. Ofrece a los oyentes herramientas por vivir mejor. Cada anochecer, psicólogos, terapeutas, filósofos y escritores hablan sobre conducta humana y emociones con el objetivo de dar pautas a los oyentes para vivir con más plenitud.

El programa proporciona, según explica en su web, “herramientas prácticas para el bienestar y la salud emocional” y entre sus secciones figura la titulada 1 minuto de meditación, dirigida por un monje budista; la que recoge las intervenciones de la “activista espiritual Concha Pinós”; o la que difunde “la idea de la Unidad esencial de todas las cosas”, que firma una antropóloga que se declara especialista en el “método Qi Gong”.

En el marco del Festival Inspira Consciencia, el programa ha organizado la “primera meditació global a Catalunya”, con el lema, o lo que sea, de “activismo sutil para un mundo consciente”. Esta es la propuesta:

Te invitamos a un encuentro que puede cambiar muchas cosas. El poder de la conciencia humana, su capacidad de crear, son una herramienta vital para un mundo mejor. La Primera Meditación Global en Catalunya se orienta a unir la intención de todos los presentes por conseguir una sociedad emocionalmente saludable. Se trata de utilizar la meditación como instrumento de cambio social, hacer activismo sutil con compromiso y responsabilidad individual.

Sin duda hay personas honestas que, además de intentar ganarse la vida, ponen sus conocimientos al servicio de los demás. Sin duda algunos libros de autoayuda han ayudado a algunos lectores. Pero resulta significativo que muchos de esos libros, y muchas de las técnicas (o “técnicas”) que proponen, se basen en la tergiversación de conceptos y principios siempre procedentes del cristianismo, al tiempo que niegan de manera sistemática el cristianismo.

Y es también significativo que tras este tipo de propuestas, la mayor parte de las veces lo único que hay son enormes operaciones comerciales y/o ejercicios de ingeniería social que persiguen diversas formas de control sobre la ciudadanía.

Es el caso, en mi opinión, de la religión de Estado que propone el zapaterismo y que ilustra con meridiana claridad esta propuesta pseudoespiritual respaldada por el Partido Socialista en Cataluña. No basta con el control directo a través de la educación y del monopolio mediático y la manipulación informativa. Ni con los métodos goebbelianos de construcción de una realidad falsa. Tampoco con la administración de dosis ingentes de buenismo o con la apropiación de principios y conceptos positivos para convertirlos en eslóganes que oculten los hechos reales. No es suficiente con la neolengua (IVE, en lugar de aborto), ni con la sustitución de la ideología por la publicidad.

Es preciso ir más allá. Arrancar la vida política del terreno de la razón para trasladarla al de los sentimientos. Porque esa es la forma de mantener la apariencia de un sistema democrático en el que el elector no valore ya por sus hechos a los partidos, sino por lo que dicen sentir y por aquello a lo que dicen aspirar en un futuro que nunca llega.

En este contexto la religión de Estado que propone el zapaterismo es pieza esencial. Y la “Meditación Global”, un nuevo rito, porque quienes pretenden implantar religiones laicas (y por tanto, de raíz totalitaria)  necesitan de gestos públicos con los que el adepto pueda identificarse. Y aquí entra la secta Moon tanto como “el activismo sutil para un mundo consciente”; la “exploración de la Consciencia” previa a la venta de libros, tanto como Ecuación para la Ciudadanía.

Solo hay una diferencia entre las pitonisas que aparecen en la tele a tanto la llamada y estas propuestas de carácter tan sumamente reaccionario y fascistizante: estas últimas tienen mejor aspecto, han aseado sus modales y así, presentan el programa de Catalunya Ràdio o el aludido festival como una nueva espiritualidad.

La bruja Lola ya no es ese personaje pintarrajeado y estrafalario. Ha cambiado su aspecto, su forma de hablar. Incluso su residencia. Ahora vive en Moncloa. Pero sigue “predicando” lo mismo y continúa viajando en escoba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s