El Manifiesto por la lengua común, una agresión genocida

“Quien paga la gloria del castellano son los catalanes”. “Por razones prácticas, catalanes, vascos, etc., usan el castellano en sus relaciones con el resto de los españoles o con los extranjeros que no entienden el catalán”.

La aparición del Manifiesto por la lengua común y su enorme repercusión ha desatado los nervios de los nacionalismos españoles, que del este al oeste llaman a rebato y se declaran víctimas de una persecución genocida.

El Manifiesto por la lengua común no dice una sola palabra acerca de limitar los derechos de quienes hablan las lenguas regionales, ni ese es su objetivo. El texto recoge tan solo una vieja reivindicación de cada día más ciudadanos: la libertad. También en el ámbito de la lengua.

Frente a motivo tan contundente como difícilmente rebatible cuando va acompañado de tantas denuncias y de tantas evidencias, los nacionalistas que seguimos padeciendo en España no tienen respuesta. Y por ese motivo inventan agravios por doquier y se autoproclaman víctimas (otra vez).

Hasta la fecha, las reacciones etnicistas a la publicación del Manifiesto por la lengua común se pueden agrupar en cuatro modalidades, a cual más insólita y falaz: la denuncia de un supuesto genocidio, el saqueo económico que acompañaría al lingüístico, la inexistencia de la lengua española y/o su carácter tiránico.

Recurramos tan solo a personas a las que cabría suponer calificadas. Huyamos de provocadores y de páginas de internet subvencionadas y en manos de racistas on line. Vayamos a los especialistas, a las universidades, a los escritores más laureados:

1. El blinguismo es genocida, por lo tanto hay que erradicar el español.

  • Albert Pla es lingüista:

    “Aquel paraíso bucólico del bilingüismo que tanto han celebrado nuestros políticos como un modelo de tolerancia y enriquecimiento mutuo, se está transformando en una UVI donde una lengua, la nuestra, yace enchufada a toda clase de tubos. Nos han vendido este bilingüismo social -que nunca puede ser simétrico- como el camino hacia la plena normalidad del catalán, sin que, misteriosamente, hiciera falta hacer retroceder al castellano.

    “Una auténtica normalización exigiría al castellano deshacer parte del camino de imposición represiva que lo ha llevado a ser nuestra lengua común. Normalizar el catalán quiere decir hacerlo otra vez necesario, y esto sólo será posible cuando el castellano tenga un peso parecido al del inglés en Holanda.

    “Los Savater y De Azúa son como unos conquistadores que tras robar a sangre y fuego el territorio a los indígenas y cerrarlos en reservas, declaran que a partir de ahora las fronteras son sagradas. Los firmantes del Manifiesto abonan un imperialismo genocida que merece el más profundo desprecio. Salvemos o perdamos la lengua, los catalanes deberemos tener la suficiente memoria histórica para no contaminarnos nunca de un nacionalismo tan fanático y destructivo.” Albert Pla, Agonia al paradís.

  • Josep Gifreu es catedrático de comunicación en la universidad Pompeu Fabra:

    “El modelo constitucional de coexistencia lingüística en el Estado español, pactado bajo el rumor de los sables a la Transición y sancionado por la Constitución de 1978, parece agotado. Los grandes beneficiarios de los privilegios otorgados al castellano quieren más. Predican sin piedad el darwinismo lingüístico. La gente del Manifiesto por una lengua común son viejos militantes de la causa nacionalista española. Estamos ante la enésima iniciativa contra la paz lingüística. El Manifiesto da por sabido y por supuesto que hay una lengua común al Estado.

    “Ante esta ofensiva general contra el catalán, hace falta plantearse un horizonte nuevo, que garantice al catalán un futuro sin atentados ni incendios constantes. El nuevo modelo lo tienen inventado y aplicado en Bélgica, en Suiza o Quebec: es la vía de la oficialidad única de una lengua en su territorio histórico. El catalanismo político tiene aquí su talón de Aquiles: declarar el catalán lengua oficial. Oficial en el Estado español, oficial en Europa y única oficial en su territorio.”Josep Gifreu, Català, llengua oficial.

2. La lengua española la pagan los “expoliados” que hablan las lenguas regionales, como desmuestran las balanzas fiscales.

  • Enric Vila es periodista y uno de los referentes del nacionalismo:

    “[¿Quien paga el castellano?] Curiosamente, los países de lengua catalana. Las balanzas fiscales demuestran que somos una gente cojonuda porque no sólo nos podemos pagar una cultura universal, sino dos. Pero también demuestran que, ni la democracia ni la UE, nos han movido de 1714. Todavía hoy, tras haber sufrido todas las políticas posibles de explotación, quien paga la gloria del castellano son los catalanes. Todavía hoy, sin los países vencidos el 1714, Madrid no se podría permitir su España de la Lengua Común. La historia demuestra que ha habido una confusión, y que somos esclavos de España pero no españoles.” Enric Vila, Qui paga el castellà?

3. En España no existe una lengua común.

  • Albert Rossich es el director del Institut de Llengua i Cultura Catalanes de la universdad de Gerona:

    “Al exigir el conocimiento del castellano como lengua oficial obligatoria, la Constitución reconoce implícitamente la inexistencia, o por lo menos la fragilidad, de esta comunidad de lengua. Se podrá argüir que común significa tan sólo que, por razones prácticas, catalanes, vascos, etcétera, usan el castellano en sus relaciones con el resto de los españoles (o con los extranjeros que no entienden el catalán). En este supuesto, lengua común no significaría lengua compartida, sino tan sólo interlengua, lengua de comunicación.

    “Pero el mismo razonamiento se vuelve contra el español si lo trasladamos a una escala superior. Como el castellano en España, hoy el inglés se ha convertido, de facto, en la lengua a la que se recurre en las comunicaciones entre hablantes de lenguas distintas. ¿Sería aceptable que, siguiendo la misma lógica, la Constitución europea prescribiera algún día a todos los ciudadanos comunitarios la obligación de conocer el inglés y negara esta prerrogativa al castellano en su territorio, con el argumento de que el conocimiento del inglés hacía innecesaria la obligatoriedad de la lengua española?” Albert Rossich, Igualdad lingüística en España (La Vanguardia, 01.07.08)

4. El español es una lengua de tiranos.

  • Melcior Comes es escritor, ganador del último Premio Josep Pla:

    “Catalunya ha sido el motor económico de España durante los últimos dos siglos. Si es verdad que la lengua perfila la manera de pensar, hay que concluir que el español conduce a sus hablantes a decir bobadas, mentiras o extravagancias sin fundamento. Además, ¿quien quiere pertenecer a la España horrorosa que pintan en sus libros y artículos los mejores escritores españoles: Javier Marías, Muñoz Molina, Millás, el viejo Delibes o el difunto Cela? ¿Quién? La lengua española suena a tambor y a resorte de navaja.” Melcior Comes, La navalla espanyola.

_____________

En episodios anteriores:

Anuncios

5 comentarios

  1. Patéticas declaraciones..

  2. Estoy de acuerdo con todas estas opiniones.
    Es muy triste ver que en el area metropolitana de Barcelona, mucha gente no entiende el catalán, o hacen ver que no lo entienden, porqué lo han estudiado. En cambio, si los catalanes hiciésemos esto con el español, no sé qué pasaría. Es como si de repente toda la immigración marroquina (por poner un ejemplo y sin ningún prejuicio contra este sector o la immigración en general) sólo hablasen en su idioma y nunca en castellano cuando ya fuesen los suficientes para hacerse notar.
    Es que es algo obvio. Además, la historia explica que siempre ha habido leyes contra la lengua catalana, ya desde el siglo XVIII o antes. Sencillamente, el idioma de un lugar se tiene que respetar, y el español no es el idioma de Cataluña, es un idioma históricamente impuesto que ahora también es el idioma de la mucha immigración que ha venido durante las últimas décadas, pero al igual que los marroquines (sin querer ofender otra vez, sólo por poner un ejemplo) no pueden decir que el árabe o su idioma es el de aquí. Pero la demagogia de tantos años y el estar oprimidos durante tanto tiempo, ahora nadie se acuerda de nada.

  3. Laia, tu estás confundida, o quieres estarlo. El español, como indica su nombre, es lengua común de los españoles, y, que sepamos, Cataluña es España. Pero es que el catalán también es lengua española, como se puede leer en la Constitució y como todo el mundo mundial sabe.Hoy por hoy el Estado español da cabida y refugio al uso y abuso de las lenguas regionales, cosa qque aplaudo, personalmente. Pero no te confundas, tanto el catalán como el español (definición que no comparto, prefiero la de castellano) son lenguas de aquí, mal que te pese. Así que ponte al día, compañera.
    Salut!

  4. Mandrós, el problema es que no es español sino castellano. Llamarlo español es imperialismo, expansionismo, de la nación castellana al estado Español. Por lo tanto, todos somos españoles pero no todos somos castellanos y por lo tanto la lengua de todos no es el castellano o el mal llamado español.
    Y si prefieres llamarlo castellano, es raro que no lo entiendas…

  5. Si os empeñáis en llamar al español, castellano ¿cómo habría que llamar al catalán normalizado? Barceloní o Pompeyano. Explicación en el siguiente enlace que trata sobre ese invento llamado “catalán” y su imperialismo:
    http://www.minutodigital.com/articulos/2008/05/27/teresa-puerto-ferre-carlos-delgado-gelabert-y-los-fabuladores-del-dialecte-barceloni/
    La diferencia entre el español, alemán o italiano y el catalán o noruego es que los primeros fueron establecidos como idioma común y de unión entre los habitantes de un territorio, en cambio los segundos fueron inventados como herramientas racistas para intentar diferenciarse y crear barreras lingüísticas (como diría Alwix).
    – Alemania: idioma común Hochdeutsch conocido como alemán y establecido en 1871. Con anterioridad se hablaba: bávaro, renano, sajón, suevo,…
    – Italia: idioma común toscano conocido como italiano y establecido en 1861. Con anterioridad se hablaba: piamontés, lombardo, emiliano romañolo, napolitano, siciliano, veneciano,….
    – Francia: idioma común franciano conocido como francés y establecido a partir de la revolución francesa como elemento identificador e igualador de todos los franceses. Antes se hablaba: bretón, occitano, flamenco, corso, alsaciano,…
    – Noruega: idioma común norsk con anterioridad se hablaba danés pero a partir de la independencia respecto a Dinamarca se intenta crear un idioma nuevo con la finalidad de diferenciarse.
    – Comunidad Autónoma de Cataluña: con las palabras de Unamuno sobre Pompeu Fabra está todo dicho “un mal aprendiz de filólogo que ha creado un lenguaje artificial de laboratorio, plagado de galicismos y arcaísmos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s