La crisis del Foro Ermua y la falta de asideros cívicos

Algunos comportamientos y algunas afirmaciones de los dirigentes del nuevo PP (seamos justos: de algunos dirigentes) empiezan a dejar tras de sí demasiada perplejidad, demasiada decepción y la sensación de tomadura de pelo, de deslealtad. Y frente a esa derrota oportunista, zapatera, de algunos, no encontramos ni respuesta, ni alternativa en otras formaciones políticas. Hasta hace poco contábamos al menos algunas asociaciones cívicas. No sé si hoy podemos decir lo mismo.

En La Rosa Blanca hoy se analiza una declaración adjudicada a Antonio Basagoiti que estremece:

Los Mayor Oreja y Redondo de hoy en día son Ibarretxe, Madrazo (EB) y Ziarreta (EA) y quieren tensionar a la sociedad al máximo para recoger unos votos.

El día que Rajoy definió sus objetivos políticos (lo que él llamó “el marianismo”, ¡manda trillos!) utilizó cuatro términos que, a su modo de ver, sintetizan su pensamiento político: el centro, las mujeres, el diálogo y el futuro. A partir de esa fecha he de reconocer que, cuando navego por la red leyendo periódicos, o cuando zapeo telediarios, me empieza a resultar muy difícil no cambiar de página o de canal cuando tropiezo con alguno de los portavoces de este ¿nuevo? Partido Popular en el que a cualquier cosa le llaman ahora ideología. Por ejemplo, cuando habla su flamante presidenta catalana:

Yo he defendido, defiendo y defenderé el derecho a usar y a aprender el castellano en Cataluña, pero no firmaré el Manifiesto, no es necesario. (Alicia Sánchez-Camacho, La Vanguardia, 17.7.08)

Se diría que los populares erraron su lectura de Sun Tzu y se han convencido de que, si no puedes con tu enemigo, lo mejor que puedes hacer es confundirte con él. Antes de que empezaran a navegar rumbo al buenismo socialista representaban una alternativa. Hoy parecen empeñados en convertirse en sucedáneo.

Frente a ellos, sus ahora al parecer referentes muestran el camino hacia la más absoluta vacuidad. Leire Pajín analizando la situación económica del país:

La receta del PSOE contra la crisis es estar junto a los becarios y los pensionistas.

¿Está sucediendo realmente todo eso? Hace apenas cinco meses, el presidente del gobierno de los socialistas y nacionalistas se comprometía públicamente a crean un millón doscientos mil puestos de trabajo únicamente para mujeres. Hoy dirige (un decir) la economía del país europeo que más empleo destruye, especialmente femenino. Pero todas las encuestas hablan del abrumador apoyo con que cuenta entre las mujeres. ¿De verdad nos está pasando esto a nosotros?

Nos precipitamos al vacío intelectual y al chapapote moral y justo en ese momento nos quedamos sin referentes políticos, sin líderes en los partidos que analicen correctamente la situación y se propongan hacerle frente.

De las formaciones políticas cabe esperar ya poco, sobre todo si se mantiene la deriva de estos peperos  recién llegados hacia el relativismo institucional. Pero hasta hace poco nos quedaban algunos referentes ciudadanos. La Asociación de Víctimas del Terrorismo o el Foro Ermua. La primera parece desaparecida tras la retirada de Francisco José Alcaraz. El segundo trata de recuperar el altísimo prestigio de que gozó hasta hace alrededor de un año.

La crisis del Foro Ermua es un lujo que no nos podemos permitir. Ni siquiera los que no pertenecemos a él. La referencia intelectual de esta plataforma ha sido esencial para recuperar la conciencia cívica, y por lo tanto nacional, y para nutrirla de sustanciosos contenidos.

La utilización del Foro que ha hecho Iñaki Ezquerra hubiera merecido su expulsión inmediata en la asamblea celebrada ayer. Sin embargo los miembros de esa asamblea invitaron reiteradamente a Ezquerra a participar en la misma, cosa que él rechazó en busca de un protagonismo que no se merece.

Durante la presidencia de Iñaki Ezquerra el Foro Ermua se ha desdibujado, ha dejado de producir munición ética e intelectual y ha perdido la influencia que tuvo. Porque cuando las organizaciones son utilizadas para beneficio particular, el personal enseguida lo detecta. Y eso es lo que los simpatizantes del Foro hemos ido percibiendo estos meses.

Las maniobras de intoxicación del ex presidente, sus filtraciones a determinados colegas, su campaña de difamación va a continuar a pesar de las buenas intenciones de la nueva junta que preside esta asociación. Y resulta particularmente doloroso porque Iñaki Ezquerra ha luchado bravamente contra la barbarie y esta misma semana tendrá que acudir a los juzgados por causa de ello.

Pero no se trata aquí de un asunto personal sino de una plataforma cívica que debe seguir tirando de una sociedad adormecida que necesita el ejemplo cívico y las herramientas intelectuales que el Foro Ermua nos ha aportado durante tantos años difíciles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s