Festival étnico en Santiago

“Las nacionalidades que están integradas en el Estado español siguen sin tener el reconocimiento que la mayoría de sus ciudadanos exige”.

Para conmemorar una fecha que hasta no hace demasiado se consideró casi fiesta nacional, y que hoy el socialismo nacionalista (o a la inversa) ha suplantado por la fabulación etnicista del día de la “patria” gallega, los representantes del KKK español conocido como Galeuscat, es decir, todos los partidos nacionalistas menos el PSOE, se reunieron en Santiago para reforzar su papel de víctimas.

El hecho de que cada vez más gente se sume al Manifiesto por la lengua común no es ajeno al intenso despligue nacionalista de las últimas semanas, que trata de presentar el citado documento como una agresión a las lenguas regionales, cuando lo que denuncia es la intolerancia y los modos fascistizantes de los gobiernos étnicos. El documento firmado por los reunidos sigue la línea de tergiversación de las últimas semanas:

“La manipulación e intoxicación que se quiere hacer desde instancias políticas y mediáticas de ámbito estatal excitando a la opinión pública a que sólo tolere derechos y deberes en relación con lo que denominan lengua común y sus hablantes, dejando así en la más absoluta desprotección las lenguas gallega, vasca y catalana y a sus hablantes”. (Galeuscat desconfía de un pacto antinacionalista Zapatero-Rajoy)

En Santiago los representantes de Galeuscat volvieron a decir barbaridades del tipo “la lengua es nuestro ADN”, idea arcaica y excluyente donde las haya, expresada por primera vez en el seno del Partido Socialista por Pasqual Maragall. Además Anxo Quintana, Artur Mas e Iñigo Urkullu rememoraron el 75 aniversario de la alianza de Galeuscat, que en sus tiempos bélicos fundacionales se llamaba Galeusca, sin la te final, porque no había internet y el nacionalismo catalán no tenía que promocionar dominios minoritarios.

La muy controlada línea editorial del órgano oficial del Partido Nacionalista Vasco ofrecía esta interpretación del encuentro:

“El motivo del cónclave nacionalista debería constituir en sí mismo un elemento para la reflexión de los líderes de los dos partidos mayoritarios del Estado español. Y es que, 75 años después, las nacionalidades que están integradas en el Estado español siguen sin tener el reconocimiento que la mayoría de sus ciudadanos exige.” (La otra realidad del Estado español)

¿Hemos vivido los nacionalistas étnicos españoles y el resto de ciudadanos en el mismo país desde 1975? ¿O al menos en el mismo continente? Porque si la memoria no nos falla, las “nacionalidades que están integradas en el Estado español” no existían en 1975 y, gracias a la Constitución que esta agrupación de primitivos quiere abolir, se estableció el “reconocimiento que la mayoría de sus ciudadanos” deseaban, es decir, el Estado de las autonomías, que a algunos nos parece un enorme fracaso pero fue votado por la inmensa, aplastante mayoría. También en las provincias vascas.

¿O acaso lo que exige “la mayoría de sus ciudadanos” es otra cosa? Ni siquiera las sospechosas encuestas encargadas y pagadas por los gobiernos étnicos señalan que un porcentaje al menos significativo de ciudadanos reclame pamemas como la independencia. Pero es conocido que para el nacionalista la realidad jamás debe estropear una buena queja.

Por si quedaban dudas con respecto a los motivos que empujan a los representantes del KKK en España a formular semejantes baladronadas, el portavoz mediático del PNV nos termina de ilustrar:

“Galeuscat reivindicó la construcción de un estado plurinacional, que respete la capacidad de los pueblos gallego, catalán y vasco para decidir su futuro y que ponga coto al avance de las cada vez más beligerantes corrientes ideológicas que toman como objetivo de sus ataques a la parte más débil de estos pueblos: sus idiomas.” (La otra realidad del Estado español)

¿Alguna duda con respecto a la lealtad nacionalista? ¿Y algún signo de vida inteligente desde el gobierno de la nación? ¿Alguna respuesta? Nada. Silencio. Tan solo se escuchan las declaraciones reiteradas de los portadores de capirote, Urkullu recogiendo nueces, o Artur Mas y la dosis de amenaza/chantaje correspondiente:

  • “Es el momento de recordar que el PSOE no tiene mayoría, y que las tres fuerzas políticas de Galeuscat pueden ser decisivas en los próximos años. Debemos usar esta fuerza decisiva, como hemos hecho estando en minoría Rodríguez Zapatero en las Cortes españolas en varias ocasiones. Queremos profundizar en el respeto por lo que representamos, respeto a las culturas y a las lenguas que son el código genético de nuestras naciones y a nuestras formas de ser. No hay peor pecado que intentar apagar la llama que calienta el corazón de la gente. Nosotros estamos aquí por alimentar esta llama.

    “Que España sea un Estado auténticamente plurinacional, puesto que si no lo fuera no podríamos sentirnos cómodas.” (Artur Mas)

  • “El PNV no está contra la acción policial o judicial pero la cuestión es más profunda” (Iñigo Urkullu)

Una cuestión profunda. Y luego se sorprenden de ser acusados de complicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s