M úsica celestial

La música ha caminado a lo largo de la Historia tras los pasos de la Iglesia, como ha sucedido con todas las artes. Por lo menos, ay, hasta no hace demasiado tiempo. La mejor música de todos los tiempos está ligada a la fe y todos los grandes compositores le han rendido su particular tributo.

Los genios de la música se han acercado a Dios a través de sus partituras y algunas de ellas alcanzan un grado tal de belleza que resultan difíciles de comprender e incluso de escuchar serenamente si no se tiene en cuenta su faceta trascendente. "Donde nacen obras de este tipo, está la Verdad", afirma Benedicto XVI.

El Papa ha hablado este verano un par de veces a propósito de la música. El día 6 de agosto pasado, en Bressanone y a preguntas de sacerdotes y seminaristas de aquella diócesis, explicó:

Yo creo que la gran música que nació en la Iglesia sirve para hacer audible y perceptible la verdad de nuestra fe, desde el canto gregoriano hasta la música de las catedrales, con Palestrina y su época, Bach, Mozart, Bruckner, y otros muchos. Al escuchar todas estas obras -las Pasiones de Bach, su Misa en si bemol, y las grandes composiciones espirituales de la polifonía del siglo XVI, de la escuela vienesa, de toda la música, incluso de compositores menos famosos- inmediatamente sentimos:  ¡es verdad! Donde nacen obras de este tipo, está la Verdad. Sin una intuición que descubre el verdadero centro creador del mundo, no puede nacer esa belleza.

Como en este asunto no creo que funcione la norma (Roma locuta, causa finita), me permitiré apuntar en otra dirección, aun reconociendo la belleza de la Misa de Bach a que alude el Santo Padre. Se trata del Magnificat compuesto también por el maestro de Leipzig. Hay un pequeñísimo fragmento, apenas tres minutos, el aria Esurientes implevit bonis, que desarrolla un par de frases de esta oración tan querida de Juan Pablo II:

Esurientes implevit bonis

et divites dimisit inanes (Lc, 1, 53).

(A los hambrientos los colma de bienes

y a los ricos los despide vacíos.)

No conozco a nadie, ni siquiera a los ateos más recalcitrantes, o a los más reacios a la música culta, que haya podido permanecer impasible ante las notas del Esurientes. Puede escuchar aquí una versión de la pieza. Lamento muy de veras no poder colgar mi preferida, interpretada por Paul Esswood: en la tesitura de contratenor, el aria alcanza todo su esplendor.

Tampoco puedo subir otra pieza breve, poco más de ocho minutos, esta de autor desconocido, que ya se rezaba, se cantaba y se bailaba en el siglo XIV (lo siento, tampoco la he encontrado colgada en otro lugar). Lleva por título Polorum Regina y pone letra a una oración mariana:

Polorum Regina,

omnium nostra,

Stella matutina,

dele scelera…

La obra pertenece al Llibre vermell, una de las partituras fundamentales de nuestra música medieval. La Capella de Ministrers interpretó una versión utilizando instrumentos construidos a partir de las pinturas renacentistas que se encontraron en la catedral de Valencia. El diálogo que música y pintura establecen en esta pieza para acercarse a Dios a través de María constituye, en mi modesta opinión, un momento inolvidable de la historia de la música.

Todo esto viene a cuento de una sobrevenida crisis de nostalgia: echo de menos la música celestial en los templos actuales. Echo de menos el estremecedor Stabat Mater de Pergolesi para rezar a la Virgen. O el Nisi Dominus de Vivaldi cuado llega el Salmo 126 en la Liturgia de las Horas.

Las mejores partituras de la historia de la música se compusieron para ser interpretadas dentro de los templos como parte de la liturgia. Y tenemos un Papa melómano que, según cuentan, es un buen intérprete. Mientras tanto, en algunas de nuestras iglesias se renuncia al más importante patrimonio musical del mundo, aquel que, en palabras de Benedicto XVI, "sirve para hacer audible y perceptible la verdad de nuestra fe".

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s