Tres obviedades sobre el crimen de Estado conocido como “derecho al aborto”

Obviedad nº 1: La memoria histórica (en este caso, jurídica)

Hace poco más de veinte años, el Tribunal Constitucional dictó una sentencia, la  53/1985, en la que se establecía que el nasciturus es “un bien jurídico constitucionalmente protegido”.

En consecuencia no existen desde el punto de vista de nuestro ordenamiento jurídico unos supuestos derechos sobre su vida, ni unos, no menos supuestos, derechos de la mujer que incluirían la potestad de decidir sobre ella. Los genéricos “derechos de la mujer”, según esta sentencia, no prevalecen sobre la vida del nasciturus.

Obviedad nº 2: Hecha la ley…

La trampa a la que la sociedad española (esto es, partidos, jueces, etc., pero sobre todo ciudadanos) ha recurrido para aplicar de facto el aborto libre se ampara en los tres supuestos que quedaron despenalizados, y que permiten el exterminio de trescientos seres humanos al día en nuestro país (¿a partir de qué numero se considera genocidio?).

Hecha la ley… la trampa permite calibrar la magnitud de nuestra corrupción colectiva. Tan solo el 3% de las mujeres que abortan en España se acoge al supuesto de violación. Y un 0,01% lo hace al de graves taras físicas o psíquicas en el feto. De manera que el 97% de los abortos se decide en el marco de discrecionalidad de los brujos contemporáneos, psicólogos, psiquiatras et alli. De los trescientos seres humanos que exterminamos diariamente en nuestro país, 291 reciben la sentencia por medio del supuesto más arbitrario, subjetivo, corruptible y difícil de evaluar y controlar. Sobre todo cuando no existe voluntad política para ello, ni conciencia cívica, ni étnica social.

Obviedad nº 3: La mejor ley del aborto es la que no existe

El gobierno de socialistas y/o nacionalistas está buscando en legislaciones extranjeras un modelo que le permita salvar la cara ante sus más recalcitrantes electores, los partidarios del crimen de Estado (llámese aborto o GAL), al tiempo que sigue templando gaitas con el vomitivo electorado moderado, que tan determinante se está volviendo en nuestro país.

Hoy aparece una interesante información que señala cómo la sociedad alemana, con un modelo similar al que, al parecer, se quiere implantar en España, ha encontrado los mecanismos para revolcarse en el exterminio.

La realidad de los hechos demuestra que donde existe una ley del aborto, surgen los atajos hacia el genocidio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s