¿De qué “paz” hablan cuando hablan de paz?

Acaba de arrancar una cosa denominada World March for Peace & NonViolence, Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia, lema este que cualquiera con dos dedos de decencia suscribiría… o no, porque en nuestros días (como en los días de la guerra fría), tras los eslóganes más pintureros suelen agazaparse las posiciones más reaccionarias. Y las sectas más asilvestradas.

El objetivo de la mencionada “marcha”, que de momento se ha concretado en la celebración de diversas fiestas para pedir la paz, es tan encomiable como inconcreto:

  • El fin de las guerras, las armas nucleares y la eliminación de todo tipo de violencia.
  • Lograr la desaparición de las armas nucleares; la reducción progresiva y proporcional del armamento; la firma de tratados de no agresión entre países; la renuncia de los gobiernos a utilizar la guerras como medio para resolver conflictos.
  • Rescatar lo mejor de las diversas culturas y pueblos de la Tierra.
  • Confluir las voluntades de toda la sociedad civil para eliminar definitivamente la lacra social de las guerras.
  • Generar una conciencia social mundial en contra de toda forma de violencia (física, psicológica, racial, religiosa, económica, sexual) tan establecida y aceptada por la sociedad.
  • Una conciencia global que actúe como repulsa general hacia la violencia.

Todo esto me suena de nuevo a vendedor de libros de auto ayuda, aunque tal vez me esté dejando arrastrar por los prejuicios. Al fin y al cabo, no tengo la menor sospecha acerca de la buena voluntad de las entidades españolas que se han sumado a esta “marcha”:

  1. Asociación Teriyá
  2. Centro de las Culturas de la Comunidad Valenciana
  3. Asociación Nuevo Humanismo
  4. Comunidad del Mensaje de Valencia
  5. Frente Barrial de Olivereta
  6. La Comunidad para el Desarrollo Humano. Valencia
  7. Grupo de teatro "La Pájara Pinta"
  8. Partido Humanista de La Comunidad Valenciana
  9. Grupo Indígena Ecuatoriano "INTI". Sagunto, Valencia
  10. Asociación de Payasos Valencianos
  11. Frente Humanista de Acción Barrial
  12. Centro Cultural Islámico de Valencia
  13. Restaurante Balansiya
  14. Centro Cultural Islámico de Vall d´Uxó
  15. Asociación de Mujeres Musulmanas ANNUR de Valencia
  16. Asociacion de Mujeres Musulmanas de la Vall d´Uxó
  17. Consejo Superior Islámico de la Comunidad Valenciana
  18. El Punt. València

Los participantes españoles en la paz en marcha conforman, a la vista de esta relación, una curiosa mezcla de izquierdistas, españoles convertidos al islam, progres, nacionalistas, oenegés de poco lustre, asociaciones con tufillo de secta, alguna organización minoritaria y un tanto radical de inmigrantes y un restaurante, propiedad de la responsable actual del Centro Cultural Islámico de Valencia (y de su esposo), una española musulmana encantadora y de gran inteligencia, cuya entidad participó en la reciente lectura continua de la Biblia (Amparo Sánchez). Me atrevería a decir que podría ir de la mano de todos ellos en pos de la paz mundial y de la abolición de las armas nucleares si lograran concretar un poquito más su propuesta.

En la ambigua web que anuncia la “marcha” se habla de proyectos futuros y de fiestas pacifistas, pero hay poco a lo que agarrarse. Salvo que visitara la página hace unas pocas semanas, cuando todavía tenían colgada la única campaña que han llevado a cabo hasta ahora. Decía así:

Campañas:

Presentado como un sistema de defensa contra los posibles ataques de misiles iraníes, el proyecto de los Estados Unidos NMD – sistema misilístico nacional, conocido como “escudo espacial”, en realidad es un arma de ofensa y apunta a la militarización y al control del espacio. Como sostiene Noam Chomsky, “la instalación por parte de los Estados Unidos de un sistema de defensa misilístico en Europa Oriental es prácticamente una declaración de guerra, un instrumento para el dominio global”.

La mencionada campaña contra el sistema balístico norteamericano ha desaparecido en los últimos días de la web de los pacifistas en marcha.

Otro procedimiento para tratar de desentrañar de qué “paz” hablan algunos cuando hablan de paz consiste en rastrear los nombres de los responsables del lugar. Y a través de tan clásico procedimiento, tacita a tacita, hete aquí que nos encontramos el principio fundamental que inspira esta su “pacífica” propuesta. La frase es tan sencilla como contundente:

Se inspira en la filosofía del Humanismo Universalista.

Lo que quiera que entiendan los pacifistas en marcha por humanismo universalista es asunto del que no me ocuparé, que el tiempo es escaso y la paciencia, a estas alturas, se pone intratable cuando tratan a uno de darle gato por liebre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s