¿Por qué le gusta tanto al catalanismo el terrorismo?

El terrorismo nacionalista es solo una fase en la historia del nacionalismo. Como lo es el llamado “nacionalismo democrático”.

Habría que recurrir al psicoanálisis colectivo, si tal existiera y fuera más de fiar que el individual, para entender el por qué de la querencia terrorista de la izquierda catalana. Aunque a lo mejor basta con recordar cómo son los vigentes planes de estudio (no solo en Cataluña) y quiénes los imparten, o basta recordar cómo son y qué cuentan los peculiares medios de comunicación catalanes, cada día más parecidos a los medios de comunicación de los antiguos países del Este.

A propósito del cierre del periódico etarra Egunkaria, que tantos seguidores tiene en las filas del nacional progresismo catalán, editorializaba el panfleto étnico Avui:

“En el País Vasco es peligroso discrepar de ETA. Te puede costar la vida. Pero también durante unos largos, largos cuatro años fue peligroso discrepar del gobierno del Estado” (‘Egunkaria’, cinc anys després)

Dentro del mundo cerrado y minúsculo del catalanismo, los llamados “intelectuales”, ese término que usado en su acepción gregaria y seguidista de todas las atrocidades el siglo XX fue inventado por el marxismo más reaccionario, siempre han apoyado cualquier cosa que huela a terrorista o a sus compañeros de viaje con un entusiasmo mayor que el destinado a glosar las glorias “patrias” de su inventada nación:

“El denominado macrojuicio en torno a ETA. Todo este juicio es una farsa. No tengo ninguna duda de que la ley ha sido obviada. Porque no es constitucional culpabilizar a la gente por su ideología; la presunción de inocencia ha sido despreciada; y el término entorno es ajurídico. Sólo en plena campaña mediática contra ETA y abusando de una ley tan inconstitucional como la ley antiterrorista se puede sentar a ciudadanos en el banquillo de los acusados sin ninguna prueba y sólo por el rédito político que ocasionan. En toda esta triste historia sólo hace falta destacar la dignidad de los acusados. Que no es poca cosa.” Isabel-Clara Simó, La dignitat dels acusats.

Grupitos de “intelectuales” nacionalistas se apresuran a firmar siniestros manifiestos cada vez que algún etarra o asimilado tiene algún percance, crean “comisiones de seguimiento”, destacan “observadores”. Pero jamás reaccionan del mismo modo cuando se trata de víctimas.

Ahora al progresismo catalanista le ha dado por llevar a los altares del laicismo sufragado con el dinero ciudadano a dos delincuentes políticos con cuyas muertes pretenden borrar abyectas trayectorias. Lluis Companys, el presidente regional catalán del genocidio, y Lluis María Xirinacs, el principal defensor y promotor de los crímenes de ETA en Cataluña, están siendo aventados estos días en nombre de la justicia y la democracia, lo que da idea del concepto que el nacionalismo tiene de semejantes términos.

A Xirinacs se le homenajea con motivo del aniversario de su muerte, se pasa lista de los asistentes y se convierte el acto en otra apología de la destrucción de la unidad nacional. A Companys se le reivindica como un demócrata de toda la vida. Sin embargo ambos personajes tiene las manos manchadas de sangre. Con las peores manchas que puedan existir: las de los que no disparan pero alientan, justifican y protegen a los asesinos.

Al nacionalismo le gusta el terrorismo porque se sabe del mismo tronco. El terrorismo nacionalista es solo una fase en la historia del nacionalismo. Como lo es el llamado “nacionalismo democrático”. Pero ambos, el nacionalismo terrorista y el nacionalismo “democrático” conforman idéntica historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s