INFORME El I+D+I según el nacionalismo canario

En nuestro país no abunda demasiado el dinero destinado a la investigación, ni el público, ni el privado. Sin embargo los fondos no faltan cuando se trata de buscar raíces imposibles.

El nacionalismo catalán busca incansable en todas las especies de animales, comestibles o no, razas autóctonas a las que proteger, y el gallego desempolva los umbrales de la edad media y descubre sus sudetes identitarios en regiones como la extremeña.

Las investigaciones en busca de supuestos derechos, imaginarias naciones milenarias o pueblos salidos de la noche de los tiempos, han consumido buenas porciones de la tarta presupuestaria pública en las regiones gobernadas por nacionalistas.

Presentadas como contribuciones científicas al conocimiento del pasado, estas peculiares excursiones al pasado con billete a cargo del contribuyente buscan siempre objetivos que nada tienen que ver con la ciencia y el conocimiento. Juan Francisco Navarro Mederos es arqueólogo y profesor universitario en Canarias:

El interés por el pasado ha estado profundamente marcado por procesos políticos e ideológicos que amparándose en diferentes símbolos han justificado acciones sociales en una continua búsqueda y definición de la Identidad Nacional Canaria.

Francisco García-Talavera Casañas es especialista en Paleontología y miembro de la Ejecutiva del Partido Nacionalista Canario. Forma parte del gobierno del Cabildo tinerfeño en calidad de consejero del Organismo Autónomo de Museos:

Siempre he dicho que yo soy un científico metido en la política. Yo con el corazón me siento soberanista, pero con la cabeza me siento nacionalista. Canarias sigue siendo hoy una colonia, aunque algo disfrazada, y España nos sigue dando un trato colonial.

Se ha criticado, incluso ridiculizado, la obsesión del etnicismo vasco por los cráneos y los Rh, elemento este último suscitado por Xabier Arzalluz, cuando sostuvo que el supuesto derecho a la diferencia de los vascos encontraba su razón de ser en la existencia del RH negativo. Pero similares incursiones en la pantomima científica subvencionada se han vivido en Cataluña, Galicia o Canarias. Por sorprendente que resulte, en el siglo XXI el nacionalismo no ha conseguido todavía librarse de la componente racial. Francisco García-Talavera:

Se están realizando investigaciones que demuestran que quedaron muchos más guanches tras la Conquista de los que se dijo y esto se sabe, precisamente, por los estudios de genética molecular, además de por otros estudios lingüísticos. Según estas investigaciones científicas, entre el 40 y el 70 por ciento de los canarios autóctonos, los nacidos aquí, de tres generaciones atrás (padres y abuelos canarios) tienen genes guanches.

Establecida la existencia de la raza del nuevo pueblo elegido por medio de investigaciones que nadie llega a conocer en detalle nunca, y que jamás logran pasar los filtros de las revistas internacionales que otorgan el marchamo de credibilidad científica, los "científicos" nacionalistas extraen sus conclusiones: los guanches no solo han llegado a nuestros días, sino que abundan por doquier ("entre el 40 y el 70 por ciento de los canarios autóctonos"). La ciencia al servicio de la creación de naciones. Y a partir de ahí, todo vale. Cataluña es un país, Euskal Herria otro… y Canarias 7. Francisco García-Talavera:

Somos una nación compuesta por varios países, porque la verdad es que cada isla en realidad es un país -este término se refiere al territorio y nación, al pueblo-. Por eso yo pienso que Canarias son varios países de una nación sin estado. ("Conocer nuestra historia es vital para profundizar en el nacionalismo". Publicado en El Día, 23.11.08)

Toda nueva nación que se precie ha de tener su origen mítico pero también su momia fundacional. De esta forma la autonomía de turno puede emplear el dinero del ciudadano en construir un clon del Museo Arqueológico Nacional, un servicio de estudios, una editorial, una academia de la historia y unos cuantos capítulos en los manuales de historia que se enseñarán en los colegios regionales.

En el País Vasco la susodicha momia tiene forma arbórea. En Cataluña adquiere sanguinolento aspecto cuatribarrado. Y en Canarias la momia tiene forma de momia. En 2006 el Senado votó favorablemente el traslado de la momia que ilustra este texto desde el Museo Nacional de Antropología de Madrid al Museo Arqueológico de Santa Cruz de Tenerife.

De este modo se completa el periplo histórico identitario.
Pero antes de concluir añadamos al listado de conquistas identitarias una nueva rama del saber: la lengua guanche. Si los guanches han llegado tan prolíficos hasta nuestros días, será preciso comunicarse con ellos, y el español queda descartado por razones obvias. Recurramos pues a la lengua guanche. Ningún problema al respecto. Ya tenemos gramáticas, vocabularios e incluso la posibilidad de estudiarla on line:

T-tannant n-tutlayt tmazight s tadala izen i medden-nnegh si tamurt n Kanaria,Tigzirin Teknariyin, dagh wagafa d ataram n Afrika.

Que supuestamente quiere decir:

Este es un Cursillo de lengua tamazight con la esperanza de que el mensaje llegue a toda nuestra gente desde el país canario, Islas Canarias, en el Noroeste de Africa.

Hasta aquí seguimos por hoy la pista al esfuerzo nacionalista canario en I+D  Si usted está interesado en cursar los estudios de la lengua guanche, pinche aquí. Si quiere saber más acerca de cómo su dinero posibilita la investigación y el logro de proezas científicas como las hasta aquí descritas, permanezca atento a esta pantalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s