Vuelos de la CIA: el objetivo no es Aznar sino Bono

Para quien tenga algo de memoria y recuerde los usos del PSOE en su anterior período de gobierno, tal afirmación no constituirá ninguna sorpresa. Tampoco para quien haya militado en un partido de izquierdas y conozca los mecanismos a los que se recurre para acabar con los díscolos, por poderosos que sean.

La filtración del asunto de los vuelos de la CIA a El País no tiene como objetivo embadurnar a José María Aznar, que ya está más que fuera de juego. El rival del PSOE no es el expresidente, que forma parte del museo de cera de la política española, ni desde luego Mariano Rajoy (la campaña emprendida contra Esperanza Aguirre y su episodio indio deja bien patente que Rajoy ya no cuenta en la lucha partidista).

José Bono va excesivamente a la suya para estar en un partido político español. Más todavía para un PSOE que no tolera un miligramo de disidencia, sobre todo desde que lo controla el señor Zapatero. Y el último incidente que el presidente del Congreso protagonizó contra su grupo, los "hijos de puta", a raíz de la placa de Santa Maravillas, ha colmado el vaso de la paciencia monclovita y el de la paciencia blanquista.

El procedimiento para cargarse políticamente a Bono, para destruir su futuro en su propio partido (quien decide candidaturas en España no es el ciudadano, sino el aparato), puede resultar excesivamente rebuscado, retorcido. Pero no es la primera vez que el PSOE quema a sus propios dirigentes filtrando papeles a PRISA. ¿O nos hemos olvidado de Josep Borrell?

Al PSOE y al gobierno no les conviene hablar de los vuelos de la CIA. Pero en Ferraz están acostumbrados a soltar tinta con habilidad. ¿Que la mayor parte de los vuelos fueron con mandato del señor Rodríguez? ¡Ningún problema! Ya se encargará Blanco de exonerar a su presidente a base de mover el cubilete para desviar la atención hacia donde conviene. ¿Quién tenía responsabilidad directa en aquel momento sobre ese tipo de vuelos en bases militares? ¿Y quién era el ministro del ramo? A mayores maniobras de desviación de responsabilidades nos tiene acostumbrados el aparato del PSOE y sus palmeros mediáticos.

Desde que El País publicara la noticia, Bono sabe que esta vez sí deberá cumplir su palabra y retirarse definitivamente. Pero conviene estar atentos a los movimientos del muy demagogo y populista presidente del Congreso, rival de Rodríguez en las primarias. No serán inmediatos. Pero haberlos, los habrá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s