¿Se comportaría el Rey de España como el duque de Luxemburgo?

El episodio de objeción de conciencia del gran duque de
Luxemburgo
recuerda mucho al del rey de los belgas, Balduino, que
abdicó durante algunos días para no sancionar una ley similar. Alabamos
decisiones tan coherentes y nos sumamos al aplauso. Pero.

El rey Balduino dimitó para no sancionar una ley que legalizaba el
aborto en su país.  Su gesto  fue muy elogiado, y muchos han defendido
su coherencia y el riesgo que asumió. Es cierto, a Balduino podían
haberle puesto de patitas en la calle. se jugó el puesto. Y lo hizo en
nombre de sus creencias, lo que añade más valor a su postura.

Esta es una forma de contar la historia. Creo que responde a la
realidad. Pero hay otra. Y tampoco miente. Dice así.

Un jueves, Balduino abdicó para no sancionar la ley del aborto en su
país. El viernes, una vez sancionada la ley por el consejo de
regencia, volvía a ser rey.

El 4 de abril de 1990, después de que el gobierno le hubiera
propuesto varias alternativas para tratar de combinar su objeción de
conciencia con su cargo, el rey Balduino dejó el puesto. El acuerdo a
que se había llegado consistía en que el gobierno de la nación se
constituiría en regencia y, como tal, podría sancionar la ley del
aborto. El rey aceptó. Por eso cuando otros, en nombre de la corona,
hicieron lo que la corona no quería hacer, volvió al trono.

Se dice que a Balduino le costó mucho tomar su decisión y que
demostró un gran valor político y una gran coherencia personal. No seré
yo quien sugiera lo contrario. Pero entre las honestas intenciones de
cada cual y sus actos posteriores caben diversas interpretaciones.

El duque de Luxemburgo no ha tenido que abdicar porque los tiempos
han cambiado y ahora los partidos tienen menos problemas para mostrar su
lado más indecente: se han limitado a decirle que le degradan y han
seguido a lo suyo.

El duque Enrique ha hecho un acto de objeción de conciencia
libre, lícito, respetable y digno de ser imitado. Como lo hizo Balduino.
Pero en su país habrá eutanasia  y él seguirá siendo jefe del Estado de
Luxemburgo. De la misma manera que Balduino siguió siéndolo de Bélgica
cuando en su país se empezó a abortar con el respaldo de las
instituciones que él encarnaba.

En estos asuntos es muy difícil formarse una opinión ecuánime. Yo me
declaro incapaz. No dudo de la lucha interior de estos dos hombres, que
tanto podían perder, ni de su sentido de estado y de su alto sentido de
responsabilidad. Debieron pasarlo muy mal mientras meditaban cuál era su
decisión y con las presiones posteriores. Pero el hecho es que
siguieron representando a sus estados una vez que estos encontraron el
modo de hacer por ellos lo que ellos no quisieron hacer.

¿Y nuestro Rey? ¿Se comportaría, llegado el caso, como sus lejanos
parientes del norte de Europa? Desde hace veintitrés años existe el
aborto en España amparado por las instituciones. El Rey sancionó la Ley
orgánica 9/1985.

Ahora se plantea su ampliación, convirtiéndola en la práctica en una
ley de aborto libre. Pecaríamos seguramente de ingenuos si
pensáramos que S.M. se negará a sancionar con su firma la norma. El Rey
podría convertirse en la última esperanza política de quienes creemos
que esa ley jamás debería ser aprobada, pero sus actuaciones precedentes
han sido más que elocuentes. Nuestro Rey parece dispuesto a firmar lo
que se le ponga por delante.  Así ha sido hasta el momento. Hace ya
tiempo que los principios en nuestro país fueron sustituidos por el
interés particular.

A eso deben referirse el Rey y nuestra clase política casi al
completo cuando hablan de un Estado no confesional. Algunos a eso mismo
empezamos a llamarle estado basura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s