La pasión boliviana de €squerra Republicana

¿Qué se esconde tras la persistente mirada de Esquerra Republicana de Catalunya hacia la Bolivia de Evo Morales?

El 19 de octubre de 2006, en la edición catalana de El País, Joan Puigcercós escribía:

Catalunya, país comprometido con la solidaridad internacional y la cooperación para el desarrollo de los países empobrecidos, debe participar activamente en la construcción de un orden internacional más justo y solidario, la redistribución equitativa de la riqueza, el respeto de los derechos individuales y colectivos, los valores democráticos, la cultura de la paz y una acción humanitaria independiente, neutral e imparcial.

Y hacerlo dotando a la Generalitat de los instrumentos necesarios, creando un Departamento de Asuntos exteriores y Cooperación que coordine y dote de coherencia las relaciones internacionales, la cooperación al desarrollo y el fomento de la paz; poniendo en marcha el Instituto Catalán Internacional de la Paz, aprobando un Plan director de cooperación que planifique las prioridades del periodo 2007-2010 de manera consensuada, y multiplicando los recursos de la cooperación catalana hasta que el 0,7 del PIB de Catalunya para que cooperación al desarrollo sea una realidad el 2010, con el horizonte de lograr el 1% a medio plazo.

Algunas de estas proezas ya se han alcanzado en la Cataluña del tripartito que preside José Montilla. Por ejemplo, la creación de las "embajadas" y el consiguiente "ministerio" de asuntos exteriores nacionalista, y la "multiplicación de los recursos"… que han ido a parar a la propia ERC.
La Secretaría de Juventud de la Generalidad, a cuyo cargo está un dirigente de Esquerra Republicana de Catalunya, ha concedido otros 17.000 euros a las JERC, las juventudes de ERC, con la cobertura siguiente:

"Para el fomento de la participación juvenil en la red asociativa de Bolivia".

Sin duda una parte de ese dinero, procedente de las arcas públicas, se ha empleado en Bolivia. El pasado mes de enero, algunos miembros de las JERC visitaron aquel país y  mantuvieron contactos con el Movimiento al Socialismo, el partido de Evo Morales, con el fin de formar cuadros de su organización de jóvenes.
En aquella ocasión, los republicanos, con la delicadeza política que les caracteriza, no tuvieron ningún reparo a la hora de opinar sobre los asuntos internos del país que les recibía. En sus discursos dejaron perlas diplomáticas de este calibre:

La reivindicación de los autonomistas de la región boliviana de Santa Cruz representa las ansias de la minoría oligárquica y reaccionaria del país con el único interés de continuar disfrutando de los privilegios económicos de la explotación de los recursos naturales de Bolivia. Las JERC no consideran legítimas las demandas de Santa Cruz porque consideran que la autonomía es únicamente un disfraz para esconder la voluntad de crear un contrapoder para hacer frente al gobierno boliviano, conseguido de manera democrática por Evo Morales y el MAS.

No es este el primer contacto entre el gobierno Morales y ERC. Desde hace años, la ayuda a la cooperación internacional dedica importantes cantidades a misiones en el país andino y la Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament y la Secretaria General de Joventut han canalizado numerosas subvenciones en esa dirección.
La pasión boliviana de Esquerra Republicana tiene una muy sencilla explicación. La pasada primavera, el dirigente de ERC Bernat Joan, a la sazón secretario de Política Lingüística de la Generalidad catalana, interpretaba en clave nacionalista el triunfo electoral de Evo morales en Bolivia:

Fue una alegría ver que Evo Morales, líder del MAS (Movimiento Al Socialismo), ganaba las elecciones en Bolivia. Por primera vez, los aymara, la nación mayoritaria en Bolivia, tenían un presidente de los suyos, en vez de sufrir un miembro del exigua minoría de raíces europeas que hasta ahora ha dominado del todo aquel país andíno. (Bernat Joan, Patint per Bolivia)

Huelga decir que con "exigua minoría de raíces europeas" aludía el eximio político a los hispanos. Bolivia tiene algo más de 10 millones de habitantes. De ellos, un millón son aymaras, 1,5 millones son quechuas y unas 300.000 personas pertenecen a otras etnias. Cabe suponer que el resto es la "exigua minoría".
Valga el lapsus (o no) de Joan como paradigma de la forma de apreciar la realidad del nacionalismo  (o mejor, de apropiarse de ella) y para entender por qué desde el etnicismo hay tanto interés por personajes como Evo Morales.

La semana pasada Jordi Pujol declaró que la inmigración procedente de los países del Sur y centro de América es un problema para los catalanes (se refería, obviamente, a los catalanes que son como él). No se extendió demasiado en el por qué, pero todo el mundo le entendió: por el idioma que hablan.
Para el nacionalismo catalán la gran esperanza lingüística son los magrebíes, a los que pueden imponer la lengua obligatoria a cambio de prebendas de todo tipo, y los latinos que no hablen español, o al menos puedan presumir de alguna lengua distinta. El presidente boliviano es para los nacionalistas españoles el héroe soñado que sustraerá a la América hispana de sus "raíces europeas".


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s