¿Los medios nos informan o nos dicen cómo hemos de pensar?

"Los medios suelen parecer menos interesados en la razón y en la verdad que en los gestos ideológicos, en los lemas llamativos y los eslóganes tribales pensados para conformar nuestro pensamiento."

"La prensa es el único campo, además de la religión, que se cita explícitamente para su protección en la Primera Enmienda. Thomas Jefferson, escribiendo durante su presidencia, hablaba sobre la importancia de una prensa libre de esta forma:
Los medios de comunicación de Norteamérica, incluyendo los nuevos media, son el sindicato catequético más grande de la historia. Y si esta clase de poder no nos hace estar inquietos, debería al menos hacernos estar alerta."
‘Ningún experimento puede ser más interesante que el que tenemos entre manos, y que confiamos que terminará por establecer el hecho de que el hombre puede gobernarse por la razón y la verdad. Nuestro primer objetivo, por tanto, debería ser dejarle abiertos todos los caminos a la verdad. El más eficaz encontrado hasta ahora es la libertad de prensa'.
Las palabras de Jefferson son impactantes, porque su defensa de una prensa libre subraya que la libertad es un medio y no un fin en sí misma. Observan lo que él define como el objetivo de la libertad de prensa: la razón y la verdad necesarias para el autogobierno.
Pero en nuestra propia época, el mundo de los medios – incluso cuando debate temas serios – suele parecer menos interesado en la razón y en la verdad que en lo que Christopher Lasch denominaba ‘gestos ideológicos'; en otras palabras, los lemas llamativos y los eslóganes tribales pensados para conformar nuestro pensamiento en vez de animarlo.
Los medios de comunicación, pesar de sus proclamas de imparcialidad, y a pesar del buen trabajo que suelen cumplir, son tan propensos al prejuicio, a la ignorancia, malas artes y partidismo como cualquier otra profesión.
Pero al contrario que las demás profesiones, la prensa tiene protecciones constitucionales. También tiene un verdadero poder para conformar cómo pensamos, sobre qué pensamos y qué queremos, no queremos e ignoramos.

El texto pertenece a Monseñor Charles J. Chaput, arzobispo de Denver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s