Iglesias y guitarras: nostalgia católica del Arte

En fin, lo diré, aun a riesgo de recibir alguna reprimenda: cuando veo asomar una guitarra por la puerta de la iglesia, empiezo a pedir perdón a Dios por todas las cosas que me vienen a la mente con respecto al tal instrumento y al uso que se hace de él.

A propósito de la música, escuché en una ocasión de mi flamante párroco que se nos han ido adhiriendo hábitos mundanos. Cierto es que él, en la Hora Santa de los primeros jueves de este año sacerdotal, no duda en agarrar el instrumento. Pero como decía Osgood en la película, “nadie es perfecto”. Además actúa frente al ingenio acústico con gran comedimiento.

La historia de la música no se puede explicar, ni se entiende, sin la Iglesia. Las obras cumbre de la mayor de las artes se deben a la Iglesia. Pero qué difícil se nos ha puesto desde hace 50 años rastrear en nuestros templos un hecho tan fácilmente demostrable.

Una supuesta modernidad, o tal vez otra cosa (Romano Amerio), nos ha llevado a relegar alegremente el mejor legado artístico de la Iglesia, y con él los mejores episodios de la historia del recto hacer del hombre en la Tierra, a favor de una amplísima gama de ripios y coplillas de calidad fácilmente descriptible. Y el resto de manifestaciones artísticas no corren mejor suerte.

El panorama no mejora de puertas para afuera. Escuchar Radio María, por ejemplo, es someterse a una ducha escocesa (¿o será turca?). A intervenciones siempre dignas de atención suelen suceder fragmentos musicales que a menudo obligan a apagar el receptor hasta que pasa la “adherencia”.

Llamamiento a Su Santidad para volver a un Arte sacro auténticamente católico

La semana que viene Benedicto XVI, intérprete y connoisseurEl arte es un tesoro de catequesis inagotable”), va a recibir en la Capilla Sixtina a un grupo de prestigiosos artistas que se proponen pedirle “el retorno de un arte sagrado auténticamente católico”.

Entre ellos figura Martin Mosebach, escritor alemán, autor del libro Herejía de lo informe. La liturgia romana y su enemigo. Queda claro por dónde van los tiros. Los artistas los han expresado claramente:

"Os suplicamos, Beatísimo Padre, que queráis leer en este sincero llamamiento la más apremiante preocupación por las terribles condiciones en las que se encuentran hoy todas las artes que han acompañado siempre a la sagrada liturgia; además de una modesta, humildísima petición de auxilio a Su Santidad:

Para que el arte y arquitectura sacras puedan volver a ser y a mostrarse como verdadera y profundamente católicas.

Para que así las multitudes de fieles, también los más sencillos e ignorantes, puedan volver a asombrarse y a deleitarse con esta noble y penetrante belleza aún y siempre presente en la casa del Señor, y de ella volver a guardar en el corazón las más altas y nuevas enseñanzas.

Para que en definitiva la Iglesia pueda revelarse, también en esta era de mundanas, irracionales y deseducativas barbaries, la única verdadera, concienzuda y atenta promotora y custodia de un arte nuevo y verdaderamente 'original', en condiciones también hoy, como siempre ha aflorado en tiempos precedentes, de retomar el vigor de la antigüedad, de su ínclito y eterno Origen, es decir, del sentido más íntimo de la Belleza que resplandece en la Verdad de Cristo".

La iniciativa tiene una página web en la que se reciben adhesiones. Ofrece asimismo un notable "llamamiento" que merece una lectura detenida. Por si anda con prisa, le transcribo unos fragmentos del epígrafe referido a la música.

Dispone asimismo la referida página web de una selección de piezas musicales religiosas. Ande o no con prisa, por favor, pinche en el chisme reproductor, escuche, compare y si al principio le molestó mi rechazo al guitarreo, tal vez comprenda los motivos que me movieron a empezar estas líneas:

Llamamiento al Papa: Música sacra y cántico litúrgico

Es cierto que no podemos hoy establecer unos estilos o formas musicales preconcebidas, pero la recuperación del canto gregoriano, de la buena polifonía y música organística – antiguas, modernas y contemporáneas – servirían sin duda, después de décadas de absoluto desconcierto y probabilismo musical, para recuperar unos "vocabularios" litúrgicos que la Tradición artística y musical católica nos ha ofrecido durante siglos: han funcionado – utilizando una eficaz expresión del Papa Pablo VI en la encíclica "Mysterium fidei" – como auténticas "teselas de la Fe" católica, la cual se ha sustentado siempre en datos sensibles, dotados de verdad y belleza, ajenos a intelectualismos estériles o amanerados o a arqueologismos que conviene evitar a toda costa (como indicó el Papa Pío XII en la encíclica "Mediator Dei", de la que surgió la reforma litúrgica de la segunda mitad del siglo XX).

Entre las artes devueltas al servicio del culto, quizá la música es la más fuerte, por ese constante sentido "catequético" que el Magisterio ha reconocido en ella de modo ininterrumpido; y al mismo tiempo, quizá es el arte más delicado, por su naturaleza y – al contrario que las otras disciplinas artísticas – su necesidad de un "tertium medium" entre el autor y el destinatario: el intérprete. Por esas razones, la atención de la Iglesia debe, como en el pasado, dirigirse a la formación tanto de los autores como de los intérpretes. Sin duda, el esfuerzo exigido es infinitamente más grave que en la Baja Edad Media, en el Barroco o en el siglo XIX, pues se trata de fuerzas que hoy provienen de una sociedad que, a diferencia del pasado, tienen poco de cristiano. En ese sentido, la catequesis debería recomenzar en los "fundamentales", donde los músicos – cuando tengan la profesionalidad adecuada – recuperen el "sensus Ecclesiæ" y también el "sensus Fidei".

Si ha llegado hasta aquí, le pido un favor: ayúdeme a hacer la lista más larga. Si conoce alguna parroquia que haya cambiado las "adherencias" musicales por Música, ¿le importaría indicarme su nombre y ubicación? ¡Muchas gracias!

  • Real Colegio del Corpus Christi (Iglesia del Patriarca). Valencia, C/. La Nave, 1.
  • Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Barcelona, C/. Rosellón, 175.
  • San Lucas Evangelista. Villanueva del Pardillo (Madrid), Pza. Mister Lodge, 2.

Página web Appello a Sua Santità Papa Benedetto XVI
Música celestial


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s