“El examen está en castellano, la evaluación es negativa”

1251395219_1
De nuevo el talibán nacionalista. Esta vez en Valencia, pringosa de etnicismo, desde la izquierda al PP de Camps. La historia se repite: en este rincón, un estudiante y su familia; en el otro, el sistema educativo que impone la lengua obligatoria, como antes se imponía el color de la piel. ¿Y todavía celebran la Constitución en la Generalidad valenciana? En la política española, los cínicos son los reyes del mambo. 

Lo hemos visto en Cataluña, en Galicia, en el País Vasco, en Baleares. El último caso, en la Comunidad Valenciana. Porque en la política española no se salva nadie del contagio étnico.

El escrupuloso Francisco Camps, que desde su llegada a la dirección del PP valenciano ha impuesto un peligroso giro identitario a su partido y a su gobierno, presume de respetar la Constitución y de llevar los asuntos de la región con respeto hacia todos. Pero los negros y los judíos van siendo excluidos poco a poco. Y en la España del estado autonómico, los negros y los judíos se identifican no por su raza, o por el color de su piel, sino por la lengua que hablan.

Los argumentos para segregar a una ciudadana española de 10 años del sistema educativo y para cercenar sus derechos constitucionales son tan repugnantes en este caso, con la educación transferida y en manos del PP, como en todos los demás. Los ademanes étnicos totalitarios son los mismos, vengan del PP, del PSOE, de ETA, de ERC, del BNG, del PNV.

Esta es la información que hoy publica El Mundo, firmada por Carmelo Pérez:

"Natalia es una estudiante de sobresalientes. En
este punto, y sólo en este punto, están de acuerdo los implicados en la
última polémica por el uso de las lenguas cooficiales del Estado. Esta
vez es en Valencia, donde Natalia, de 10 años, recibió el primer
suspenso de su vida. Se lo puso la profesora de Conocimiento del Medio.
El motivo: «Has hecho el examen en castellano. Si escribes bien las
respuestas es porque has entendido bien la pregunta en valenciano».

Juan Vicente Santacreu, su padre, aún no da crédito a lo sucedido: «Las
respuestas eran perfectas, como siempre. Mi hija cursa quinto de
Primaria y tiene un nivel de inglés semejante al de segundo de
Bachillerato; escribe en el ordenador sin mirar el teclado y tiene
amplios conocimientos de informática. Es una niña muy motivada y no es
justo que la suspendan por contestar una prueba en castellano»,
sentencia.

«[Conocimiento del Medio] es la única asignatura que se imparte y se
evalúa por escrito en valenciano en su curso. [La niña] debe responder
en la lengua en la que se le explican los conocimientos, máxime cuando
no tiene ningún problema para ello, pues saca notas altas en Lengua
Valenciana», explica José Pascual Miramón, el director del Colegio
Público Profesor Sánchez Guarner.

«Mi hija tiene el derecho constitucional a responder en castellano. Y
punto. Si no es así, he pedido que me lo confirmen por escrito, algo a
lo que no han accedido ni el director del colegio ni el inspector de
Educación, quien me ha dicho que está hasta la narices del tema y que
lo que yo busco es crear una brecha en el sistema educativo
valenciano», responde el padre.

A pesar de que la pequeña está afectada y la familia teme por su
rendimiento escolar, la situación no mejora. Los padres de Natalia
denuncian ahora que la niña está siendo sometida a una especie de
mobbing escolar y lingüístico por parte de sus profesores. «Han vuelto
a suspenderle otro examen, a pesar de que las contestaciones eran
correctas. Además, han intentando adoctrinarla, aislándola en una clase
vacía y explicándole una y otra vez lo bueno que sería para ella
contestar en valenciano y dominar esa lengua. Y la profesora de
Educación para la Ciudadanía la tiene vetada en clase porque es la
única que lleva el texto en castellano», explica Santacreu.

«El inspector ha llegado a amenazarme con expulsar a la niña del
colegio si no contesta en valenciano a los exámenes. ¡No puede quitarse
de encima a los niños catastróficos, los que no hacen otra cosa que
molestar, y va a expulsar a una niña ejemplar!», añade el padre de
Natalia Santacreu.

La pequeña, totalmente identificada con la cruzada de su padre,
expresa: «Hace poco, la profesora de Conocimiento del Medio comentó en
voz alta cómo iba cada uno de los alumnos en la materia. 'Natalia se ha
ido', dijo sobre mí. Pero yo estaba allí. No quería decir en voz alta
que me había suspendido porque eso no se lo cree nadie». «He escrito a
[Mariano] Rajoy para que se entere de esto. ¡Estamos en la Comunidad
Valenciana!», advierte Santacreu.

En el colegio de Natalia, consideran que esta «polémica innecesaria»
responde al carácter «fanático» de su progenitor. «La pequeña está
matriculada en la opción de normalización lingüística, en la que el
valenciano se va introduciendo paulatinamente mientras se avanza en los
cursos. La niña saca sobresaliente en valenciano. No contesta en esa
lengua porque su padre no quiere», explica la dirección del centro. «Es
una niña magnífica y nos da pena todo esto», concluyen.

«Si se quieren cargar el castellano en la escuela, que lo hagan a las
claras y no como si se tratara de una conspiración. Y que me lo pongan
por escrito, porque ahora vivimos en medio de una inseguridad jurídica
insoportable», sentencia el padre de Natalia, quien se prepara para
disfrutar de unos días de descanso con su libro de Educación para la
Ciudadanía bajo el brazo. Por supuesto, en castellano."

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s