Cuando la Virgen habla español, el PNV prefiere el infierno

Bjymymb
 
“¿No será que el Cielo trata de conformar el ánimo de los vascos leales a la fe de la raza?”, decía uno de los dirigentes del nacionalismo vasco ante las apariciones de la Virgen. Hasta que el PNV se enteró de que la Señora hablaba en español y no decía ni una sola palabra de “euskadi”.

La delirante historia la cuenta hoy Religión en Libertad con motivo de la aparición del libro Los profetas de la piel de toro, de José María Sánchez de Toca. En un pueblo vasco de Ezquioga se produjeron a principios de los años 30 del pasado siglo una serie de apariciones de la Virgen.

Numerosos videntes decían recibir sus mensajes y la fama del lugar pronto se extendió,  congregando a centenares de miles de personas, que procedían de todos los rincones de España.

419936
Ante la notoriedad del asunto, el PNV decidió tomar cartas en el asunto y se interesó por los mensajes de la Virgen. Los nacionalistas querían saber cuál era la opinión de la Señora acerca de su incipiente invento, al que denominaron “euzkadi”. El chasco fue notorio: la Virgen se empeñaba en hablar en español y sobre España.

Así lo cuenta Luis del Real en Religión en Libertad:

“A partir de junio de 1931 varios vecinos de la localidad guipuzcoana de Ezquioga manifestaron ver a una señora vestida de blanco con un manto negro, corona de oro y tres estrellas luminosas, considerándola como la Virgen María. Pronto se propagó por Vascongadas y toda España esas apariciones. Se calcula que durante 1931 el pueblecito de Ezquioga tuvo una afluencia de público de más de un millón de personas ansiosas por conocer de primera mano los mensajes de la Virgen, que exhortaban, fundamentalmente, a la conversión, penitencia e intensa oración para salvar a España y al mundo, y evitar así futuros castigos.

Se calcula que «más de 70 videntes», según el obispo Múgica en sus informes a la Santa Sede, recibieron mensajes de la Virgen. Las visiones se producían al caer la tarde y durante o después del rezo del rosario. Los videntes entraban en extasis, de rodillas, y permanecían inmóviles e inmunes a cualquier pinchazo, quemadura o empujón que pudieran sufrir. Dictaban las visiones en vascuence o castellano, con naturalidad.

«Algo caído del Cielo»

Los dirigentes del PNV acogieron al principio estas «apariciones» como «algo caído del Cielo». Engracio Aranzadi, uno de los líderes del nacionalismo vasco escribía por esas fechas: «¿No será que el Cielo trata de conformar el ánimo de los vascos leales a la fe de la raza?». El «Euzkadi Buru Batzar» órgano del Partido Nacionalista Vasco, decidió salir de dudas y comisionar a tres miembros fieles a la causa para preguntar a la Virgen «qué tenía que decir a Euzkadi», según refiere José María Sánchez de Toca en su libro «Los profetas de la piel de toro» (Akrón). Los comisionados fueron a Ezquioga y le transmitieron a la vidente principal, la niña Benita Aguirre, esa inquietud «de los nacionalistas» para que se lo trasladara a la Virgen.

La Virgen habla en castellano

La respuesta de la Virgen fue en castellano. En otras ocasiones los videntes dictaban en vascuence los mensajes de la Señora, pero esta vez la Virgen sólo hablaba en castellano. Además, los mensajes eran claros: la Virgen había elegido Ezquioga porque «en ese momento allí estaba la mejor gente de España», aunque no siempre sería así; y que su mensaje era para toda España.

1

Los comisionados del PNV entraron en cierta depresión. Ni una sola alusión a «Euzkadi», ni rastro del vascuence en labios de la Señora, y varias menciones a España. Estaba claro que esas apariciones no eran «políticamente correctas» para los santones del nacionalismo vasco.

Los «gudaris» buscan destruir pruebas

De hecho, bien entrada la Guerra Civil, los «gudaris» (soldados del gobierno de «Euzkadi»), tenían orden de buscar los libros del Padre Amado Burguera, cuyo estudio «Los hechos de Ezquioga ante la razón y la fe», también conocido como «el libro negro de Ezquioga» por la éstetica de su portada, tenía una amplia documentación del fenómeno de esas apariciones guipuzcoanas a lo largo de sus 800 páginas, y, de alguna manera, era el estudio más serio y riguroso que podía ilustrar la veracidad de esas apariciones marianas.” (Cuando el PNV desacreditó las apariciones de Ezquioga porque la Virgen hablaba en castellano)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s