¡No es la economía, Rajoy!

Dentro de menos de dos meses la maquinaria de propaganda del Estado, quiero decir, del PSOE, empezará a empezará a implantar en la opinión pública la buena nueva: se acabó la depresión.

En el último trimestre la economía española quedó a una décima de la gran frontera que nos separa de los países europeos: el anhelado cero por ciento del PIB. A la vuelta de La Mareta, tras sus acostumbradas y largas vacaciones de Semana Santa, Zapatero comparecerá ante lo que quede de nación, quizá a través de su cadena amiga, para contarnos que las vacas flacas han terminado y que tras el verano, gracias a su eficacia, se empezará a crear empleo. La televisión se encargará del resto.

La Navidad de 2010 será algo más esperanzadora que la pasada. Al fin y al cabo todos lo estamos deseando. Y medio año de machacona insistencia zapatera (¡hemos salido, hemos salido!), tan eficaz desde 2004, estimulará las ganas de despertar de la pesadilla.

A medida que vayamos conociendo más y más datos esperanzadores, el Partido Popular acentuará sus críticas, elevará el tono de voz. Y los ciudadanos empezarán a pensar que el tino con el que Mariano Rajoy juzgaba al Gobierno durante los peores momentos de la crisis, se ha ido perdiendo.

Zapatero sabrá detectar la necesidad de la ciudadanía de escuchar un mensaje positivo. Es un experto en decir aquello que la gente está deseando escuchar. Aunque no sea cierto. Pero eso, el rigor, la verdad, no es algo que le concierna en exceso. Para los políticos como él, tan abundantes de un tiempo a esta parte, más allá de los votos no hay vida.

Las encuestas no terminan de acompañar a Mariano Rajoy. El votante recela. En el peor momento de la crisis (para Zapatero), su valoración ha retrocedido. Todos los sondeos señalan que la ciudadanía rechaza al presidente del gobierno socialista, pero se siente más alejada todavía del líder popular.

Y entre tanto Rajoy habla de economía. Una y otra vez. No deja de hacerlo. Agarrado al déficit y al paro como el náufrago al bote. Sin darse cuenta de la cercanía de la playa.

La cúpula del Partido Popular sigue ignorando que la batalla no está en el bolsillo del ciudadano sino en la bandera tras la que marcha. Ruedas de prensa, declaraciones, convenciones, reuniones, todo gira para los populares alrededor de la economía. Otra vez han errado la estrategia. Lo pagaremos todos.

A pesar de la dura realidad económica que estamos viviendo, esta no era una legislatura para olvidar las ideas, eso que antaño los populares llamaban “principios”. En el PP cifran toda su actividad en la crisis económica y callan ante la profunda transformación que para nuestra sociedad supone el zapaterismo.

De los matrimonios homosexuales ya no se habla, como si no existieran. En el aborto la mitad del PP piensa como la izquierda, lo que lleva al partido a caminar a trompicones: la opinión del PP sobre el aborto depende del portavoz. Tratan de mirar para otro lado cuando a la hora de defender libertades tan elementales como aquellas que está dinamitando Educación para la Ciudadanía, o las que dinamitará la ley de restricción de la libertad religiosa que prepara el gobierno socialista. En cuanto a la deconstrucción nacional, allí donde gobiernan, los populares han terminado asumiendo todos los tics identitarios del socialismo nacionalista.

¿Pactos en economía? ¡Ni uno! En cuanto al resto, lo que haga falta. Furibunda oposición en materia económica. Pero tabla rasa en las ideas. Permeabilidad ideológica de banda ancha. Contaminación cultural. Ese parece ser el PP que nos propone Mariano Rajoy. Los recientes guiños entre Génova y los representantes del lobby del cine español o de la SGAE son el mejor símbolo de unos dirigentes populares convencidos de que confundiéndose con el paisaje, llegarán al poder.

¿Para qué? Si la nación ha de culminar su fractura, y los niños que sobrevivan al aborto han de ser adoptados por homosexuales, ¿por qué razón habríamos de votar al Partido Popular?

– ¡Por lo menos Zapatero nos sacó de la crisis!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s