¿Hay alguna diferencia entre la dirección del PP y la ejecutiva del PSOE?

Zapatero y Rajoy en el Congreso
La cúpula del PP y todos sus barones siguen pensando como lo haría
cualquier miembro de la ejecutiva del PSOE. Incluso aunque se trate de
Leire Pajín.

Un 15% de rebaja salarial para los
ministros, anunció Zapatero. Y un 15% quieren rebajarse el sueldo los
cargos electos del PP. ¿Acaso
eso es lo sustancial?

En plena
hemorragia populista, Mariano Rajoy dijo en la reunión que ayer
mantuvo con los presidentes regionales populares que "es más justo reducir gasto en
TVE que no a los pensionistas", y pidió recortar el presupuesto de la
cadena y las subvenciones a los sindicatos en lugar de congelar las
pensiones.

El caso es que esta historia ya la hemos vivido. En
ambas orillas. La hemos escuchado en boca de dirigentes del PSOE cuando
están en la oposición, como ahora de Rajoy. No en vano la proliferación de pisos, pisitos y pisazos de
Bono depende del rating de la Uno tanto como el pastel
gürteliano, que el PP de Camps nunca logrará digerir, es siervo del share
de Canal 9.

Ya hemos pasado por esto. Cuando unos y otros llegan al poder, las televisiones no se
tocan, ni las subvenciones, y si nos ponemos muy trascendentes y
hablamos de sueldos, todos a una y ni un céntimo menos. ¿A qué este
empeño en insultar al elector?

Tras su reunión de ayer, el
Partido Popular de Rajoy, Camps y los vascos amigos de quienes negocian
con ETA, ha vuelto a demostrar que nada le diferencia todavía de la
ejecutiva federal del PSOE.  Empantanados en la administración de la
irrelevancia, empeñados en que la política tenga la asepsia de un
laboratorio y no responda jamás a ideas y principios, los dos grandes
partidos españoles (solo en porción de presupuesto público, que no en
grandeza ni en patriotismo) creen que lo que necesita la nación, esto
es, la ciudadanía, es un plan de ajuste económico, yo me rebajo el 15,
tú te congelas la pensión.

Mientras tanto, la nación, esto es, la
ciudadanía, asiste impotente a la descomposición de la convivencia. Y
no porque la depresión se prolongue sino porque eso que la clase
política llama “sistema educativo” sigue siendo un estercolero
putrefacto y porque lo que llaman “la cultura” o “los artistas” o “los
intelectuales” no son en España otra cosa que un sumidero inmundo.

Pero
sobre todo porque no hay ni una sola propuesta política salida de un
partido español que esté fundamentada en un proyecto de sociedad por el
que valga la pena sacrificarse.

Esta clase política irrelevante y
mediocre que hemos elegido le pide a la nación, esto es, a la ciudadanía,
que se quede en casa resignada ante sus propuestas económicas a cambio
de la promesa de  volver a ser como éramos antes de la crisis.

Nuestros
representantes, unos y otros, piensan que vale la pena esforzarse en volver a
reconstruir la sociedad que desembocó en la crisis política,
institucional, moral, económica y cultural que estamos viviendo. Y lo
que es peor, es posible que también lo piensen buena parte de los
ciudadanos.

Más en

Un presidente regional
español cobra lo mismo que el premier británico

¿Qué
dicen los blogs del PSOE?

¡No
es la economía, Rajoy!

Anuncios

Un comentario

  1. Si no reconstruímos la educación España perderá una generación sin remedio y su puesto en la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s