El Papa, Newman, Handel y los after hours


 

Benedicto XVI entró en Hyde Park mientras sonaba el Aleluya del Mesías de Handel. Se puede mejorar la bienvenida musical y preparar una vigilia de oración con más tino musical. A ver qué le ponemos cuando venga por aquí. ¿Prescindirán en Barcelona de localismos? Me temo lo peor. A la mínima colocan los pajaritos. ¡Si el pobre Casals levantara la cabeza!


Yo no elegiría el Ombra mai fù porque ni me siento particularmente ecologista, ni tengo el descaro de retorcer tanto el sentido del Serse como para asociar la letra a la Cruz. Pero he de reconocer que me gusta bastante más que el Aleluya londinense:

Ombra mai fù di vegetabile cara ed amabile soave più.

Jamás ha existido sombra vegetal tan querida y amable.

El Papa siempre ha sido más mozartiano de handeliano. Es una difícil elección. Para un buen intérprete, como es Benedicto XVI, elegir el camino más difícil siempre es arriesgado, aunque imagino que proporciona mayores satisfacciones. Para el simple aficionado la elección es imposible.

En el parque londinense este Papa de pensamiento tan inabarcable como la música de sus compositores preferidos, dijo:

“Al final de su vida, Newman describe el trabajo de su vida como una lucha contra la creciente tendencia a percibir la religión como un asunto puramente privado y subjetivo, una cuestión de opinión personal (…)

La vida de Newman nos enseña que la pasión por la verdad, la honestidad intelectual y la auténtica conversión son costosas. No podemos guardar para nosotros mismos la verdad que nos hace libres; hay que dar testimonio de ella, porque pide ser escuchada. Y su poder de convicción proviene de sí misma y no de la elocuencia humana o de los argumentos que la expongan”.

Está bien, Santo Padre, ¿pero eso cómo se hace? Hoy, muy temprano, he dado una vuelta por el centro todavía sucio de la ciudad. Los sin techo dormían aún en los portales, el carrito del súper al lado, última posesión de nuestros ignorados desposeídos. (¿Qué hacen el resto del día? ¿Son realmente invisibles? ¿O simplemente hemos dejado de verlos?)

Los con techo pertenecían todos a la misma especie. La mayoría, menores de 25. Saliendo de bares sin horas. Caminando hacia camas a las que no quieren llegar. En los ojos, las frustraciones de toda la noche. Cómo reconozco la vida vieja. “Durante mucho tiempo tu paciencia me ha esperado –escribió el Cardenal Newman-. Tú me guiarás por desiertos y pantanos, por montes y torrentes hasta que la noche dé paso al amanecer y me sonría al alba el rostro de Dios.” La vida vieja. San Agustín lo explicó mejor todavía: “Tarde te he amado, Belleza siempre antigua y siempre nueva. Tarde te he amado. Y he aquí que tú estabas dentro y yo fuera. Y te buscaba fuera.”

Un joven, apenas 22 o 23, hablaba con el portero de un local levantando demasiado la voz. Como se habla cuando todavía se es incapaz de controlar los efectos de vete a saber qué. El portero le decía: “Si eso te hace feliz, sigue con ello”.

El chico no parecía demasiado convencido y, mientras trataba de mantener una verticalidad digna, le daba vueltas una y otra vez a lo que nunca reconocerá ni siquiera ante su conocido más íntimo: el miedo y la soledad que anidan en el fondo de su corazón.

No había leído todavía las palabras del Papa en Hyde Park, pero he pensado algo parecido al ver ese extravío tan familiar. “Ahí está”, me he dicho. “Está buscando lo que tú buscabas. Ve y explícaselo”.

No he sido capaz, Santo Padre. No debo tener alma de misionero. O peor, no debo tener la fe que creo tener. Al entrar en la Encarnación me he dado cuenta de que todavía no he soltado la rama a la que me agarro. Los after hours tienen tantas formas.

Anuncios

2 comentarios

  1. No se trata de tener fe sino de saber transmitirla. Confieso que yo también me veo incapaz.

  2. Bueno, Miguel, creo que el hecho de que hayas escrito lo que has escrito (y lo has hecho en muchos otros posts), es una forma de misión. No te “castigues” y sigue iluminando la realidad como Dios te dé a entender. Es una gran misión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s