¿Y qué ha de hacer un católico frente a los nuevos años 30 de los que habla el Papa?

"Si el comportamiento de los católicos hoy es el mismo que el de los años 30; si envalentonamos a los enemigos de Dios con nuestra pasividad, vamos por el mismo camino que en los años 30. Está en nuestras manos evitar el desastre: pero no callando, no escondiéndonos, no poniendo la otra mejilla, sino saliendo a la luz".


No soy yo quien hoy ha escrito esto. Ya me hubiera gustado. Pero aunque comparto plenamente la idea, no habría logrado expresarla con tanta exactitud como pasión:

"¿Qué ha hecho el Papa? Pues algo tan sencillo como llamar a las cosas por su nombre. Decirnos que si el comportamiento de los católicos hoy es el mismo que el de los años 30; que si envalentonamos a los enemigos de Dios con nuestra pasividad, vamos por el mismo camino que en los años 30.

Que está en nuestras manos evitar el desastre: pero no callando, no escondiéndonos, no poniendo la otra mejilla, sino saliendo a la luz, tal como hemos hecho para recibirle; exhibiendo con orgullo nuestra noble condición de católicos; defendiendo abiertamente la fe y los modos de vida en que creemos. Antes de que sea demasiado tarde; antes de que se ponga tan difícil dar testimonio de nuestra fe, que acabemos hablando en griego y tengamos que llamarlo martirio.

El Papa lo ve clarísimo: España fue el banco de pruebas, campo de batalla en fin de cuentas, en que los totalitarismos europeos hicieron su primer experimento. Aquí nos tocó el totalitarismo marxista, que se empeñó en darle la vuelta a la realidad social de España mediante su revolución furibundamente anticatólica.

El ensayo de liquidación de católicos en España, le sirvió a Alemania para su liquidación de judíos. El método era el mismo. La España de los años 30 no pudo llegar a las aberraciones de Alemania porque la guerra le paró los pies. La determinación de los comunistas por liquidar católicos, no era menor que la de los nazis por liquidar judíos. ¡Los nefastos años 30!"

Este texto procede del blog de Germinans germinabit en InfoCatólica. El artículo completo se puede leer en España, de nuevo campo de batalla.

Anuncios

9 comentarios

  1. Mil gracias por esta entrada Miguel.
    Lo llevo diciendo hace tiempo y lo seguiré diciendo, gran número de católicos que rezan, pero que caen en la omisión, siempre por miedo y por el “qué dirán”. Se esconden detras de un miedo a que sus movimientos sean criticados para no mover un dedo, para seguir autoconvenciendose de que podrán ser santos en sus rutinas, y esto puede ser válido para muchos y muchas, pero NO para todos ni todas.
    Conozco a muchos y muchas, que están preparados para encargarse del gobierno, profesionales en todos los campos que puden hacerlo muy bien, pero es más fácil andar entre aulas y pupitres, entre charlas y retiros, que obedecer los llamados tanto de Juan Pablo II, como de Benedicto XVI:
    “…Y por este motivo, invitó particularmente a los fieles laicos, en virtud de su vocación y misión bautismal, a ser “no sólo ejemplo de fe en público, sino también a plantear en el foro público los argumentos promovidos por la sabiduría y la visión de la fe”. Les dijo que no tuvieran miedo a servir a través de la política, porque “la sociedad actual necesita voces claras que propongan nuestro derecho a vivir, no en una selva de libertades autodestructivas y arbitrarias, sino en una sociedad que trabaje por el verdadero bienestar de sus ciudadanos y les ofrezca guía y protección en su debilidad y fragilidad”. Excluir a Dios, a la religión y a la virtud de la vida pública –había dicho nada más llegar a Escocia– “conduce finalmente a una visión sesgada del hombre y de la sociedad y por lo tanto a una visión restringida de la persona y su destino” (Caritas in veritate, 29)”
    http://www.fluvium.org/textos/iglesia/igl1104.htm

  2. He dicho esto muchas veces y me han llamado agorera y exagerada. Ahora, por desgracia,la realidad empieza a darme la razón. Agradezco mucho las palabras del Papa.

  3. Me rechina.
    Que el Papa diga que la situación actual de España “recuerda” a la de los años 30, no significa que diga que estamos viviendo como en los años 30, ni que se esté repitiendo aquello,- que ni remotamente se puede comparar al genocidio judío, ni por le número, ni por la intención, ni por el carácter científicamente calculado de los nazis… más de uno se pasa de frenada siete pueblos.
    Desgraciadamente, por más vueltas que le dé se me ocurre que políticamente hoy por hoy se puede hacer muy poco. Pero socialmente mucho. ¿Cómo? Para empezar, usar el Evangelio con asiduidad, leerlo y releerlo, y aprovechar las citas que hace del Antiguo Testamento para echarle un vistazo, pues el nuevo en el antiguo está latente. Para continuar, otro libro de cabecera: el Catecismo, una página diaria, y en poco más de dos años te lo has leído entero, lo agradecerás. Unas cuántas Encíclicas, Exhortaciones y Cartas Pastorales, Deus Caritas Est, por supuesto, Evangelium Vitae, Hemanae Vitae, Familiaris Consortio, Mulieris Dignitatem. Quien no pueda con el lenguaje eclesiástico, que busque algún buen resumen. Formación, siempre a partir de un director espiritual. Información, además de esta página, es muy notable Aceprensa, que aconsejo vivamente, una publicación de una semana que informa más que todos los diarios juntos. Formación e información, pero ante todo espiritualidad, examen de conciencia sacramentos, dejarse llenar de la Gracia. Y cuando uno está lleno, participación: ayudar a formar, a dar catequesis. Y desde luego coraje, para defender la fe en todos los ámbitos, y un aviso, antes por las obras que por las palabras, en silencio se puede hacer un apostolado magnífico. Y si llega la hora del martirio, que en su máxima expresión no llegará, tomarlo como un inmenso don. De verdad, muchas de vuestras angustias tienen respuesta directa en el Evangelio, hay que sabérselo de memoria, y llevarlo al corazón, si no, no hay nada que importe un comino.

  4. Pues sí, JL, todo eso que dices. Y luego, o mejor, mientras tanto, un poco más de visibilidad. En España nadie discute que podamos hacer todo esto, lo que se nos discute es precisamente la presencia pública.
    Aunque hay algo, Juana de A., María M., que siempre enturbia esa presencia pública: las siglas.
    No creo que la presencia pública de un católico pase por unas siglas concretas y me produce rechazo quien, desde unas siglas, se proclama defensor de la fe. En mi opinión ningún partido, ninguna ideología, pueden satisfacer a un católico, pero no por ello hay que dejar de actuar. Y votar.

  5. Estoy contigo Miguel, “las siglas” que yo quiero aún no se han inventado, pero también hay una cosa muy cierta que es a lo que me he querido referir; que los que valen se esconden tras un “nombre” de un carisma, y no se lanzan por miedo a que se hable mal de ellos, o de el, lo que demuestran tener escasa fe en el Señor.
    Como dijo un gran santo: “Miedo y verguenza solo para ofender a Dios”.
    Espero haberme exzplicado un poquillo mejor. Jeje

  6. Impecablemente, gracias

  7. MR (Monárquico y republicano) · · Responder

    Pues yo creo que Su Santidad se equivoca… La situación actual en España es muchíiiiisimo peor que la de los años treinta. Porque no hace falta persecución -la hay, pero como no cuesta sangre parece que no exista-, ya que somos un país inculto que no lee -¡Ay, JL, y ni va a leer la Biblia, el Catecismo o encíclica alguna-, consume telebasura a toneladas y vota con sumo gusto a esta banda de impresentables que nos malgobierna, muchos de cuyos votantes se dicen “católicos”. Somos un pueblo con la conciencia adormecida, apoltronado, vago, comodón y cobarde. Conque, ya por cobardía, ya por ósmosis, ya por tibieza, no moveremos un dedo por nuestra Fe.
    Deberíamos tomar ejemplo de nuestros hermanos evangélicos, que no tienen ningún complejo en hablar de ella, ni ningún miedo al qué dirán.

  8. MR (Monárquico y republicano) · · Responder

    P.D.: En cuanto a lo de las siglas, estoy con nuestro estimado d. Miguel… Quizá porque en este país hemos sufrido el nacionalcatolicismo -ese que ahora sufren los vascos, cuyas siglas son “P.N.V.”-, que ha hecho un daño terrible y del cual sufrimos ahora las consecuencias, debido a que muchos aún meten en el mismo saco iglesia-extrema derecha, de la misma forma que meten -¡y asumen!- izquierdista-ateo-comecuras-prendeiglesias… Este es el país de los tópicos, qué se le va a hacer.

  9. Pero hombre de Dios, ¿de dónde saca eso de que Hitler se inspiró en la persecución religiosa roja en España para aplicarla a los judíos? Por favor, la justicia sólo prevalecerá con la verdad en la mano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s