El País y El Mundo, estercoleros de la profesión

Para vergüenza de la profesión y de sus empresas, El País y El Mundo han aceptado el tour organizado por el sátrapa marroquí para mayor gloria de su reinado.


La excusa, por supuesto, es el derecho a la información. Un derecho convertido en tapadera en manos de estos dos periódicos, dispuestos a aceptar las condiciones de Mohamed VI a cambio de poder hacer unas fotos (las que les digan) y de poder escribir unas líneas (las que les permitan).

La profesión es un estercolero. Y de vez en cuando quienes dirigen los grupos de comunicación echan unas palas más de mierda para que nadie pueda asomar la cabeza sin empaparse.

Anuncios

2 comentarios

  1. Si señor. Así es. Y ya no se libra ni uno.
    No sé si te has fijado de que en el caso Sostres, no ha habido ni un solo medio de comunicación, ni uno solo sin excepciones, que se haya puesto del lado de los niños que oian al enfermo ese, todos se han referido en exclusiva a: “comentarios privados” (cuando no eran privados al haber niños delante de tres colegios), o desviaron la atención hacia el compadreo politico para salvarle el trasero al sujeto ese.
    Esta visto que ya el regimen nazi del PSOE ha podido con todos, y es que cuando no se tien criterios sólidos y una sólida moral, ocurre que se venden al mejor postor.
    De todas formas “El País” y “El Mundo” siempre han sido amigos de esta caterva.

  2. Respecto a El País no me extraña su proceder: siempre ha mantenido su posición al lado de los más corruptos e ineptos colocados en el poder, manipulando la realidad y justificando los desmanes políticos. Lo que me resulta más vergonzoso e indignante es la actitud que mantiene El Mundo. Se dedica a “informar” dando una de cal y otra de arena. Se diría que no quiere ser identificado claramente con el gobierno en el poder. Intenta nadar y guardar la ropa. Pero esa actitud, lejos de confundir a los lectores, le delata. Pedro J. es un pusilánime y un lobo más, de entre tantos, que se presentan ante el público bajo una piel de oveja para dar la imagen contraria de lo que son. Carece de personalidad y de carácter. Es un timorato. Recurre a la astucia del cobarde para mantener su períódico y enriquecerse gracias al sistema político ideal para los cínicos, hipócritas, ambiciosos y corruptos: la partitocracia.
    Un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s