Esperando el cántico nuevo


 

Nostalgia de la música que esperamos.

Santa Cecilia, recuérdale nuestra impaciencia.

“Oí también un sonido que bajaba del cielo, parecido al estruendo del océano, y como el estampido de un trueno poderoso; era el son de arpistas que tañían sus arpas delante del trono, delante de los cuatro seres vivientes y los ancianos, cantando un cántico nuevo. Nadie podía aprender el cántico fuera de los ciento cuarenta y cuatro mil, los adquiridos en la tierra.” (Libro del Apocalipsis)

En el principio de la Misa del Papa en Santiago, las primeras notas que sonaron fueron las del Haw excellent thy Name, o Lord, del Saul de Haendel. Comprendo que el sabio director musical de la ceremonia se decidiera por ese fragmento, sin duda más adecuado para la ceremonia, pero me sigue gustando más el Oh Lord, Whose Mercies Numberless:  

“O Lord, whose mercies numberless

O'er all thy works prevail:

Though daily man Thy law transgress,

Thy patience cannot fail.

If yet his sin be not too great,

The busy fiend control;

Yet longer for repentance wait,

And heal his wounded soul.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s