El pequeño Milosevic y la “plenitut nacional”

Todas las ceremonias fascistas, sea cual sea su grado de podredumbre, resultan vistosas  y a menudo espectaculares. En el caso de Cataluña solo lo primero, porque el nacionalismo catalán se queda en fascistoide y además nunca fue espectacular.


Rodeándose de algunos de los más insignes corruptos convergentes, Artur, el pequeño Milosevic, prometió “plena fidelidad al pueblo catalán”, habló de “transición catalana” y se refirió a una siempre convenientemente ambigua “plenitut nacional”. No mencionó los Sudetes, pero no hacía falta: a su lado Durán Lleida daba testimonio de anexión perpetua.

Los catalanes sabemos mucho de la mencionada “plenitut”. Dispusimos de casi 30 años para apreciar sus supuestas virtudes. El tripartito, no nos engañemos, fue tan solo la juerga de los golfos del nacionalismo catalán que hemos pagado todos los demás. Pero ahora llegan los de verdad, los profesionales de la cosa, sus inventores, los pata negra de la Serbia occidental.

Y con ellos la “plenitut”, una estrategia a la que Francis Ford Coppola dedicó tres películas y la democracia española, todos sus presidentes: “Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar.”

La “plenitut” es a la vez jugada de mus (en este caso, de botifarra) e inversión a medio plazo; es chantaje sin modales de bróker de provincias vestido de Paseo de Gracia y atraco callejero; es red clientelar y ataque de cuernos (a la “plenitut” en Andalucía la llaman “culo veo, culo quiero”).

También es sufrimiento, segregación, rechazo, xenofobia.

La “plenitut” es la cara que pone el nacionalismo convergente cuando le están mirando: se esfuerza por aparentar que considera real lo que imagina.

La “plenitut”, que encuentra su hábitat óptimo con gobiernos socialistas pero se desarrolla estupendamente con ejecutivos populares, la sufrirán los ciudadanos que quieran hacer uso de su libertad y la pagarán todos los españoles que no puedan huir del fisco.

Las cuatro provincias catalanas a las que Artur, el pequeño Milosevic, imagina en un planeta distinto al del común de los mortales españoles, inician una nueva etapa de corrupción y degradación política e inevitablemente moral. Una etapa mucho más peligrosa y tóxica que la del tripartito, porque ahora se restringirán libertades con modales más cuidados y la mano de pedir aparecerá enguantada.

Ha vuelto CiU. Regresan los que viven de explotar bajas pasiones. Igualdad y libertad en España: más que ayer, menos que mañana.

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Es el primer artículo sobre este tema con el que estoy plenamente de acuerdo. Creo que hemos salido de la sartén para caer en las brasas.

  2. Tú no ets català, feixista invasor!

  3. morta espanya cabró · · Responder

    No només menteixes i manipules,..també censures com feu tota la calanya nazi postfranquista de la puta espanya invasora i assassina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s