La vomitiva pulcritud del nacionalista ante el espejo

Es el partido de la violencia ejercida sobre el otro. El partido que discrimina en razón de la lengua (de momento). Un partido poblado de xenófobos cuyas declaraciones públicas les han puesto en más de un aprieto: "No puedo jugar, mamá, todos los niños son castellanos" (los hijos de Pujol, que hoy dirigen la Generalidad, a mamá Ferrusola). Hoy desde ese partido se pide poco menos que un retorno a lo políticamente correcto.


Se hace llamar Carles Campuzano y es diputado de CiU en el Congreso. Antes fue responsable de las soliviantadas juventudes de su formación.

Carles Campuzano está sufriendo. Así lo afirma en su blog. Padece mucho. El comportamiento políticamente incorrecto le está haciendo sufrir, y por eso declara:

“Algunos echamos de menos el tan menospreciado ‘políticamente correcto’.”

Dice más cosas este hombre sensible:

"El insulto, la demagogia incendiaria y la mentira siempre tienen consecuencias".

"Las palabras envenenadas de odio acostumbran a transformarse en violencia".

Insinúa, desliza la insidia. Traslada la matanza de Tucson a España a la manera de Artur Mas: “Dios no quiera que gane el PP”. J.L. Carod expresó una idea parecida de otra manera:

“El estilo catalán de hacer política es más educado, más civilizado, no agresivo ni destructivo.” (Avui, 21.6.06)

El pasado domingo, en el periódico La Vanguardia, Artur Mas, jefe de Carles Campuzano declaraba:

“No avanzaremos gracias a Madrid, porque siempre nos pondrá todos los impedimentos posibles, la historia lo demuestra. Hacia la plenitud nacional se avanza con una conciencia nacional. Siempre habrá pequeños grupos que no se identifiquen pero no hay más camino que picar pedra. Hay que convencer a la gente de que ser catalán no es sólo un problema de herencia, sino que también es un tema de proyecto. Que ser catalán es mejor que no serlo, que en Catalunya se hacen las cosas bien, que nuestra cultura es atractiva, nuestra lengua seduce y nuestra creatividad se contagia.

¿Hasta dónde está dispuesto el Estado español a cambiar para acoger a Catalunya, hasta dónde está dispuesto a cambiar para que Catalunya se sienta respetada y apreciada dentro del Estado español?”

Los creadores del control lingüístico de la población a través de una red de oficinas de delación y de las multas lingüísticas sienten nostalgia de lo políticamente correcto:

“Nosotros no vamos a dar marcha atrás en la inmersión lingüística en catalán. Hay que hacer cosas de discriminación positiva para ayudar a que el catalán sea conocido por todo el mundo. Eso pasa por la inmersión lingüística en la escuela.” (Artur Mas en La Vanguardia)

Más información en

Anuncios

4 comentarios

  1. Es delirante todo lo relacionado con el nacionalismo, ideología perversa que antepone supuestos derechos de lenguas o territorios a los derechos del individuo. Es antidemócrata por definición propia.
    Pero en el fondo, lo que se oculta detrás es el caciquismo, el trinque y esa política del 3% que dijo Maragall en un calentón y que no explicaron después.
    En cuanto a las inmersiones lingüísticas, consiste en recurrir a la lengua como elemento de diferenciación a falta de una raza en que apoyarse. La lengua, que es una herramienta, la convierten en algo exotérico. Lo peor es que las inmersiones lingüísticas son gastos improductivos. En el mundo sólo es rentable ya los idiomas internacionales, el inglés, el español, el francés, y pocos más. Lenguas como el sueco, el alemán, el holandés, por ejemplo, están en retroceso por la ley de selección de las lenguas, que actúa como la ley de la Selección de Darwin de las especies.

  2. Lo peor es que encima se consideran los buenos en esta historia…

  3. Bucan
    “ideología perversa que antepone supuestos derechos de lenguas o territorios a los derechos del individuo”
    Perversa, todo lo que usted quiera, pero lo que antepone son los derechos de una comunidad a los del individuo, cosa que hace la inmensa mayoría de ideales políticos y religiosos humanos. Esa comunidad puede ser cultural como en este caso, o lingüistica, religiosa, una determinada clase social…
    El caciquismo y el trinque se pueden esconder detrás de cualquier sigla e idea, te lo dice un canario que ha visto mamandurria de PSOE, PP y CC (nuestro nacionalismo parlamentario) a partes iguales durante mucho tiempo.
    Por último, al hablar así de los idiomas que le parecen dignos de supervivencia queda claro la riqueza y profundidad que tendría un mundo que se moviera a su ritmo: un mundo escrito en muy pocas lenguas, supeditado a la rentabilidad y la homogeneidad cultural funcional.
    En su mundo pobre y triste no quiero vivir, gracias, me quedo con las taifas improductivas y sus lenguas en retroceso; son más interesantes que España.

  4. FÓRA OPRESSORS ESPANYOLS · · Responder

    ya,…los españoles se creen los buenos y son unos hijos de puta que han asesinmado por doquier a lo ancho del planeta,…¿o no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s