El problema es Cataluña

6a00d8341c561c53ef00e54fc1edf88833-640wi
Durante décadas he opinado que abrir la puerta a la independencia sería traicionar a muchos compatriotas que no están por la labor y que se supone que son la mayoría. Desde 2004, he llenado este libelo de prolijas argumentaciones en ese sentido. Creo que mantener esa postura hoy es ya un error.


Después de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estatuto catalán, creo que es un error. Lo es después de constatar por activa y por pasiva que PSOE y PP nunca abordarán  la redacción de una nueva constitución, o al menos la reforma en profundidad de la actual, tan ingenua como ineficaz.

Es en mi opinión un error a la vista de la reacción de la ciudadanía ante la posibilidad de un proceso de secesión: ya lo hemos digerido. ¡Y la verdad es que nos da igual!

En Cataluña los ciudadanos pueden votar lo que quieran, como en el resto del país. Y votan siempre nacionalista. Cierto, la mayoría no vota. Pero a todos los efectos da igual: quienes se abstienen son los primeros responsables de que siempre ganen las opciones nacionalistas.

En el resto de España se empieza a pasar de este asunto. Lógico, demasiados años ocupados de las ocurrencias del nacionalista de turno.  No es posible prestar atención tanto tiempo a tanta estupidez. Añadamos que los gobiernos de la nación, el actual y el que viene, no van a tocar una coma del cochambroso estado de las autonomías.

Sumemos ambos factores: la desidia ciudadana, que termina siendo cómplice, y la inoperancia de los partidos supuestamente nacionales para defender una idea atractiva de nación, que también es cómplice. El resultado es que caminamos hacia la secesión de Cataluña (otras regiones no tienen el mismo peso demográfico, esto es, electoral, y no lo conseguirán).

A la vista de todo ello, y frente a quienes creen que el problema no es Cataluña, mi conclusión, la de un catalán no nacionalista, es que debe imponerse el pragmatismo: como no lo vamos a arreglar porque en realidad a la mayoría le importa ya un cuerno y con los partidos y las instituciones del Estado no se puede contar, tratemos de evitar más daños. ¿Cómo? Ofreciendo abiertamente al gobierno regional catalán un acuerdo de secesión, que forzosamente deberá contemplar algunos requisitos mínimos: 

1º La revisión de las inversiones del Estado en Cataluña desde el establecimiento de la democracia hasta nuestros días. Sí, la deuda histórica. La hay, en efecto, pero no como la pinta el nacionalismo. Si quiere llegar a serlo, el futuro Estado catalán tendrá que compensar económicamente a España. No se trata de una devolución en bloque de las inversiones públicas pero sí de una suerte de indemnización por los recursos perdidos por España en las cuatro provincias. Si quieren disponer en cuatro provincias de 17 aeropuertos, como reza el plan de la Generalidad, tendrán que costearlos los ciudadanos del nuevo Estado, no el resto.

2º La creación de un estatuto de minoría para los castellanohablantes. Son mayoría, pero si en la fase de autonomía han sido tratados como perros apestados en el sistema educativo, cuando llegue el Katalanischreich puede que terminen luciendo una estrella en la solapa. No será preciso que el estatuto de minoría para quienes prefieran seguir siendo españoles esté tutelado por Acnur, la Agencia de la ONU para los Refugiados, pero será preciso buscar algún organismo europeo que supervise su aplicación. El estatuto de minoría incluirá la existencia de un sistema educativo en español, en igualdad de condiciones, así como la cuota pertinente de español en centros de enseñanza, administración pública, iglesias, medios de comunicación, etc., y la obligación de la nueva administración de dirigirse a los españoles de Cataluña en español. Asimismo la administración del nuevo país deberá contratar una cuota mínima de funcionarios entre estos ciudadanos, que no estarán obligados a utilizar más que su lengua materna, de acuerdo con los criterios para minorías que está aplicando naciones Unidas.

3º La renuncia al anschluss ante todos los organismos internacionales. No habrá Sudetes catalanes al otro lado del Ebro, ni se seguirán reivindicando territorios supuestamente catalanes en Aragón, Comunidad Valenciana, Baleares, Francia e Italia.

4º La desvinculación total con España. El acuerdo de independencia recogerá explícitamente que España no tiene ninguna obligación posterior con las cuatro provincias, de ningún género. Lo que incluye que no existe por parte de nuestro país ninguna obligación de apoyar el ingreso de las cuatro provincias en la Unión Europea.

_________________

A pesar de todo ello, te recomiendo que hoy leas El problema no es Cataluña.

Anuncios

14 comentarios

  1. Perfecto. Totalmente de acuerdo. Es necesaria una Ley de la claridad en España.
    http://laws.justice.gc.ca/eng/C-31.8/FullText.html

  2. Interesante artículo, comparto muchos puntos. Yo como española no catalana siempre he tenido esa opinión, que dar la independencia sería traicionar a los españoles catalanes. Pero llegados a este punto, estoy harta de tanta tontería catalanista. Si quieren la independencia, q hagan un referendum. SI o NO, así de sencillo. Y que si se independizan, q lo hagan al 100%, desde la liga de fútbol, hasta el tema ecónomico, con proceso para entrar en la UE y el Euro así como el la ibre circulación de mercancias. Que no se beneficien de lo que TODOS los españoles hemos conseguido juntos.
    Aún así, espero, ingenuamente, que todos los catalanes se den cuenta que este catalanismo irracional les perjudica más que beneficiarles, y que se den cuenta que el resto de España no es su enemiga y que nos necesitan al resto para seguir siendo una comunidad “puntera”.
    Perdón por el discurso.
    1 saludo

  3. Vaya, Inma, muchas gracias. Desde el siglo pasado, nadie pedía perdón por algo en un comentario. Aunque en este caso no ha lugar, se agradece comprobar que quedan buenas maneras en la red.

  4. Sí, estoy de acuerdo, convendría que alguien fuera moviendo una Ley de Claridad también aquí. Sería un buen primer paso para que los nacionalistas y quienes les votan por activa o por pasiva se dieran cuenta del juego que se traen.

  5. En la manifestación del pasado sábado, Juan de Dios Dávila afirmó: “el terrorismo busca una sociedad incapaz de mantenerse firme en sus convicciones”. Eso mismo es lo que ha buscado durante años el nacionalismo catalán mediante la violencia contra el discrepante, el chantaje a los gobiernos centrales y el insulto permanente contra el resto de los españoles. Buscaban provocar odio a Cataluña, para luego hacerse las víctimas.
    No ha sido el único caso. Aquí en Galicia los nacionalistas han jugado a lo mismo, a insultar a España para que desde el resto de España se odie a los gallegos y utilizar ese odio aquí como medio para generar victimismo y más nacionalismo. La diferencia entre uno y otro caso es que el nacionalismo gallego no ha tenido tanto eco como el catalán, y los grandes partidos españoles no han cedido tanto ante los nacionalistas gallegos como lo han hecho ante los nacionalistas catalanes, a los que han usado una y otra vez como comodín para asegurarse el poder, siempre a costa de debilitar a España. Y esto lo ha hecho tanto la izquierda (PSOE) como la derecha con Aznar.
    Esas palabras de Juan de Dios Dávila, Miguel, las traigo a colación tras leerte en esta entrada expresiones como éstas: “¡Y la verdad es que nos da igual!”, “no lo vamos a arreglar”, “a la mayoría le importa ya un cuerno”… Al mismo tiempo que criticas el abstencionismo en Cataluña, ofreces como solución la indiferencia. La misma indiferencia que nos hemos encontrado muchos gallegos desde buena parte de la sociedad española cuando denunciábamos los abusos nacionalistas en nuestra tierra. La misma indiferencia que se encontraron durante muchos años los constitucionalistas vascos. La misma que se encuentran hoy los objetores a la EpC, los homeschoolers y otros individuos y colectivos que ven sus libertades pisoteadas.
    Por otra parte, ¿crees que de concederse la independencia a Cataluña se conseguiría un un estatuto de minoría para los castellanohablantes? ¿Quiénes van a luchar por ello, los mismos que no han movido un dedo contra la imposición nacionalista ahora que esa región es española? ¿Los mismos políticos que han cedido ante las multas lingüísticas y ante la inmersión en las escuelas van a conseguir un un estatuto de minoría para los castellanohablantes? No. Lo que pasaría es que abandonaríamos a muchos miles de catalanas castellanohablantes, a muchos miles de catalanes españoles en manos de unos tiranos. De ocurrir eso, España facilitaría la creación de un miniestado nazi en el corazón de Europa, un miniestado basado en discursos identitarios, un estado excluyente, racista y liberticida. No esperes estatutos de minorías en una Cataluña independiente. A lo sumo, sólo nos encontraríamos con una brutal limpieza social y lingüística para echar a los discrepantes, someterlos mediante la violencia o algo aún peor.
    En cuanto al riesgo de anexión de otras regiones, ¿aún crees que el nacionalismo se considera satisfecho alguna vez? El nacionalismo es insaciable. Se alimenta de la claudicación de los demócratas. Cuando más se cede ante el nacionalismo, más engorda, como ocurre con todo movimiento totalitario. Si se cede en algo tan clave como la soberanía nacional, si se llega al extremo de desmembrar España para contentar a los nacionalistas catalanes, ¿crees que no se considerarán lo bastante crecidos como para buscar anexiones e incluso exigirlas?
    Desde luego, yo no tengo la menor intención de abordar este asunto desde la indiferencia. Los derechos individuales de los catalanes no me dan igual. Los catalanes oprimidos por el nacionalismo no me dan igual. Los catalanes que se sienten españoles no me dan igual. Son mis compatriotas, y su suerte me concierne como español que soy.

  6. Gracias, Elentir.
    No es indiferencia, es pragmatismo. No me apetece ser el último en abandonar el barco cuando veo que a nadie le importa lo que está pasando a bordo.
    Mis paisanos votan y deciden. Bien, después de 30 años han tenido tiempo de enterarse. Allá ellos. Se quejan, claro, dicen que no son nacionalistas, pero no hacen nada por evitar lo que sucede: se quedan en casa. ¿Y hemos de ser los demás los que andemos protegiéndolos? Caemos en el paternalismo político, no en el patriotismo.
    ¿Y en el resto de España? No necesitan ni quedarse en casa.
    ¿Y la estructura política e institucional del Estado? Aquí el Estado se ha convertido en el bombero pirómano.
    En esta ocasión discrepo, amigo. El nacionalismo ya tiene otro voto de un catalán para largarlos cuanto antes mejor. Es curioso, ¿cuántos españoles nacidos en Cataluña vamos a votar independencia para que desaparezcan de una vez?

  7. Miguel, tengo que discrepar y de forma radical. El nacionalismo nunca tendrá mi voto. Los enemigos de la libertad nunca tendrán mi apoyo. Y desde luego, no daré la espalda a los catalanes españoles, que no son ni uno ni dos: son muchos miles.

  8. Juana de Arco · · Responder

    Yo lo que veo es que en pleno siglo XXI han desaparecido los “caballeros”, y entrecomillo esa palabra porque con ello quiero referirme a esos hombres que nunca tiraron la toalla, que defendieron a España contra viento y marea, que nunca cedieron a los terroristas enmascarados bajo las caretas de “nacionalistas”. NO.
    Si los hombres valerosos se hubiesen rendido en los años treinta, a estas alturas quedaría de España un rompecabezas.
    No sé, pero cada vez me convenzo más que el hedonismo se ha apoderado hasta de quienes menos se esperaba. Y con este hedonismo España va camino de desmoronarse, porque ya quedan muy pocos que luchen por la dignidad de sus semejantes, por su libertad, por no abandonarles en las manos de unos descerebrados, faltos de inteligencia y embrutecidos, que vuelcan sus frustraciones en los demás, y lo malo es que lo están asmilando mentes despiertas pero perezosas.
    Me decepciona muchisimo ver tirar la toalla, ver que unos criterios en principio rectos, estaban contruidos sobre arena, en lugar de sobre roca.
    Espero que solo sea “un temporal” que barre la arena que sobra, y no los pilares de unna firmeza en la que creia.

  9. Y yo espero que no te refieras a mi. ¿Qué tendrá que ver el hedonismo con la estrategia política?

  10. Juana de Arco · · Responder

    Hablo en general como siempre se hace en los blogs. Lo que pasa es que hay temas que quizás nos toquen más que otros. Al menos a mi me pasa, no sé si será por la costumbre de hacer examen de conciencia a diario.
    Recuerdo aún que cuando hice mi primerisima confesión general, el sacerdote me dió un librito donde se podía hacer el examen por los Mandamientos. La cuestión es que a los dos dias al acercarme a confesar, le dije al sacerdote: “padre me acuso de todo el librito”. La carcajada fué monumental, retumbó en toda la iglesia y mis compañeras de catequesis creian que le había contado un chiste.
    Si nos analizamos bien, sin miedo, la respuesta nos la daremos nosotros mismos.
    Desdeluego tú no creo que tires la toalla, y la muestra es el “Proyecto Zapatero”. Solo desde la valentía se puede escribir así, y esa valentía no se pierde de un dia para otro. Jeje
    Un abrazo sincero

  11. Juana de Arco · · Responder

    Respondo a la pregunta que añadiste sobre “hedonismo”.
    Pues todo o nada tiene que ver, depende a qué “estrategia politica” te refieras.
    Si la “estrategia politica” es la de dejar que unos mindundis machacones consigan por medios violentos, y chantajes la división de nuestro país, no solo sin mover un dedo sino incluso apoyándoles, pues todo, porque indica cansancio, indiferncia hacia una mayoria de españoles, y aburrimiento, algo que si en HO se hubiese dado con lo que nos ha llovido, a estas alturas no estariamos aqui con esto.

  12. “Si pudiera cortarles una pierna o un brazo con un hacha oxidada a los tres fascistas estos lo haría sin pestañear”
    Éste es el texto de una de las tantas amenazas que han recibido en Facebook los tres padres que ganaron el juicio en el TS a la Generalitat contra la inmersión en catalán, lo publica Abc:
    http://www.abc.es/20110209/comunidad-catalunya/abcp-mama-dejaran-estudiar-castellano-20110209.html
    El día que abandonemos a esos y a otros padres en manos de una Cataluña independiente gobernada por auténticos nazis, a esas familias les aguarda lo peor. No voy a quedarme de brazos cruzados ante eso ni mucho menos apoyarlo.

  13. Si los catalanes recibiéramos un trato justo dentro de España no pediríamos la independencia.
    Me remonto , para pararme en algún punto de la historia , en el año 1714 cuando Felipe V llegó con sus tropas a Barcelona , que fue vencida. Se implantaron los Decretos de Nueva Planta , subyugando así a la nación catalana. Se prohibió el catalán , se anularon nuestras instituciones y se nos multiplicaron los impuestos por 7. Eso conllevó a un aumento del nacionalismo catalán , que ya había nacido desde la “destrucción” de la Corona de Aragón.
    Dos cientos años más tarde , con el movimiento cultural ,económico y político de la Renaixença nació el catalanismo político que pretendía defender a Cataluña de esos ataques i velar por sus derechos como pueblo. Una Catalunya ya industrializada se enfrentó a una España agraria y completamente feudal que vivía de las glorias pasadas ( un claro ejemplo: la guerra de Cuba.)
    Años más tarde venían las dictaduras de Primo de Ribera, Francisco Franco y la guerra civil que a parte de castigar a toda España , también castigó duramente a los catalanes , como siempre. Se nos prohibió cualquier manifestación en nuestra lengua , se cerraron revistas y periódicos y se inició una persecución que acabó con la vida del presidente Lluís Companys , entre otros muchos.
    Actualmente la situación se ha adaptado a los tiempos que corren , pero en su esencia es la misma. Catalunya entrega a España un dinero que se le devuelve ampliamente dividido y el pueblo catalán ve como sus presupuestos descienden (normal que así tengamos que endeudarnos hasta las trancas) . De mientras el País Vasco controla sus finanzas y da al Estado español el dinero que le sobra. Así mismo el año 2002 salió del Parlament un estatuto aprobado por el 90% de las fuerzas políticas que lo votaron .Este fue recortado sin ningún reparo al llegar a Madrid . Si por aún fuera poco el Partido Popular llevó el texto al Tribunal Constitucional ,( basado en una constitución preciada en su momento , pero que ahora tiene poco de democrática) que lo modificó aún más. Este mismo tribunal emitía luego una sentencia que pretendía castellanizar la educación en Cataluña.
    En la calle la situación no varia demasiado. Recordamos así el caso de Eric i l’exèrcit del Fenix , el chico que fue juzgado de terrorismo por publicar un comentario de ideología independentista en un foro . No olvidemos tampoco el caso del chico valenciano Guillem Agulló que fue asesinado por unos fachas españoles. Y así un sin fin de casos más. En el resto de España , pasa lo mismo, algunos españoles menosprecian a los catalanes y les dedican “comentarios” como los que he podido leer en este foro, también se queman banderas y se provoca desde todos los medios , pero a nadie se le acusa de nada.
    Por las calles de nuestras ciudades cada vez cuesta más oír hablar catalán y en los comercios suelen atenderte en castellano ( para que después vengan los del PP y suelten la pantomima de que en Catalunya el catalán esta perseguido.)
    Nos niegan nuestro derecho a manifestar nuestra voluntad delante de las urnas (¿en una democracia las cosas no se decidían votando y el pueblo tenia total libertad para expresarse? )y nos prohíben también nuestro derecho a definirnos como nación .
    Si recibiéramos un trato justo dentro de España no habría nacionalismo catalán. El pueblo catalán lleva siglos pidiendo igualdad y justicia , pero jamás se nos ha echo caso. Habría que plantearse la cuestión al revés , ¿ es Catalunya quien no quiere “pertenecer” a España? o ¿ es España quien con sus acciones demuestra que no quiere que Cataluña le “pertenezca”?
    Viendo que no somos respetado y que no se escucha a nuestras peticiones ¿que queréis que pidamos si no la independencia? No pedimos que os sintáis catalanes ( es como pedirle a un alemán que se sienta Español) pero si que nos respetéis y nos ofrezcáis un trato justo.

  14. Ares tu si que sabes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s