#acampadasol: de la plaza Tahrir a la checa de Sol

Acampada-sol-antisistema (1)
Las convicciones democráticas de la izquierda española y de su principal representante, el PSOE, son como sus programas electorales: se aplican en función de las circunstancias y de estrategias que cambian cuando conviene.


Decía César Alonso de los Ríos en un brillante y profético libro que para la izquierda las siglas son la única patria. También son la religión e incluso aquello que da sentido a la existencia. La izquierda sustituye la ley natural por el carné del partido correspondiente y a partir de ahí explica el mundo. Exactamente como sucede con las sectas.

De ahí que las convicciones democráticas de los partidos de izquierdas sean convicciones coyunturales. Para la izquierda la democracia nunca ha sido el fin, sino el instrumento. De ahí la importancia de defenderla en sus fases primeras, es decir, antes de haber conseguido el fin último, que no es otro que el poder absoluto de manera permanente: la dictadura.

Semejante afirmación puede resultar escandalosa y propia de extremistas radicales a oídos de la sensible y dócil opinión pública de nuestros días, empapada de pensamiento políticamente correcto, o sea, el que dicta la izquierda. Sin embargo los hechos demuestran con tozudez machacona a lo largo de la historia que la izquierda española, de la mano de su primer timonel, el Partido Socialista Obrero Español, nunca ha tomado la democracia más que como estación de paso para hacerse con el control de la sociedad.

El PSOE ha participado en dictaduras militares de carácter fascista

Directorio militar de Primo de Rivera Cada vez que el PSOE ha tenido oportunidad, ha tratado de acabar con la democracia, sustituyéndola por los modos totalitarios de su proyecto de destrucción de la nación. Incluso en los albores del socialismo español, el Partido Socialista ya dio muestras de su escaso aprecio a los derechos y libertades de la ciudadanía. En los años 20 del pasado siglo, PSOE y UGT se apresuraron a sostener y colaborar abiertamente con la dictadura de Miguel Primo de Rivera, que se extendió desde 1923 hasta 1930. 

Los dirigentes del PSOE y de su sindicato ocuparon altos cargos en el Directorio militar (Largo Caballero fue miembro del Consejo de Estado) y promovieron muchas de sus políticas. Unas políticas que historiadores y estudiosos no han dudado en calificar de emparentadas con el fascismo. Los socialistas las calificaron de otra manera. Indalecio Prieto:

“Ojalá todas las dictaduras fueran como la de Primo de Rivera.”

Los socialistas no tuvieron inconveniente en mancharse las manos durante aquellos años con una dictadura militar y una monarquía encantada del golpismo primoriverista porque de aquella circunstancia podían sacar tajada. Así, utilizaron su participación en la dictadura para cobrar ventaja en la pugna por liderar la izquierda española, aprovechando el Directorio para mantener a raya al incipiente Partido Comunista y para tratar de arrinconar a los poderosos anarquistas de CNT y FAI.  

Y ha encabezado tres golpes de estado

Largo Caballero y Santiago Carrillo 1 de mayo de 1936
Lo han hecho cuantas veces han tenido oportunidad. El 17 de agosto de 1930, agónica ya la dictadura en la que habían participado, se integran en el Pacto de San Sebastián, cuyos miembros se conjuran para organizar un golpe de estado militar que termine con la monarquía y proclame al segunda república. Cuatro años más tarde volverán a hacerlo. Y también dos años después.

El periódico El Socialista, órgano oficial del PSOE, difundía el 3 de enero de 1934, nueve meses antes de que este partido proclamara la República de Obreros y Campesinos de Asturias y la izquierda y los nacionalistas intentaran desde diversos puntos de España acabar con el Gobierno mediante un movimiento golpista:

“¿Concordia? ¡No! ¡Guerra de clases! ¡Odio a muerte a la burguesía criminal! ¿Concordia? Sí: pero entre los proletarios de todas las ideas que quieran salvarse y librar a España del ludibrio. Pase lo que pase, ¡atención al disco rojo!”

El Socialista, 27 de septiembre de 1934, un mes antes de la revolución golpista:

“Las nubes van cargadas camino de octubre: repetimos lo que dijimos hace unos meses: ¡atención al disco rojo! El mes próximo puede ser nuestro Octubre. Nos aguardan días de prueba, jornadas duras. La responsabilidad del proletariado español y de sus cabezas puede ser enorme. Tenemos nuestro ejército a la espera de ser movilizado. Y nuestra política internacional. Y nuestros planes de socialización.”

El Socialista, octubre de 1934:

“En pie y con ánimo inmodificable están al presente todos los trabajadores de España. Todos los trabajadores están a la espera de la crisis insoslayable y prevista por el juego de las fuerzas en jaque: marxistas y antimarxistas. Si se nos pidiera consejo, le daríamos en una sola palabra: rendíos.”

“Hemos llegado al límite de los retrocesos. Se nos ha embromado a los españoles para que nos prestemos propicios a transigir con una amenaza sangrienta. La consigna es particularmente severa: ¡Ni un paso atrás! ¡Adelante! Todos. En guardia, en guardia”

El primero por la izquierda, Largo Caballero
El descaro con que hoy los revisionistas del progresismo, con título académico o sin él, tratan de modificar la historia en nombre de una turbia memoria, cae hecho añicos ante la confesión que en 1944 escribía Indalecio Prieto, dirigente del PSOE, varias veces ministro de la república y participante en la revolución de Asturias:

“Me declaro culpable ante mi conciencia, ante el Partido Socialista y ante España entera, de mi participación en el movimiento revolucionario. Lo declaro como culpa, como pecado; no como gloria. Estoy exento de  responsabilidad en la génesis de aquel movimiento; pero la tengo plena en su preparación y desarrollo.”

Dos años después, en 1936, el PSOE volvió a su actividad golpista de la mano del resto de formaciones de izquierdas y nacionalistas. Aprovechó para ello el recuento de votos de las elecciones, en las que la historia ha demostrado ya que el triunfo del Frente Popular es otro mito del revisionismo progresista.

De los 9.716.705 votos emitidos, el Frente Popular se hizo con 4.430.322 votos. La derecha logró 4.511.031 papeletas. En cuanto a los partidos de centro, sus votos alcanzaron la cifra de 682.825.

1936 Para aliñar los resultados se utilizó primero la calle, donde se pregonó antes del fin del recuento un triunfo de las izquierdas que no había tenido lugar, y también la comisión de validez de actas parlamentarias, que hizo y deshizo hasta cuadrar los números de acuerdo con los intereses golpistas del Frente Popular. Las notorias irregularidades en el voto de cerca de dos decenas de provincias pasaron a mejor vida.

La última muestra de golpismo de la izquierda española

Tras el franquismo, la izquierda española ha cambiado sus modos. Ya no recurre al pronunciamiento militar, pero sigue practicando el golpismo, que forma parte de su identidad. A las jornadas del 11 al 14 de marzo de 2004 han sucedido los alborotos de la acampada de unos pocos miles de ciudadanos en el centro de Madrid. Pero la Puerta del Sol no es la plaza Tahrir sino el embrión de una nueva checa, la que prepara nuestra izquierda en el caso de que a los españoles se les ocurra echar del Gobierno de la nación al PSOE.

La izquierda reacciona hoy ante la posibilidad de perder el poder exactamente igual que en el 34 y sobre todo en el 36: está dispuesta a deshacerse de la democracia con tal de seguir controlándonos.

Cierto, no lo dicen de ese modo, están escarmentados. No hablan de deshacerse de la democracia. Pero cuando cuestionan “el sistema” y dicen que quieren cambiarlo, están hablando de la democracia.

_______________________

En episodios anteriores

A la fascista se le llena la casa de ratas

Anuncios

12 comentarios

  1. Juana de Arco · · Responder

    Miguel ¡¡Gracias!! por esta entrada, por todas las denuncias que haces, por tu valor, por tu integridad, por tu honradez y decencia.
    Tienes mi apoyo y lo tendrás siempre, porque hombres como tú quedan pocos, y los pocos que quedan están en HO con Nacho al frente.
    Me siento muy orgullosa de ustedes todos. HO y su gente es lo mejor que tiene España.
    Un fuerte abrazo

  2. ¡Vaya! Me estás poniendo (como a aquel grupo de Cadiz) muy colorao…
    Muchas gracias por tus palabras y por tu apoyo.

  3. Está claro que la izquierda usa la democracia pero no cree en ella, como apuntas en el articulo. En cuanto pierden el poder, se dedican a desestabilizarla. Es algo así como la mafia: tu negocio es seguro mientras les pagues a ellos para protegerlo de ellos mismos.
    Por otro lado, creo que lo mejor es votar al PARTIDO TRINCON, un nuevo partido que promete el trinque sostenible. Afanar dentro de un orden. Dicen que se puede desplumar al ciudadano sin arruinarle. Mejor que lo que hay.

  4. Juana de Arco, ¿cómo puede usted siquiera insinuar que fuera de HO no hay hombres con valor; fuera de HO no hay hombres íntegros; fuera de HO no hay hombres decentes; fuera de HO no hay hombres honrados; porque los pocos hombres que así hay en España están todos en HO?
    ¿Se da cuenta de la sandez de inconmensurable tamaño que suponen estas insinuaciones suyas cuando pontifica que “”Tienes mi apoyo y lo tendrás siempre, porque hombres como tú quedan pocos, y los pocos que quedan están en HO con Nacho al frente.””?

  5. Juana de Arco · · Responder

    “Elena F.”. Aqui hablo de un hombre en todo el sentido de la palabra como lo es Miguel Vidal, y además porque el momento lo requiere: http://www.hazteoir.org/noticia/38744-cnt-sienta-en-banquillo-miguel-vidal-despertarnos-memoria
    Tambien porque en HO con Nacho al frente, son los hombres que están haciendo realmente mucho por España. Te recuerdo que antes de HO no aparecia ninguno, y mucho menos periodistas como lo es el señor Miguel Vidal, y ahora tampoco, porque los que saben algo callan u ocultan.
    “Elena F.” y ya que te he puesto ese enlace ¿que opinas sobre el tema?

  6. Gracias tio facha!! Pensaré en tí está noche mientras celebre con mis compañero una nueva victoria de la democracia del pueblo!!

  7. De paso, aprende a escribir.

  8. Juana de Arco · · Responder

    La “democracia del pueblo”, ¿de que “pueblo”?. No te referirás al “pueblo” de personas que piensan por sí mismas y no siguen a los que lanzan frases absurdas para captar a los anlafabetos de los universitarios, que creen que el Guadalquivir pasa por Londres ¿verdad?.

  9. Juan Torroba · · Responder

    Veo claro que me he metido en un jardincillo lleno de espinas y de mierda. Queridos Juana de Arco y Miguel. ¿ Sabéis de qué estáis hablando ? ¿ Cómo podéis mirar hacia otro lado ante un clamor tan intenso y justificado que se extiende por todo el planeta ? Juana, ¿ qué quieres decir cuando aludes a “los analfabetos de los universitarios” ? Son los herederos de toda la porquería que han acumulado los partidos políticos y la economía libre de mercado. Mirad, yo también fui universitario y ahora llego a mis 25 años de ejercicio en la profesión de la Abogacía; se leer y escribir, al igual que “elpueblo”, a cuya yugular os habéis lanzado tan sólo por opinar. No somos unos pocos de miles, somos millones y estamos aquí para hacer algo por el futuro de nuestros hijos, pero como no lo hacemos lo están haciendo ellos solitos y me siento muy orgulloso de ellos. ¿ Tenéis hijos ?. y, en tal caso, ¿creéis que les depara un futuro prometedor con la situación actual ? No creáis que soy un antisistema, un parado o un okupa. Me sale el dinero por las orejas gracias a mi profesión. Ello no obstante, estoy con ellos porque soy uno de ellos. Os ruego una sencilla reflexión: pensad hasta cuándo se puede aguantar esta situación; y no me digáis que con la ayuda de Dios todo se arreglará, porque para colmo también soy creyente y Dios no está para limpiarnos el culete cuando la cagamos. Éso sí, podéis votar mañana. Lástima que ya no esté FN en las listas, verdad ???. Un último apunte: tampoco soy de izquierdas sino más bien de derechas. Lo que ocurre es que ni soy hipócrita ni tolero la corrupción ni la manipulación a la que estamos sometidos. Que paséis buena noche, sobre todo cuando la policía cargue contra los concentrados…ya se encargarán de infiltrar alborotadores para justificar la intervención. Así son (de momento) las cosas en este país. Una pena. Bueno, lo dicho. Y procurad salvaros porque ésto acabará con personajillos como vosotros. Bona nit.

  10. Juan Torroba · · Responder

    Queridos Juana y Miguel…qué paciencia hay que tener con personas como vosotros. Miráis hacia otro lado cuando el clamor no es de “algunos miles” sino de millones de personas, incluidas las que están en sus casas esperando que todo cambie. Llamáis analfabetos a los universitarios, cuando son nuestros hijos y los herederos de las toneladas de basura que nos han ido dejando año tras año estos partidos políticos, ya sean de derechas ya sean de izquierdas, porque en realidad todos buscan lo mismo pero lo piden engañando de diferentes maneras.

  11. Juan Torroba es “exactamente” como ellos, aunque no sea uno de ellos. Le sale el dinero por las orejas y trabaja -de donde se infiere que actúa como mago prestidigitador, único empleo en que se usan los pabellones auditivos para la ayaculación pecuniaria-.
    Es de derechas y no está allí, entre los miles que se manifiestan. Él forma parte del clamor de millones de personas que en su casa (muy grande y muy poblada)gritan tan alto que no se oye. Es como todos.
    Es tan como todos que no ha heredado la porquería relicta a los universitarios, pese a ser licenciado. Tampoco ha heredado una educación exquisita.
    Es de derechas y como ellos, “para colmo” es católico. (Yo también lo soy, pero para Dios, para todos y para mí, a “colmo” que le den morcillas).
    Como todos, exactamente como todos. Juan Torroba denuncia la manipulación mientras la ejerce y se somete a ella, en unas concentraciones en donde se prohíbe a los medios entrevistar a los ciudadanos y sólo se les permite entablar conversación con los portavoces… Digan lo que digan, nadie ha elegido a estas personas ni el consenso sobre los comunicados es real, como resulta evidente. ¿Habéis visto álguien a las 35.000 personas en corro para consensuar algo? A las asambleas van cuatro gatos y el resto muestra una indiferencia de hippy perezoso y anacrónico.
    No resulta agradable decir que las acampadas de Barcelona y de Madrid no coinciden en ideología porque las estrategias políticas obedecen a aspectos muy diferentes. (En Barcelona se eligen alcaldes, consejeros y regidores, no presidenters de autonomía.)
    No resulta agradable oir que en otros lugares del mundo se producen protestas de muy diversa índole, o que están pidiendo en ocasiones una parte de lo que otros españoles hemos pedido infinidad de veces, pero impidiendo intencionadamente que salgan otros anhelos que son clamor popular.
    Tengo una hija y si hablamos del futuro, quiero tener más en el. No espero que ninguno de mis hijos se comporte de esta manera. Que lo haga con valor y gallardía, sí. Y aún más del que aquí se ha demostrado. Quiero que se siginifiquen y luchen, que denuncien injusticias y construyan una España mejor, pero no que vayan a agregarse a un ejército alienador y digan que esto es libertad. No los traigo al mundo para esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s