Así será la calle del PP

Asalto Congreso 8.6.11
El experimento toca a su fin. El laboratorio de Sol y otras plazas españolas ha dado sus frutos. Ahora llega la hora de convertir un movimiento aparentemente espontáneo en una fuerza política que haga frente a la próxima legislatura del Partido Popular. Esto es lo que va a encontrar Rajoy: así será la nueva izquierda española en los próximos cuatro años.


La izquierda ha fracasado. Y lo saben. De ahí la preocupación, el creciente nerviosismo de sus cabezas pensantes, “artistas”, periodistas, profesores de universidad, columnistas, editores de prensa progre. Rafael Díaz Salazar es profesor de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. También es autor de Desigualdades internacionales, ¡justicia ya! y de Trabajadores precarios: El proletariado del siglo XXI.

Díaz firma un extenso artículo en Noticias Obreras, la revista de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) que ilustra muy bien el estado de opinión que se ha instalado en la intelectualidad izquierdista de nuestro país con respecto al fin del poder del PSOE y la llegada del PP.

1º Hemos fracasado. Los  elaboradores de argumentos y estrategias de la izquierda española reconocen por primera vez en treinta años que ha llegado su hora:

“El PSOE, desde 1982, no sólo se ha derechizado él mismo, sino que ha derechizado a la sociedad (…) IU también ha fracasado (…) Desde hace años, no se incrementa significativamente el número de trabajadores que vota a IU (…) Palabras como izquierda y socialismo están muy vacías de contenido real.”

2º El triunfo de la sinrazón. A pesar de presentarse como pensadores e intelectuales, los representantes del “progresismo” cultural e intelectual abominan de la razón e instalados a perpetuidad en los clichés, no muestran la menor sombra de duda: con el triunfo del PP se hundirá la civilización, la derecha es el demonio. Para la intelectualidad de izquierdas el infierno está ya a las puertas:

“Un empresario catalán lo expresaba no hace mucho con gran claridad, según me contaba una persona que lo había escuchado: «ustedes tienen que elegir: o trabajan como los chinos, o nos llevamos nuestra empresa a China».”

¿Se pueden construir alternativas reales sobre bases irracionales? Es dudoso. Pero la intelectualidad de izquierdas está dispuesta a repetir este, su error secular: el hecho de que los ciudadanos voten a la derecha no conduce a la reflexión sobre la validez del propio discurso sino al insulto (“No hay más tonto que un trabajador de derechas”, "¿Por qué hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha?").

3º Ensayo general. Las ocupaciones de plazas han constituido el ensayo general de lo que el PP va a encontrar el día después de las próximas elecciones generales. El acoso a sus sedes el 13 de marzo de 2004 se va a convertir en anécdota al lado de lo que se prepara:

“Ante el nuevo ciclo político del PP, hay que organizar la movilización ciudadana (…) No nos perdamos y enredemos con los nombres   (…) Lo que sí está claro es que hay que ir más allá del capitalismo y que un futuro con esperanza pasa por la construcción de alternativas anticapitalistas, ecologistas e internacionalistas.”

4º El espejismo del cambio. El objetivo de la estrategia de esta nueva izquierda es antiguo como la propia izquierda y sus fórmulas, las que han fracasado en todas partes:

“Hay que cambiar la forma de hacer política, desvelar la concentración de la riqueza en España y redistribuirla (…) Los campos prioritarios han de ser el control democrático de la riqueza, una nueva fiscalidad, la creación de una banca pública, nuevas leyes laborales para la democracia en la empresa, formas para lograr «trabajar menos, trabajar todos y vivir mejor», creación de observatorios independientes de políticas públicas.”

5º Más violencia y crispación.  Método infalible en la izquierda, que sabe de la tímida y acomplejada derecha popular, es el recurso a la violencia. Por violencia, la intelectualidad izquierdista finge entender únicamente el hecho cruento, atajo argumental que le permite abrir la puerta a todo tipo de violencia: la usurpación a la fuerza del espacio de todos, la sustitución de la soberanía nacional por la “democracia popular” basada en asambleas, etc.

“Es muy importante generar antagonismo y conflicto. La sociología nos enseña que sin ellos, no hay cambio social. El conflicto social hoy día tiene que ser no violento, pero no por ello debe ser pacato.”

6º La reinvención de El Partido. El marxismo, como el fascismo, se reinventa constantemente. Pero en cada nueva aparición reproduce los mismos caducos esquemas. Y el primero de ellos, aquel sin el cual no es posible echar a andar de nuevo, es la figura totémica del partido. La vanguardia de la clase obrera muda ahora el apelativo proletario por el de precariado (trabajadores en situación de precariedad), pero la sustancia leninista persiste:

“Para estos cambios necesitamos que el movimiento del 15 M se fortalezca, genere contrapoder ciudadano, cree un nuevo antagonismo social basado en el conflicto no violento y la propuesta de alternativas, penetre entre el precariado que ha votado al PP para reorientar su comportamiento cultural y político.”

Como de costumbre, el partido se constituirá en casta privilegiada, que hoy se nos propone en forma de “expertos”, “militantes más concienciados” y “economistas críticos”. Ellos constituirán el nuevo politburó surgido al calor de los ocupas callejeros:

“La maduración y el crecimiento de un movimiento social de precarios en lucha va a necesitar una elaboración programática (…) Nos enfrentamos a problemas muy complejos y ha llegado la hora de crear talleres ciudadanos de elaboración de propuestas políticas y económicas en los que confluyan activistas y expertos (…) Los militantes más concienciados, los economistas críticos y los ciudadanos que sufren la precariedad han estado desvinculados (…) Es hora de organizar la confluencia para ir elaborando una plataforma programática.”

7º La calle que encontrará el PP. El experimento ha cuajado. La nueva izquierda, la que se considera más allá de PSOE e IU y la que marcará el camino de ambos partidos en la próxima legislatura, se nutrirá de honestos (y despistados) ciudadanos indignados con motivo, como en la guerra fría se nutrió de los descontentos de la reconstrucción de Europa y en los 60 de los privilegiados, y se dedicará a paralizar el país desde los sindicatos y a bloquearlo desde el supuesto movimiento ciudadano:

“Está bien que se intente articular el movimiento a nivel de barrio, pero es imprescindible mantener la acción directa en los centros de las ciudades.”

Así será la calle que encontrará Rajoy. Una calle ingobernable y violenta. Reaccionar ante ciudadanos que han perdido su vivienda o ante jóvenes con titulación pero sin futuro laboral será más que difícil y los telediarios no aguantarán las imágenes. Derrotado en las urnas el proyecto del PSOE y de Zapatero, se nos querrá imponer el mismo modelo de sociedad desde la calle. ¿A quién recurrirá entonces el PP?

Cuando todo esto suceda será demasiado tarde para llamar a la puerta de los que desde hace años venimos reclamando un programa decidido y público con el que hacer frente a la batalla cultural que estamos librando.

_______________________

En episodios anteriores:

Ni democracia, ni real, ni ya

 

Anuncios

7 comentarios

  1. Excelente análisis, como de costumbre. Lo peor ya no sólo es que tengamos una izquierda tan irracional y antidemocrática, sino que además tenemos una derecha parlamentaria totalmente acomplejada, que se niega a dar batalla frente a esa izquierda totalitaria. Así nos va.
    Retuiteo la entrada, como otras veces.

  2. Lo malo es que no es Rajoy quien se va a encontrar con un lio monumental, sino todos los españoles.
    La izquierda comunista (IU) está apoyando que el PP gobierne en los más de cien ayuntamientos, y esto no es que vayan de buenos, sino que junto con PSOE, UGT, y CCOO YA tienen planeado montar revueltas de la única forma que saben hacerlo, y que hicieron en los años treinta.
    Pero todo se puede resolver, si Rajoy empieza por llevar a los tribunales a todos los alcaldes socialistas que han entrampado a sus ayuntamientos, dichos alcaldes junto con los concejales socialistas, deben ser embargadoa ipso facto, porque las trampas las hicieron personas conretas, no se entramparon los edificios municipales, solo en Jaén son más de 100.000 millones de euros los que el ayuntamiento le debe a los bancos, por tanto que sean enjuiciados y encarcelados, además de obligarles a los bancos a no embargar a los trabajadores que han sido robados por esta banda de delincuentes, y que se repongan las viviendas quitadas, si es posible que les den a las familias embargadas las casas de los politicos socialistas y sindicalistas.
    LO siento, pero es que son todos los izquierdistas que ostentan o han ostentado un cargo, los que deberian ir a prisión YA, por ladrones y malversadores de fondos públicos entre otras cosas.
    Rajoy deberia además, llevar a los tribunales al gobierno en pleno, por cientos de causas todas graves.
    Esto, o que aparezca otro Franco y los ponga a todos donde deben estar hace tiempo.

  3. Mª Ángeles R. · · Responder

    ¡Dios mío! ¿Trabajar menos y trabajar todos? O subimos la productividad por español o no sé cómo vamos a generar trabajo para los que están parados. Falacia: “yo trabajo menos y así se reparte el trabajo para todos”. Lo que hay que hacer es “yo trabajo más y así creo más riqueza para los demás”
    “alternativas anticapitalistas, ecologistas e internacionalistas” Lo de internacionalistas se referirá a “la internacional” porque el mundo global es incompatible con “anticapitalistas” En fin, Miguel, ¡que estas cosas me dan miedo!

  4. A mi madre también, pero yo no puedo evitar reirme. Son tan antiguos. Les he visto hacer lo mismo tantas veces. ¡Gracias por el RT!

  5. Muy bien, pero creo que falta un fenómeno añadido en la estrategia: La supuesta internacionalidad del conflicto.
    Ya asoma en el complejísimo esquema que ofreció http://www.unalineasobreelmar.net bajo el título de “mapa conceptual acampada”.
    La estrategia consiste en hacer creer que se está “pensando a nivel local y actuando a nivel global” y viceversa, concatenando las protestas como si tuevieran las mismas reivindicaciones y propusieran lo mismo, añadiendo los ingredientes supuestamente foráneos que interese y no hayan sido expuestos -o conquistados- en las asambleas. Así, el dictámen vertical vendría formulado como pretensión homogénea de los acampados en muchos países del mundo a la que hay que unirse por solidaridad.
    Por la mismísima cara, hacen emanar en el “mapa conceptual!” reseñado como raices legítimas las revueltas de Tianahmén, de Egipto, Islandia y qué sé yo.
    Pongamos por caso que la pretensión de la posibilidad de que los menores se sometan a operación de “cambio de sexo” [sic] fuera rechazada porque quedase algún sentido común. La harían emanar de China o de Islandia, dirían que lo mismo se está pidiendo en la Patagonia o en Atacama. Baste que haya una concentración en estos lugares para mostrarla por internet y hacer creer que así es. Igual a los patagones les hacen creer que aquí pretendemos cualquier otra cosa que ni se nos ocurriría, para adscribirlos a la misma.
    E irá creciendo este Ministerio de la verdad (Miniver), para dar mayor fuerza a esta vigesimo séptima Internacional y estrangular de una vez por todas la cordura, la moral y la voluntad.
    Proclamo por tanto: NUNCA MAIS a los INDIGNADOS del NO A LA GUERRA.

  6. Yo creo que el tal Díaz Salazar no ha entendido nada.Los indignados también están contra el PSOE,que de socialista sólo tiene el nombre.El movimiento empezó bien,pero luego se han colado muchos “infiltrados”,que no indignados.El sistema político está anquilosado y los partidos de siempre no quieren que cambie.

  7. La visión es acertada y obvia desde el comienzo del movimiento #nolesvotes. EL alarmismo está más que justificado dado que lo que más controla la izquierda moribunda en esta país son los medios de comunicación, la educación y el mundo del espectáculo casi en su totalidad y parte de la justicia y de la policía. Era de suponer, como ya hicieron en 2004, que utilizarían alguno de esos tres poderes absolutos que ejercen.
    Lo que no comparto contigo es el pesimismo reinante en el último párrafo. Gran parte de aquellos a los que se les engañó con el movimiento 15m ya han despertado, en menos de un mes. Esto lo saben ellos y lo sabe el psoe que utiliza a la policía para avivar las ascuas moribundas del ensayo general. Yo tengo más esperanzas porque considero que somos muchos cientos de miles más los que sabemos que las cosas hay que cambiarlas, sí, pero no hacia atrás sino hacia delante y que ningún tipo de totalitarismo como nos quieren imponer volverá a reinar en nuestras calles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s