El bikini de Pajín en el BOE

A las tertulias políticas de radios y televisiones les sucede lo que a la sal: tienes que ir dejándola si no quieres terminar en la UVI por causa de la segunda, o convertido en mono de repetición por las primeras.


Hoy el atasco era tal que he terminado picando y he conectado la radio. Observo sin sorpresa que las tertulias de uno y otro bando siguen estando mayoritariamente pobladas por:

1. Pelotas del actual Gobierno.

2. Pelotas del próximo Gobierno.

3. Pelotas de ambos.

4. pelotas de su gobierno regional.

5. Tipos que dicen obviedades con gran solemnidad.

6. Personajes que emplean una cantidad inaudita de palabras para contar cosas que pueden expresarse en tres o cuatro, a lo sumo.

7. Señoras muy nerviosas.

Junto a estas siete tristes tipologías de lo que Del Olmo llama, en su pésimo uso de la lengua, “tertulianos”, he dado con dos o tres personas brillantes, concisas, rigurosas e interesantes. Pero estas apenas han hablado.

Con este panorama no resulta extraño que la mitad de las cadenas de radio se dedicara hoy a ensalzar a la ministra de Sanidad y la otra mitad, a vilipendiar a Leire Pajín. Casi nadie decía lo que pensaba, y se notaba mucho, pero esa no parecía ser la finalidad de las distintas tertulias.

Y el caso es que el bikini de la Pajín no es un asunto baladí. La prenda lleva varios años en el BOE. Como miembro del cortejo de del ministro de Exteriores de turno, como cargo electo, como hija de tránsfugas algo más que oportunistas en Benidorm, como muñidora de interesadas conspiraciones en la Comunidad Valenciana, como despilfarradora del dinero de los ciudadanos en tournées por países menos desarrollados, como la ministra de Sanidad menos preparada (nada) de la Unión Europea o la OCDE, como impulsora de políticas de exterminio de seres humanos en los viejos territorios coloniales europeos, etc., etc.

Así que la cuestión no es si le sienta bien o no el tal bikini, sino cuánto nos cuesta aquello que contiene y si estamos pagando por ello su precio real de mercado.

Pero esa no es la realidad que se maneja en las mencionadas tertulias, que parecen divididas entre los que reprochan la publicación de las fotos y los que se ríen de esta señorita pero tratan de justificarlo.

Curioso: unos y otros son los mismos que luego acusan al Gobierno y al PSOE de tramar oscuras conspiraciones para lanzar sobre la opinión pública asuntos que la distraigan de los problemas reales de la nación.

Yo me he desenganché hace años de las tertulias. Te recomiendo que lo pruebes. Descubrirás la libertad de pensar por ti mismo. Y no tendrás que sacudirte el polvo al apagar la radio, o la tele.

Anuncios

3 comentarios

  1. Muy acertado tu comentario, y además perfectamente resumido sobre lo que se cuece en los programas de “tertulias”. Pero no solo se da en la radio, sino también en la TV, donde los que saben lo que dicen son silenciados por los “pelotas” de uno y otro bando.
    Aún no he oído una “tertulia” donde se deje hablar al otro sin interrumpirle. Debe ser tipico de los españoles eso de no dejar hablar porque no gusta lo que dice, o porque antes de acabar ya se supone que que va a decir lo que no va a decir.
    No sé si me he explicado. Disculpas si no he sabido hacerlo mejor.

  2. Democrata(Rael) · · Responder

    Yo me he desenganché hace años de las tertulias. Te recomiendo que lo pruebes. Descubrirás la libertad de pensar por ti mismo. Y no tendrás que sacudirte el polvo al apagar la radio, o la tele. <— lo mas acertado quel leí en mucho tiempo.
    PD: La única cadena que vive de tertulias es intereconomia dudo que estén muy a gusto con tu afirmación….. siendo una forma de pensar muy próxima a ti.

  3. ¿Para qué me interrumpes, Juana? ¿Me vas a dejar acabar?. ¿Me dejas?.
    Lo que vas a decir, ya lo he dicho yo.
    (Es broma, je,je…)
    Me saca de quicio cuando los “tertulianos” empiezan en este plan, que ahora se viene conociendo como “Carmona”. Dan más importancia a quitar oportunidad de expresarse a los demás, que a lo que ellos mismos quieren decir. Mi padre conocía el antídoto de este mal, que me dejó en las estanterías, porque estaba seguro de que lo iba a necesitar: Los diálogos de Platón. (Y al lado, los suyos.)
    Pero yo soy como soy. De vez en cuando, me apetece más el Mortadelo. Actualmente, ando por el “gang del Chicharrón”.
    Se tendrá que excusar al público por estar tan mal domado, pero no entiendo cómo se pueden perder tantos recursos y dedicar tanto esfuerzo a una frivolidad tan estúpida como el bikín de la Pajini (O al revés, tanto me da). Nos encontramos en un momento de la historia de españa que empieza a caracterizarse por ser -quizá- el que más temas de conversación ofrece. Los sucesos diarios reflejan en instantáneas nuestra situación y modo de ser, pero estamos habituados a que la cháchara la hagan otros y quedarnos mirando cómo estos “tertulianos” sobreactúan y emplean todos los medios rastreros para hacer caer al adversario, en lugar de subir ellos por su argumentación, exponiendo sus criterios.
    Más conozco a estos hombres, más quiero a Mortadelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s