No saldremos de esta sin violencia

Alfredo Perez Rubalcaba candidato
Anoche Telemadrid emitió un documental de trazo grueso y factura no demasiado profesional acerca del asesinato de Calvo Sotelo. Santos Juliá clama hoy desde el periódico socialista El País contra la “lamentable manipulación” de la cadena regional madrileña.


Juliá, uno de los historiadores menos tóxicos de la izquierda, suelta la habitual tinta de la historiografía progre, incapaz de cuestionar los clichés de los que se nutre desde hace 50 años, ajena a la investigación desarrollada en las últimas décadas e imposibilitada para contemplar los hechos sin declarar DEFCON 4.

El documental me dejó un muy mal sabor de boca. No cuenta nada nuevo, pero refresca imágenes del pasado. Por ejemplo, la carta que escribió mi abuelo, simpatizante de Renovación Española, el partido de Calvo Sotelo, a mi abuela mientras estaba encarcelado por los nacionales y antes de que lo encarcelaron los republicanos: banderas españolas por todas partes, imágenes de Franco, lemas patrióticos y sello de la censura militar. “Me encuentro bien”.

Por ejemplo, mi abuela y sus hijos camino de Santander, andando desde Barcelona, agazapada en las cunetas durante los ataques aéreos, protegiendo a los niños con su cuerpo.

Por ejemplo, el registro de los asesinos de la CNT en busca de imágenes religiosas, la mirada del criminal cuando descubrió crucifijos y estampas ocultas en un armario.

Historias comunes a millones de españoles que perdieron su proyecto de vida a manos de los dos bandos, guiados por una clase política casi tan infecta como la actual.

La del 36 es la guerra que perdieron todos… y creímos ganar nosotros cuando en el 77 decidimos echar a andar sin mirar atrás.

Treinta y cinco años después uno de los dos bandos se ha empeñado en resucitar y ha decidido que el camino emprendido entonces fue un error.

El revanchismo y la imposición sectaria del modelo de sociedad de la izquierda, que trata de implantar sus clichés desde la transición, desencadena el retorno de los bandos enfrentados. Y también la eclosión de los hechos que desde 1936 la izquierda se empeñó en ocultar y tergiversar.

Quienes condujeron a la nación al conflicto vuelven a reproducir hoy los códigos políticos y culturales del pasado. En cuanto el PP llegue a Moncloa se entenderá perfectamente el sentido último del proyecto electoral del PSOE de Alfredo Pérez Rubalcaba. El giro izquierdista que señalan todos los analistas no tiene otro fin que el de la confrontación pura y dura y el exterminio de quien piensa distinto.

A la vuelta de la esquina nos espera un remedo de frente popular en el que vamos a ver de la mano al PSOE de Rubalcaba y a los etarras de Soitu; a los secesionistas de CiU y a los irredentos comunistas de Izquierda Unida; a los defensores de imaginarias naciones y a supuestos ecologistas y sindicalistas. La agitación callejera de la guerra de Irak será mera fiesta infantil al lado de la calle que encontrará Mariano Rajoy.

El proyecto electoral del PSOE de Rubalcaba, elaborado para llevarse a cabo en la oposición, es un proyecto de agitación y violencia destinado a hacer ingobernable la nación.

A la crisis económica se unirá un acelerado proceso de segregación territorial, la vuelta de los anacrónicos lemas de la lucha de clases y la definitiva corrupción de la convivencia.

La crisis moral en la que estamos sumidos, continuación de la crisis de civilización que asola Europa desde principios del pasado siglo, contiene ya todos los elementos necesarios para generar violencia: empobrecimiento acelerado de las clases medias, desafección política, crisis institucional, hundimiento del modelo cultural, quiebra de la convivencia, división social, destrucción de los valores fundamentales de la sociedad.

La pregunta a estas alturas ya no es si llegaremos a vivir el muy previsible final de este proceso, sino cuándo y cómo surgirá la violencia y qué forma adoptará. Pero no nos engañemos, porque no estamos ante una visión pesimista del futuro sino ante hechos mensurables ahora mismo: la violencia ya está aquí. Y el comunicado que ETA hizo público ayer no es más que una de sus múltiples manifestaciones. No necesariamente la peor.

______________________

En episodios anteriores

El PSOE más peligroso es el derrotado

Esto es lo que está soñando la izquierda

Así será la calle del PP

Anuncios

6 comentarios

  1. Al 100% de acuerdo contigo. Creo que hae al menos seis años que vengo diciendo lo mismo aunque sin saber el desarrollo de los acontecimientos, solo sé que el PSOE con Rubalcaba a la cabeza, dudo, y lo dije tambien hace tiempo, que tengamos elecciones democráticas. Creo que El PSOE pensa en otro golpe de Estado con ETA de jecutora como en el 11M pero de diferente estilo y forma, junto con los “liberados” del 11M.

  2. GeorgeOrwell67 · · Responder

    Totalmente de acuerdo. Esto pinta mal y muy mal acabará.

  3. Democrata(Rael) · · Responder

    La derecha manipula y la izquierda se tiene que resignar por que si hace algo es su culpa. Menuda Reflexión.

  4. Agustín Cruz · · Responder

    El artículo me ha sorprendido porque creo que le pone palabras a los pensamientos y temores de muchos, con tal de que tengan un poco de visión del futuro.
    La situación a la que se ha llegado es tal, que o bien se deja continuar el proceso (por ejemplo el de la secesión), hasta sus últimas consecuencias, o si se intenta hacerlo reversible, efectivamente, no podrá hacerse sin violencia.

  5. igual de radical que el enemigo. amigo no te escondas…que es todo la misma mierda ya a estas alturas de la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s