La berrea nacionalista

Los nacionalismos españoles, como los ciervos en la berrea, braman en cuanto huelen elecciones. Si son regionales o locales juegan al “y yo más”. Y si son nacionales, a la pura bravata, a ese chantaje propio de los barriobajeros de la Historia que parece haber sido inventado para ellos.


Los nacionalistas siguen escrupulosamente, al pie de la letra, el guión del tópico del español, esa leyenda negra que lo presenta como bravucón e ignorante, un tipo al que se le va toda la fuerza por la boca. De hecho los nacionalismos españoles son los únicos que actúan en España de acuerdo con ese tópico. El resto nos dedicamos a cosas serias.

En la costa este, el nacionalismo habla de la “España excluyente” y del “genocidio lingüístico” al que, al parecer, está siendo sometida la ciudadanía. En la costa norte, el otro nacionalismo español agita un plan Ibarretxe al que ahora llaman plan Ados, nombre más propio de proyecto ollímpico que de camino a la secesión.

A los nacionalismos españoles no les preocupa en absoluto “la España excluyente”. Lo que les preocupa es la posibilidad de que se acabe el instrumento de chantajear y les quiten la llave de la caja.

Pero no han de inquietarse. En cuanto termine la función, gane el PP y pierda el PSOE, las cosas volverán a la normalidad. Es decir, ninguno de los dos partidos querrá pactar con el otro una reforma constitucional o, al menos, un ajuste del desmadre autonómico, ni tan siquiera una reforma de la ley electoral. Y Mariano Rajoy se dedicará, como todos, a engrasar la cerradura para que entre sin problemas la llave que a todos empobrece.

_______________________

En episodios anteriores:

La verdadera historia del 11 de septiembre

El pequeño Milosevic y la “plenitut nacional”

Anuncios

Un comentario

  1. Es muy curiosa -y quizá alarmante- la coincidencia de cada 11 de septiembre (Fecha de celebración de la llamada “Diada nacional de catalunya”) con algún “greuge”[=agravio] achacado al Gobierno Español.
    El separatismo catalán (Que de nacionalismo no tiene nada) se alimenta del victimismo y de las pretensiones lingüísticas. Cuando pasaría la celebración desapercibida por los pocos partícipes, siempre aparece algún “motivo” para asistir a los actos y renovar el rencor que se sembró con las mentiras.
    Este año ha tocado una sentencia del TSJ que se interpreta como un ataque y la rabeldía en que se declara Artur Más, nuestro Presidente de la Generalidad. Cada año hay una excusa y siempre es “gorda” cuando gobierna el PSOE, quien da pábilo a sus reivindicaciones y buenas coartadas.
    En un Gobierno que deicde las fecjhas de las sentencias a su absoluto antojo y mueve a los jueces como marionetas, podrían haberla dictado el 12 de septiembre. Pero claro, hay que barrer para el propio molino, que estamos en ¿pre?campaña electoral y son pactistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s