Por qué la izquierda se rinde ante los nacionalismos y la derecha se arrodilla

Alicia Sanchez Camacho y Antonio Basagoiti
Desde el Pacto de San Sebastián de 1939, si no antes, entre la izquierda y los nacionalismos ha existido un acuerdo forjado con el hierro del interés común: la destrucción nacional.


Este objetivo destructor es el único camino que permitiría a cada una de las partes alcanzar sus objetivos finales, la independencia en el caso de los primeros, un nuevo modelo de sociedad en los segundos.

Hoy unos y otros están a punto de conseguirlo. El proyecto de transformación/destrucción de la identidad nacional desarrollado por el PSOE de Zapatero y Rubalcaba ha conocido un notable éxito. Y la secesión se ha normalizado (“normalizado”) en nuestra vida pública hasta tal punto de que elegirla empieza a ser una opción tan común, o casi, como elegir las vacaciones en la playa o en la montaña.

Conocemos perfectamente lo que podemos esperar de la izquierda en relación con los nacionalismos: absoluta complicidad en el mejor de los casos (a menudo me pregunto por qué solo se procesa por colaboración con el nacionalismo armado a los batasunos y no al Partido Socialista de Euskadi). El problema con respecto a la derecha es más complicado. O más simple: la derecha no entiende el nacionalismo. La derecha política, por interés. La derecha sociológica, sus votantes tradicionales, por miedo e inseguridad.

La derecha ingenua y la derecha antipatriota

Desde los análisis de los periodistas más cercanos al PP a los comentarios de los oyentes en las tertulias de radios y televisiones no gubernamentales; desde los molestos mensajitos en pantalla que manchan de insultos a la inteligencia tantos debates televisivos, al libro que acaba de presentar como propio Mariano Rajoy; en todas partes el primer impulso de la derecha ante los nacionalismos adopta una doble respuesta errónea:

  1. La derecha política se muestra partidaria del diálogo y la tolerancia cerrando los ojos a la experiencia adquirida a lo largo de 30 años de democracia.
  2. La derecha sociológica se solivianta ante todo lo que proviene de Cataluña o el País Vasco por el mero hecho de su procedencia.

Ambas respuestas, las más comunes desde posiciones conservadoras y liberales, solo sirven para alimentar a la bestia. Porque el feroz rechazo a todo lo vasco o catalán, fruto del miedo y la poca seguridad ante las propias convicciones, es el argumento que mejor utiliza el secesionismo para aparecer como víctima. Pero sobre todo es la mayor traición a la patria de los que se quieren patriotas: no se ataca a los propios.  Y en cuanto a las amables concesiones de la derecha política, nunca se han demostrado eficaces.

El PP manda exploradores al territorio enemigo

Rajoy prepara el terreno de su primera legislatura y empieza a hacer guiños a los nacionalistas que él considera moderados. Y de nuevo pone de manifiesto que el Partido Popular sigue sin entender un fenómeno tan genuinamente español como el nacionalismo:

Nunca ha existido un nacionalismo moderado. Los propios nacionalistas de una y otra región reconocen sin complejos que lo suyo es un estado de ánimo disfrazado de reivindicación que atraviesa distintas fases. Los catalanes, por ejemplo, sostienen que están todavía en una fase tranquila, de tira y afloja, y que ahora “no toca” otra cosa. Lo que significa que en posteriores fases, la tranquilidad será sustituida por otros procedimientos. En cuanto a los nacionalistas vascos, ya están en ellos. De ahí que si la represión de los etarras va acompañada de un diálogo con el nacionalismo “moderado”, el problema se eterniza. Dialogar con el supuesto nacionalismo moderado carece de sentido. Pero el PP se empeña en ignorar un hecho tan demostrado por la experiencia.

Las concesiones son inútiles. Si los defensores en la derecha de un entendimiento con los nacionalismos pudieran aportar un caso, una sola ocasión en que una cesión por su parte hubiera servido para algo positivo, valdría la pena seguir intentándolo. Pero ni una sola vez en el pasado ceder ante el nacionalismo ha dado los frutos. Al contrario, solo ha servido para alimentar a la bestia. Porque la esencia política de los nacionalismos es la deslealtad, algo lógico y hasta coherente con su propia (pseudo) ideología ya que su proyecto es exactamente el opuesto al de la derecha: la destrucción nacional.

El trabajo sucio

Ante la inminencia de su llegada al poder, el Partido Popular ha enviado exploradores al territorio enemigo por antonomasia. Alicia Sánchez Camacho y Antonio Basagoiti han hecho bien su trabajo. Sus posibilidades electorales han aumentado a base de tragar algunos sucios sapos servidos por los etnicistas de CiU en un caso, del PSOE vasco en el otro. Pero nunca llegarán al poder por ese camino, como demostrara Alejo Vidal-Quadras. Solo alivian el camino a Moncloa de su jefe de filas.

Para muchos eso es más que suficiente. Para los que ya no confiamos en más siglas que la libertad individual y la propia conciencia, la derecha se ha vuelto a arrodillar. Y se volverá a arrepentir de ello, como se arrepiente hoy Aznar. Solo que será de nuevo demasiado tarde. La bestia habrá crecido otro poco y todos estaremos más colgados del abismo.

La izquierda española se rinde ante los nacionalismos para sustituirlos y asegurarse así el poder perpetuo. La derecha termina arrodillada porque sigue empeñada en desconocer a su enemigo.

¿O finge desconocerlo?

__________________

Más información en:

El estatuto como operación encubierta

La soledad del votante catalán ante el nacionalismo

Anuncios

4 comentarios

  1. Muy buen análisis. Y muy acertada en especial tu crítica hacia quienes recelan de todo lo que viene del País Vasco y Cataluña.

  2. Como ves, me he “olvidado” del nacionalismo gallego. Como os habéis librado de él por un rato…
    ¿O no?

  3. MR (Monárquico y Republicano) · · Responder

    Yo creo, D. Miguel, que lo que le pasa a la derecha es que, como es nacionalista -aunque española-, tiene que envainársela ante los nacionalistas secesionistas. Al fin y al cabo, los nacionalistas españoles quieren -debería decir queremos- lo mismo: integridad territorial, lengua -o debería decir lenguas- y derechos históricos… Es, desde luego, un terreno resbaladizo. Esto se contradice con muchas otras cosas que he dicho aquí -soy monárquico y republicano, conque imagine-, pero me resulta difícil pensar de otra manera. Los temas fronterizos amor a la tierra, a España, patriotismo y nacionalismo, son inevitables y creo que de ahí viene el problema.
    El caso de los políticos de la derecha es peor, porque ahí lo que hay es son ganas de agarrarse al sillón, contentando a todos estando en la procesión y repicando las campanas a la vez, y lo que no puede ser no puede ser y además es imposible… Yo estoy con Elentir y otros en que el problema principal está en haber admitido en nuestra Constitución el término “nacionalidades”. De ahí vienen estos lodos.
    El caso de la izquierda ya es de traca… Porque siempre han despreciado el patriotismo como algo antiguo, y luego resulta que hay nacionalistas de izquierda y una izquierda nacional deslumbrada por ellos… Eso sí que no lo entiendo. ¿Dónde esperan instaurar la tercera república, en el Cantón de Móstoles? Porque será el único territorio que les quede.

  4. Lamentable lo que sucede.Hace falta ya un tercer partido que no ceda,Deberían unirse UPyD,Ciudadanos y otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s