Erase un votante extasiado ante una papeleta de UPyD

Rosa_diez1 copie
Octava legislatura: 11.026.163 ciudadanos votaron a José Luis Rodríguez Zapatero. Vale, era la primera vez. Aceptemos que tenía un pase (que ya es aceptar teniendo en cuenta que careció de discurso hasta la mañana del 11 de marzo de 2004). Supongamos que los ojos, la juventud, los modales novedosos, en fin, que once millones de personas decidieron que aquello era un político de talla capaz de llevar la nación más allá de donde la había dejado José María Aznar. ¡Once millones de personas lo creyeron así!


Pasaron cuatro años. El Estado se convirtió en aquellos cuarenta y tantos meses en nuestro primer enemigo y un siniestro proyecto de destrucción nacional fue levantado sobre nuestras cabezas.

Novena legislatura: 11.288.698 ciudadanos votaron a José Luis Rodríguez Zapatero. En plena deconstrucción nacional, once millones de personas le dijeron al PSOE: ¡Más!

Al cabo de tres años, de los once ya no quedaba ni la mitad. Y hoy resulta difícil encontrar a alguien que reconozca haber votado a tan siniestro personaje por segunda vez. Ocupamos los primeros puestos en el ranking de la inconsciencia cívica y de la inmadurez política.

Ramón Jáuregui y Rosa Díez, entonces consejera de comercio y turismo del Gobierno vasco. (Diciembre 1994)Ahora una parte significativa de la derecha sociológica española ha dado con un nuevo espejismo. En 2011 un porcentaje de votantes de derechas, que según las encuestas es notablemente alto, anda obnubilado con otro embeleco, una cosa llamada Unión, Progreso y Democracia.

Me he pasado una semana leyendo, comparando y analizando minuciosamente los programas electorales de todos los partidos parlamentarios (excepto IU, que hasta los mejores empeños han de tener límites).

He repasado las declaraciones públicas de sus cabezas de lista en los últimos meses y el sentido de sus votaciones en el Congreso y en el Senado desde 2004 hasta hoy. Y hete aquí que tras mucho roer archivos y hemerotecas, no he dado más que con una machacona evidencia: lo único que diferencia a esta UPyD del PSOE es que Rosa Díez es muy brava a la hora de defender la unidad nacional y en cambio los líderes del PSOE han renegado de sus raíces.

Aparte de esta diferencia, nada distingue a la formación de Díez del PSOE. UPyD es la clásica formación socialdemócrata, como lo era el PSOE de González.

Cuando los socialistas empezaron a derivar hacia posiciones más izquierdistas con Zapatero, Díez se marchó (seamos benévolos en la lectura de este episodio, al fin y al cabo Rosa nos cae bien a casi todos). Y lo hizo con ánimo de continuidad: fundó un partido que era fiel reflejo del PSOE en el que ella había militado, el de los 80, el de Felipe y Alfonso.

Rosa Diez en otras campañasSi prescindimos de su discurso antiterrorista y crítico con las autonomías, el resto de propuestas de UPyD podría asumirlas cualquier habitante de Ferraz. Acentos distintos, subrayados diferentes, pero el mismo discurso del PSOE de toda la vida. Y por cierto, el discurso antiterrorista y crítico con las autonomías no es un rasgo ideológico de la derecha o la izquierda. Puede asumirlo cualquiera, vote lo que vote (lo hará el PSOE en cuanto se refunde: ve preparando tu apuesta).

Y pues, ¿a cuento de qué tanto votante de la derecha sonándose los mocos ante unas siglas que representan a la izquierda de siempre, intervencionista, controladora de las libertades individuales?

¿Se imagina alguien a un votante de izquierdas considerando la posibilidad de votar a Foro Asturias?

Seguimos en la edad electoral infantil. El domingo miles de ciudadanos votarán UPyD creyendo lo que no es, como votaron Zapatero en 2008. Y dentro de dos años negarán haberlo hecho, como lo niegan hoy quienes eligieron al destructor de valores.

En cuanto a los millones de ciudadanos que volverán a votar PSOE a pesar de que la papeleta hoy les repugne y la escondan, su caso es mucho peor. No votarán a Alfredo Pérez Rubalcaba por ingenuidad, por ignorancia o por inmadurez, sino por dogmatismo, intolerancia y mediocridad intelectual.

De modo que hete aquí el retrato electoral del país al que pertenezco. Nación de votantes pardillos, vivimos las urnas entre el patio de un colegio infantil y la claque de un programa de Telecinco. Y luego tenemos la desfachatez de echarle la culpa al Gobierno.

_______________

Conocer UPyD

Anuncios

4 comentarios

  1. Muchas gracias por este artículo tan esclarecedor. Un saludo.

  2. Gracias por el artículo. Es esclarecedor como dice María.
    De todos modos yo votaré a UPyD (a pesar de R.Díez) ya que mis ideas son socialdemócratas (de todo tiene que haber en la viña del Señor).

  3. Saludos María y gracias.
    Pau, coincido contigo: UPyD es la opción socialdemócrata, el PSOE necesitará limpiar mucho la casa si quiere recuperar ese sello. saludos

  4. Hace menos de una hora acabo de decidir mi voto, quitándome de en medio el resplandor del espejismo magenta. Mañana hay que votar y botar… Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s