¿Cuánta mayoría absoluta se necesita para evitar el fin de la nación?

Manifestación Madrid
Agazapada tras la derrota, aguarda su momento una miríada de grupos, grupúsculos, partidos, sindicatos, asociaciones, privilegiados del antiguo régimen zapatero, zánganos del dinero público, fundaciones y plataformas de izquierdas.


Cuando el nuevo Gobierno se constituya tras el paso de los Reyes Magos, nadie recordará la vieja cortesía parlamentaria de los 100 días. Los nuevos caciques, los señoritos de la España contemporánea, no tendrán contemplaciones. El asalto va a ser inmediato. Y tratarán de que además sea fulminante.

Antes de la primavera se habrán convocado ya las primeras huelgas generales y esta Semana Santa no será posible viajar, ni se permitirá que lleguen turistas, que algo podrían ayudarnos a sobrellevar la ruina en que los agresores han dejado la nación.

Al arribar los primeros calores, la calle estará tan incendiada que echaremos de menos los intentos de asalto a las sedes del PP en 2004, o la ocupación de Sol

Agresiones en Sol a voluntarios JMJAl PSOE le va a venir muy bien el punch. Por una parte, permitirá testar nuevos líderes. Los actuales ya no sirven y los que pretenden saltar a la palestra tras el descalabro de Alferedo Pérez Rubalcaba están tan quemados como él.

El PSOE se apuntará al populismo pendenciero y andará a la búsqueda de su mejor demagogo. Tipos como Tomás Gómez, el más desvergonzado peronista del PSOE desde el Alfonso Guerra de los 80, creerán llegada su oportunidad.

Y por otro lado la revuelta de los privilegiados, que el PSOE presentará como una revolución popular frente a supuestos privilegios de terceros, contribuirá a quemar a un Gobierno popular que necesitará todos los apoyos imaginables para sobrevivir.

Lo siento por quienes estáis tan ilusionados en formar parte del primer Gobierno de Mariano Rajoy. Entiendo las ganas y la emoción. Pero ese primer consejo de ministros está llamado a consumirse antes de un año. Pocos sobrevivirán a lo que se avecina.

Y tras 41 líneas no he mencionado ni una sola vez la quiebra económica y el inevitable aumento el desempleo que se producirá en los primeros meses de gobierno popular si Rajoy hace lo que tiene que hacer. Toneladas de sal en la herida.

Tampoco he mencionado que en ese contexto algunos vamos a hacer incómoda la gestión de gobierno para conseguir el desmantelamiento del proyecto Zapatero, con la derogación de la legislación destructiva que el PSOE ha dejado.

Manifestacion IrakEn esas condiciones, ¿basta una mayoría absoluta? Imaginemos la situación más probable (las encuestas sirven para lo que sirven, no para informar): el PP llega a los 170 escaños o algo más y el PSOE se queda en los 130. ¿Cuarenta escaños de diferencia proporcionarían al nuevo Gobierno la legitimidad necesaria para enfrentarse a una operación parecida a la de la guerra de Irak?

Para sobrevivir a una suerte de intento de golpe de estado, que es en realidad lo que le espera a Mariano Rajoy, no basta con una mayoría absoluta holgada. En cualquier otro momento o en otro país, cuarenta escaños de diferencia son un mundo que permite cualquier cosa a quien los posee. En nuestra nación, con una izquierda bananera que ha vivido instalada en el golpismo desde sus origenes y lo ha practicado siempre que ha quedado apartada del poder, en todas las ocasiones y en todas las épocas, cuarenta escaños no son nada.

Para superar el asalto al poder que aguarda tras el 20N se necesita una mayoría abrumadora que deslegitime a los partidos de izquierda, que haga patente su soledad y ponga en evidencia su fracaso absoluto.

Puta españaEn estas elecciones es fundamental que la izquierda española quede deslegitimada. Y para eso el PP no solo debe alzarse con el triunfo electoral: ha de arrasar.

El 20N no nos jugamos en España un cambio de Gobierno sino el propio sistema, el buen funcionamiento de nuestra democracia y aún más: el futuro de la nación.

Lo que está en juego en nuestro país no es quién ocupará la Moncloa o quién dejará de ser ministra, sino nuestra identidad tal como la conocemos hoy.

Por eso no basta una mayoría absoluta. Y no se trata de darle más poder al PP, sino de laminar el proyecto de una izquierda cuyo único objetivo es la destrucción de nuestra identidad, de nuestra cultura y de nuestra convivencia.

Lo han intentando durante los últimos ocho años utilizando el Boletín Oficial del Estado. A partir del 20N lo intentarán con métodos más sucios.

Que cuando llegue ese momento no estés en el pelotón de los quejicas.

_________________________

En episodios anteriores:

Privilegios indignados: el PSOE empieza la campaña de verdad

No saldremos de esta sin violencia

El PSOE más peligroso es el derrotado

Esto es lo que está soñando la izquierda

Así será la calle del PP

 

Anuncios

17 comentarios

  1. Perfecto análisis, y por desgracia para las personas normales se avecina un futuro incierto aunque espero que ocurra como con las cirugias, que hay que hacer daño para curar.
    Pero en estas elecciones también el PSOE se prodiga en intento del tercer “golpe de estado”, y lo hace boicoteando los votos por correo que no han llegado a su destino, sobretodo en Cataluña y Andalucía. La gente se está quejando en las redes sociales, y la prensa se hace eco de ello.

  2. De acuerdo en el análisis, no en la conclusión. Aunque parezca que no hay más alternativa que el PP, este PP no es rival ni para un PSOE hundido.
    La solución no pasa por apoyar en masa a un ente inane, sino por crear o reformar este partido en algo que en verdad tenga una identidad propia.
    Por un lado, la gestión que ha de llevar a cabo el PP será durísima, muy complicada y en extremo impopular. Y no sé hasta qué punto la ciudadanía está dispuesta a afrontar los sacrificios ineludibles que se le exigirá.
    Por otro, en efecto, un PSOE golpista y revolucionario, como siempre lo ha sido a lo largo de su terrible (ellos lo llaman, en un alarde de cinismo, “honrada”) historia desde su fundación, hará aún más difícil y ardua intentar superar los desafíos que ha de enfrentarse el PP.
    En definitiva, el PSOE resurgirá tanto por la perversa vocación política de este partido, como por la inexistencia del menor nervio ideológico e incluso moral de un partido inane como el PP. Además, es posible que la ciudadanía, pervertida por los “años de tocino”, que diría Moa, no esté dispuesta tampoco a acompañar con la suficiente madurez a un gobierno responsable y eficaz, como sucede con el pueblo griego.
    Si esto te parece que es propio de “quejicas”, qué le vamos a hacer. La catástrofe moral que vivimos desde hace bastante más de ocho años no se va a resolver con un PP con 300 diputados y un PSOE en el grupo mixto.

  3. Estoy completamente de acuerdo. Hará falta una mayoría demoledora para frenar el desastre.

  4. De acuerdo, Doiraje, pero mientras se consigue “crear o reformar este partido en algo que en verdad tenga una identidad propia”, ¿qué hacemos?
    La realidad funciona aunque nos apartemos de ella. Y permanecer al margen no la va a cambiar, ni a mejorar.
    Gracias por tu reflexión. Saludos.

  5. Democrata(Rael) · · Responder

    Por suerte NUNCA se volverá atrás… tanto como quereis vosotros, ademas lo único que preocupa al PP es la economía, que es lo que importa a los españoles, tocar el matrimonio homosexual o el aborto y otros temas en plena crisis europea y EEUU.. no se yo…
    PD: para avanzar con mas fuerza primero hay que retroceder un poco(este es el paso atrás, ya vendrán 2 adelante)

  6. Que qué hacer… Desde luego, votar al PP no. No es la hora de la colaboración. No, no nos podemos ya “sumar” a más “cambios” que viniendo de donde viene ya sabemos lo que significa.
    Y no tengamos miedo a sufrir. Estamos en un momento terrible, y habremos de encarar lo que muy posiblemente suceda. A partir de ahí, nadie podrá autoexcluirse, tampoco los que nos abstenemos hoy.

  7. Al que se autotitula Democrata Rael le digo, oigalo bien, que para Dios no existe ese “NUNCA” . Decir “Por suerte NUNCA se volverá atrás ” es una necedad.

  8. Si se cumple eso, en menos de un año estaremos inmersos en una Guerra Civil. Prefiero pensar, aunque no descarto tu pronóstico, que la PSOE sacará tan pésimo resultado que se verá obligada a refundarse. Por el bien de todos…

  9. Opino como Doiraje, pero con una circunstancia agravante: soy gallego y en 2009 voté por el PP con el mismo escenario que dibujas tú ahora, Miguel. Era el PP o el caos, el PP o la opresión, el PP o la falta de libertad, el PP o la imposición lingüística.
    El PP prometió entonces libertad lingüística y consiguió, gracias a ello, los votos necesarios para conseguir la mayoría absoluta. De no haberlo prometido yo no habría votado por Feijóo. El resto ya es historia conocida: una vez en el poder, se olvidaron de lo prometido y empezaron a tacharnos de radicales y extremistas a los que exigíamos el cumplimiento de ese compromiso.
    Lo siento, pero ya estoy harto. No sé quién salvará a España del caos que dices que se avecina, pero sé que no la salvarán unos personajes que ya me han demostrado tener tan poco respeto por la palabra dada. Y como no tengo complejo de alfombra ni pliego a votar como si nada a quienes ya me engañaron una vez, este domingo no votaré al PP.

  10. Juana de Arco · · Responder

    La cuestión de fondo es ¿como deshacernos de esta casta de politicos, si no hay alternativa?.
    Podemos abstenernos, pero con intención de sacar algo después del 20N, no podemos quejarnos y seguir esperando a que cada cuatro años nos citen a las urnas con los mismos.
    Somos muchos millones de españoles, y tan solo dos gatos entre PP y PSOE son capaces de lanzarse al ruedo de la politica, ¿y el resto de españoles? ¿que hacemos si no queremos a estos? ¿esperamos “que otros nos arreglen la situación”?. Tal vez ese “otros” seamos nosotros.

  11. Democrata(Rael) · · Responder

    Elentir a venido a decir lo mismo que yo… y eso que no solemos estar de acuerdo.

  12. Elentir, Doiraje:
    A veces me pregunto si los árboles de la voluble musculatura del PP a la hora de enfrentar la batalla cultural con la izquierda, o de las cosas que han hecho (o no) donde gobiernan, o de sus ruidosos silencios en algunos asuntos, no nos estarán impidiendo ver el bosque.
    Un bosque por otro lado muy simple: estamos ante las elecciones más cruciales desde la transición. Esta vez no se trata de un cambio de inquilino en Moncloa sino de elegir el modelo de sociedad que queremos para el futuro de nuestro país.
    Frente a nosotros, el bosque muestra un proyecto Zapatero intacto, o peor, reforzado aún más por Rubalcaba y el PSOE, que se han encargado de dejar claro en esta campaña que quieren más.
    Ante esa realidad hay que posicionarse haciendo el gran esfuerzo de alejarnos de nuestro punto de observación habitual: ante el 20N tal vez estemos excesivamente pegados a nuestro activismo.
    No sé si es eso lo que nos sucede, pero si fuera así, estaríamos perdiendo una oportunidad histórica: la de laminar la ponzoña durante una generación.

  13. Bueno, te entiendo Miguel y tal vez tengas razón. Pero ¿y después qué? ¿seguimos dejándonos arrastrar cada cuantro años por los mismos, sin mojarnos activamente y meternos a hacer algo más?
    ¿Que cambiará Arriola usando la cara de Rajoy?. Rajoy no gobernará, lo hará Arriola. Pienso que mantendrá lo mismo pero con disimulo, porque ¿derogará los cientos de leyes injustas y absurdas que el PSOE se ha ido sacando de la manga?.
    Creo que piensas que con el PP nos resultará más fácil ir llevando a España hacia la cordura y levantarla como estaba antes. Esperemos que si gana el PP podamos conseguir lo que todos queremos, sin tantos disgustos, aunque con el mismo trabajo.

  14. Juana, no es “después”, es “continúa”. Nada cambiará para nosotros mientras no lleguemos a la meta. O sea que a seguir machacando. Pero no será lo mismo tener enfrente al PP que al PSOE.

  15. Es lo que te decía con otras palabras: “nos resultará más fácil ir llevando a España hacia la cordura y levantarla como estaba antes.”
    La esperanza nunca debemos perderla, y ese “después” debe traducirse en exigencias al PP, sin contemplaciones, empezando por un cambio radical de la Constitución ¿será mucho pedir?.
    Un abrazo, buen fin de semana, y ¡¡adelante!!

  16. Miguel, este sábado publicaré una entrada tomando en consideración tu diagnóstico. Otra cosa es que coincidamos en el tratamiento. No lo tengo nada claro.

  17. Me he tragado muchas cosas para votar y botar mañana pero dudo mucho que el Gobierno de Rajoy, si sale, vaya a tener los redaños suficientes para lidiar con lo que se le viene encima. Eso si quiere porque… ¿querrá?.
    Otra pregunta: ¿el españolito de a pie (el decente o, cuando menos, el no indecente) estará dispuesto a “arremangarse” ante la situación bien real que describes o tragará como es habitual?. Ya te adelanto que yo no estaré en el grupo de los quejicas. De hecho, voy a afilar y a sacar lustre a La Tizona 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s