Por qué el PSOE pierde millones de votos y el PP nunca se aprovecha de ello

Forma ya parte de la tradición electoral española: los votos que pierde el PSOE (más de cuatro millones en estas elecciones) no van a parar al PP (apenas sube medio millón). Y esta suerte de axioma demoscópico oculta el secreto de la debilidad electoral del PP.

 

Se diría que todo el mundo lo acepta, empezando por los populares: para que el PP gane, el votante del PSOE ha de quedarse en casa.

 

Resulta insólito que en Génova 13 sigan aceptando esta humillante descripción de la realidad demoscópica. No se rebelan, no pelean: se acomodan a ella. El sociólogo de guardia se encarga de la genuflexión ante el tótem y todos, a bajar la cabeza.

 

El PSOE ha perdido 4.350.000 votos, pero el Partido Popular solo ha aumentado sus electores en 491.541. El trasvase electoral, tan propio de las sociedades occidentales desarrolladas, no existe en España. ¿Por qué?

 

Aventuro una hipótesis que reconozco poco desarrollada y posiblemente algo imprudente: el PP ofrece un programa, no un modelo. El PSOE ofrece un modelo y, a veces, un programa.

 

Programa: haré esto y lo otro.

Modelo: “No somos lo mismo” (Rubalcaba en campaña).

Programa: gestión.

Modelo: vida.

 

Cosas que ha dicho Alfredo Pérez Rubalcaba en campaña: 

 

  • “Nosotros queremos mantener derechos.”
  • “Pelear con los valores y los principios socialistas.”
  • “La igualdad y la libertad (…) una sociedad más justa donde no importe contar los votos, sino que los votos cuenten.”
  • “Cuando la gente tiene incertidumbres, hay que darle certidumbres y decirles que mientras arreglamos el problema del empleo les garantizamos que van a tener un buen hospital, una buena escuela para sus hijos, una buena prestación de desempleo y una buena pensión.”

 

El PSOE siempre ofrece un modelo cultural cuando se dirige a los ciudadanos. Les propone una atractiva operación: dame tu voto y a cambio te ofreceré la vida que sueñas. La gestión apenas tiene importancia en la oferta de la izquierda, es letra pequeña frente a la gran promesa: si me votas te haré la vida más fácil porque podrás hacer lo que quieras.

 

Los dirigentes del PSOE saben que la gente marcha tras banderas y sentimientos, y no tras el contable.

 

La gran ramera babilónica camina hoy en coche oficial. Que la oferta-demagogia socialista pueda repugnar a cualquier persona medianamente formada poco importa. En las muelles sociedades occidentales las ideas no son motores de transformación sino productos de supermercado. Y en los anaqueles aparecen desde nuevos derechos a igualdades absolutamente irracionales, en las que decrépitas abuelas paren hijos y hombres que dicen ser mujeres muestran genitales de dudosa feminidad.

 

Frente a la oferta del modelo de sociedad en el que las más bellas palabras se vacían de contenido ante el elector sin que este aprecie el embuste, la derecha ofrece gestión. Y no porque esta sea la opción más atinada, justa y honesta, que lo es, sino por miedo: la derecha no se atreve a mostrar al elector el modelo de sociedad que le propone.

 

¿Qué prefieres: una versión occidentalizada del paraíso musulmán o un programa de recuperación económica a cuatro años?

 

El PP no recibe el voto que el PSOE pierde porque no ofrece un modelo alternativo de sociedad. Y así será mientras los populares oculten su ideario y escamoteen al ciudadano sus principios y sus valores.

Anuncios

15 comentarios

  1. Me temo que hay algunos que votan izquierda simplemente por tradición familiar y tendrán que pasar generaciones antes de que eso cambie.

  2. Miguel: “…y escamoteen al ciudadano sus principios y sus valores.”
    Jeje. Deben tener los “principios y valores” en algún archivo cogiendo polvo, hace tiempo que no los utilizan. A los/as Arriolas del PP no les va eso, y a Mariano se le han descolorido por el paso del tiempo.

  3. “Y así será mientras los populares oculten su ideario y escamoteen al ciudadano sus principios y sus valores”
    El problema puede ser no tanto que oculten su ideario, principios y valores, como que simplmente no los tengan (salvo algunas brillantes individualidades dentro del mismo). Siempre se ha dicho que el PP es un partido de gestión, y algo hay de eso, en mi opinión.

  4. Excelente análisis, Miguel. Se habla mucho de la crisis ideológica de la izquierda. Y es verdad. Tras la caída del marxismo, han encontrado el filón de los nuevos derechos de la mano del feminismo más radical, la ideología de género y el activismo gay, fundamentalmente.
    Pero me parece que no menor es la crisis ideológica de la derecha, que en España es dolorosamente patente. ¿En qué cree la derecha? ¿En la ley y el orden? Bien, y eso ¿en qué se plasma? ¿Son católicos, o creen siquiera en algo trascendente? En este último caso, ¿son masones? ¿Se puede ser de derechas y masón? Y, entonces, ¿qué antropología defienden, qué concepción de la vida y del hombre postulan? De ser liberales, ¿de qué liberalismo hablan?; ¿qué noción de libertad manejan y cuál es su fundamento? ¿Ser liberal en lo político, supone serlo en lo económico y en lo moral?. Etc., etc., etc.
    Nada de esto está claro. No es que se oculte simplemente; es que ni siquiera está definido como tal, con lo que es imposible debate intelectual alguno ni aclaración posible. Mucho menos elección entre tendencias.
    El panorama intelectual e ideológico de las derechas es aún más penoso que el de las izquierdas, que ya es decir.

  5. Lo que vengo diciendo: El PP no tiene espíritu. Si lo tuvieran, derogarían la ley del aborto inmediatamente. Gualterio.

  6. Mi ideología es de izquierdas, y aunque algunos les duela, no estoy poco formada precisamente. Por cierto, muy tolerante y respetuoso el calificativo…
    El PP no se define en valores porque perdería votos. La ideología que compartís en este blog, en Hazteoír y en plataformas similares no alcanza ni los dos millones de personas en total, de las cuales no votan al PP desde hace mucho un buen número de ellas. Si se definiera en un sentido como el vuestro, perdería el voto de la gente que, aun siendo conservadora, es bastante moderada. Y éstos sí son un buen número de votos del electorado del PP.
    Totalmente de acuerdo contigo en la siguiente frase “para que el PP gane, el votante del PSOE ha de quedarse en casa”. Esto demuestra un grado de responsabilidad grande en el voto de izquierdas, que no votarán al PSOE sólo porque sea el PSOE. Lástima no poder decir lo mismo del votante del PP, que siempre votará PP pase lo que pase, y a los datos de las elecciones en diferentes años me remito. Además, el voto de castigo al PSOE no es por lo que he oído por estos lares respecto del “Poyecto Zapatero”, como lo llamáis vosotros, sino que ha sido un castigo por la crisis económica: por eso Rajoy sólo promete empleo y aumento de la economía, la gente es lo que precisamente quiere oír.
    Un saludo.

  7. Has hecho un análisis demasiado profundo. Mucho me temo que la opinión pública no llega a tanto. Para mí la respuesta es bastante más sencilla y tribal:
    1)Sentimiento nacionalista. El PSOE tiene mucho apoyo en las comunidades nacionalistas. Cuando el voto no va al PSOE va a los nacionalistas y no al PP (con una imagen centralista).
    2)Actitudes históricas. Hay políticos que siempre venden lo mismo y personas que siempre votarán lo mismo: derechas o izquierdas. Se llame el partido como se llame. El conocimiento de muchos españoles no da para más: ni para un comprender un modelo ni para saber qué es eso de gestionar.
    Es lo que hay, nada más. No hay que pensar mucho más.

  8. No soy tan pesimista. Sobre todo si lo comparamos con la situación de la derecha hace 25 años. En los últimos tiempos ha habido una cierta revitalización ideológica, aunque es cierto que Génova es de esos edificios en los que el arquitecto “olvidó” las ventanas. Y la puerta de entrada es asombrosamente pequeña.
    Ahora empieza a haber medios de comunicación, revistas y editoriales. Estamos en los prolegómenos, pero algo hemos avanzado.
    De todas maneras comparto la desazón que produce la pobreza ideológica del discurso de la derecha política.

  9. Soraya, gracias por tu reflexión.
    No sé a qué te refieres exactamente con “la ideología que compartís en este blog, en Hazteoír y en plataformas similares”. Aquí he escrito lo que he escrito y a ello me atengo.
    Un saludo.

  10. Ante, mi confianza en la opinión pública ha crecido mucho desde el domingo.
    Gracias.

  11. Aln, Juana: me temo que la desideologización no es exclusiva del PP, la encontramos en casi todos los partidos en otros países europeos. Y cuando llega un hiperideologízado, nos sale zapatero… en fin.
    Para los que dudan de la musculatura intelectual de la derecha, un enlace:
    http://www.vidal-quadras.com/publicaciones.php

  12. Miguel: “Aln, Juana: me temo que la desideologización no es exclusiva del PP, la encontramos en casi todos los partidos en otros países europeos”
    jeje. “mal de muchos…”. No, aqui tenemos que ser líderes en la recuperación de todos los valores, sin excepción. Y eso creo que tú también lo piensas. No podemos ni debemos seguir la corriente, tenemos que nadar contracorriente. Así se forjaron las grandes figuras de la Historia, sobretodo en España.

  13. De izquierdas y sobradamente preparada. Es una creencia que la abstención perjudica al socialismo. Pero la realidad es que semejante descalabro no admite ningún análisis de “responsabilidad” socialista por quedarse en casa. No te preocupes, todos sabemos cómo se pueden interpretar las cuentas. Es un mal que abunda cuando de dinero y de venderse se trata. Todos “semos” técnicos especialistas en vender motos al mejor precio. Este ha sido el problema de los últimos gobiernos: las cuentas, que combinadas con un poco de superioridad irracional (somos los mejores y esto va pero que muy bien. Véase soy de izquierdas y ministro sobradamente preparado) conducen al desastre. La ideología socialista de Rubalcaba consistió en vender la misma moto que quemó Zapatero, aderezada con el clásico miedo escénico. Somos simples y veremos programas del corazón, pero tontos, tontos del todo no. Se lo han puesto tan fácil a Rajoy que le ha bastado con no enseñar la burra. Porque todos sabemos, después de lo que nos ha enseñado el zapaterismo, que Marianito no vendía una moto. Aun así, en mi humilde opinión, hay millones de personas que antes votaron socialismo y ahora, con su voto (dirigido o no a otros) han luchado por la esperanza de que su voto al menos les permita ir en burra. Tú puedes quedarte en casa desarrollando tu intelecto, mientras otros luchan por sus ideas. No tengo la menor duda que con esa actitud ocuparás un cargo de responsabilidad.

  14. De izquierdas y sobradamente preparada. Mi más desprecio visceral a los listos listísimos vengan de donde vengan. Más peligro tiene un listo de bote que un tonto del bote. A más pruebas me remito a los presidentes y numerosos ministros de las 4 últimas legislaturas. El mito de los analistas es que a los socialistas les perjudica una elevada abstención. Peder 4 millones de votos no admite ningún análisis complaciente de responsabilidad y menos atribuir semejante descalabro a una posición en abstención. En tu pedestal del saber demuestras una profunda ignorancia e irresponsabilidad con semejante afirmación. Pero ya sabemos como se pueden malinterpretar en beneficio propio las cuentas. Aficionados somos a ser mejores que los demás, en ser más listos. No hay autonomía que se quedara atrás en proyectos irracionales (aunque detrás de esto hay puro robo y especulación). ¡Éramos mejores que Alemania!. Para mi el único análisis que se puede hacer es que hay un altísimo porcentaje de españoles, sean del color que sean, que han ejercido responsablemente su derecho al voto. Y aunque la mayoría de ellos sepan que tras su mensaje vacío Rajoy nos está vendiendo una burra, lo prefieren a la moto gripada del Zapaterismo, por mucho que lo haya querido disfrazar Rubalcaba con al habitual miedo escénico y unas propuestas bastante burdas y huecas. Al menos aquellos tienen la esperanza de poder ir en burra.

  15. Miguel, pues lamento que lo veas así. En el fondo tu planteamiento no deja de ser una extensión al mío. De la creencia de la sociedad que los partidos políticos representan modelos clásicos del pasado. De los partidos isabelinos, en los que los terratenientes y nobleza tenían a su alcance la formación, el conocimiento y el saber hacer (gestionar como tu lo llamas). En frente los movimientos progresistas, dirigidos por intelectuales, pero en defensa de los sectores obreros y agrarios, movidos con pasión, ideales y principios de renovación popular (modelo como tu lo llamas). En medio, los movimientos independentistas. Es decir, lo que posteriormente derivó en derechas e izquierdas y nacionalismos. Lo lamento profundamente, porque hoy en día no existen izquierdas ni derechas. Los políticos están todos muy difuminados. Soy muy pesimista respecto a la capacidad de la sociedad en responder a estas oligarquías, llenas de intereses propios y camufladas de democracia. Tras 4 años no veo respuesta seria, ni siquiera en la UE, al modelo que nos ha llevado a esta crisis. Volveremos a torpezar con la misma piedra (si nos levantamos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s