El gin tonic de la Ilustración

Carlos III
Sirvió para establecer los fundamentos de las ideologías que producirían las mayores matanzas habidas en la historia de la humanidad. Tal vez suene a exageración, o a boutade, pero me temo que se non è vero, è ben trovato. Las "luces de la razón", ¡qué asco!


Fue en realidad una pesadilla: en nombre de la supuesta razón se cayó en la mayor irracionalidad. En nombre de las "luces" se abrió la puerta al período de mayor desarrollo económico y tecnológico de la humanidad y, al mismo tiempo, a la edad más oscura por su profundo carácter antihumano.

Habrá quien defienda la Ilustración como el período gracias al cual se reconocieron los derechos del hombre. Pero tal corriente de pensamiento tuvo demasiado de francés y muy poco de británico. Y sabido es que las ideas que proceden del país vecino terminan siempre emponzoñando la vida colectiva.

En lo que a mi concierne, y siguiendo con las boutades (ma non troppo), exceptuando a Mozart, la ilustración, incluyendo especialmente sus pomposos y sanguinarios ideólogos francesitos, puede irse al cuerno. ¿Qué puede esperarse del movimiento que acabó con el Barroco y dio paso al repelente período romántico?

La Ilustración, que ha condicionado toda la cultura y la civilización occidental desde el siglo XVIII (y hoy podemos calibrar bien las consecuencias), dejó en España alguna arquitectura curiosa. Aunque a lo sumo, solo sirve para utilizarla como marco de un trago largo.

Anuncios

10 comentarios

  1. MR (Monárquico y Republicano) · · Responder

    Bueno, D. Miguel, no se sulfure… Creo que cometió una imprecisión al decir que el barroco dió paso al romanticismo: lo dió al neoclasicismo, y el romanticismo surgió como reacción frente a la ilustración… No me disguste, que he pasado muy buenos ratos leyendo a Poe, a Bécquer… Todos ellos románticos, por no hablar de Beethoven, que comenzó en el clasicismo y acabó siendo pionero del romanticismo, dejándonos su mejores obras en su último periodo.
    Reciba un cordial saludo.

  2. Lamento discrepar, don Miguel. Usted achaca a la Ilustración dos males, a saber, las atrocidades de la Revolución Francesa y las ideas perniciosas del Romanticismo.
    En cuanto a lo sanguinario de la Revolución, hay que decir, primero, que se produce por abrazar una ideología utópica y, por lo tanto, antiilustrada. El principio moral fundamental surgido de la Ilustración (Kant) es el valor fundamentalmente igual de todo ser humano. Los líderes políticos franceses, inspirados en autores menores, y (ellos mismos no estando a la altura intelectual) leyendo mal a otros autores, como a Rousseau, establecieron un Estado iliberal. Dado que la Ilustración, en lo político, es el liberalismo, no puede ser que ésta inspirara la política francesa.
    No, la Francia que surge del terror es una mezcla de utopismo y nacionalismo: ingredientes del pensamiento romántico. El siglo XIX está lleno de ideologías de ambos tipos. Y en los dos casos se conciben a sí mismas como movimientos contrarios al racionalismo y universalismo del siglo XVIII. El socialismo marxista o el fascismo son los hijos del Romanticismo, tribal e irracional.
    Tanto Ud. como yo somos antinacionalistas. Eso nos hace antirománticos. Creo que la Ilustración está con nosotros.

  3. MR (Monárquico y Republicano) · · Responder

    Fe de erratas, yo sí que he sido impreciso: “al decir que el barroco dió paso al romanticismo: lo dió al neoclasicismo”, quise decir en ese galimatías que el neoclasicismo no es tributario del romanticismo, y que el romanticismo fue una reacción contra él… Y también, al contrario que la Ilustración, exaltaba los valores religiosos. Para nada considero el marxismo ni el fascismo románticos en modo alguno, como no sea por la cuestión nacionalista… No veo a Hitler ni a Stalin dedicando odas a la primavera ni suicidándose por el amor de ninguna fémina, como hacían los románticos, la verdad… Además que eso de la libertad -otro ideal romántico- a estos señores -por llamarlos de alguna forma-, no les gustaba un pelo.
    En cualquier caso, eso sí, son movimientos extremos: el uno ponía la razón frente a todo y, el otro, los sentimientos. Pero las personas somos ambas cosas… La música, el arte…, no digamos el cariño o el amor son cuestiones subjetivas e irracionales: no siempre lo irracional ha de tener esas connotaciones negativas, ni la razón ha de ser tan encorsetada.
    Al fin y al cabo, el supuesto “Siglo de las Luces” estuvo plagado de supersticiones y supersticiosos: los masones, hijos de la Ilustración, son supersticiosos y ritualistas hasta el ridículo, siendo en cambio una sociedad, la masonería, muy influyente en aquella época y a la que pertenecían las fuerzas vivas de la aristocracia y alta burgusía dominante, enciclopedistas y músicos.

  4. No me sulfuro, MR, faltaría más. Pero con su permiso, los nombres que usted menciona despiertan mis instintos asesinos literarios y musicales. Le acepto una transitoria (por la cosa de la tolerancia constitucional) con algún fragmento de Beethoven y algo, poco, de Brahms y algún otro.

  5. Mi sesudo Montaigne, no he aludido a la revolución que usted glosa, de ingrato recuerdo. Pero ya que la menciona, me vale como primera muestra carnicera del pensamiento propiciado por la Ilustración, un movimiento que, a mi modo de ver, sentó las bases teóricas de las que han bebido todas las perversiones intelectuales de los tiempos modernos. Y tómese aquí “moderno” como actual, y no en otro sentido.

  6. Mmmm, quizá me he explicado mal. Yo argumentaba que precisamente la Revolución fue antiilustrada, en fondo y forma, por ser utópica y nacionalista.

  7. Uy,uy,uy… Le van a llamar, Miguel, de fascista “p´arriba”. ¡Rechazar las luces de la Ilustración y preferir la oscuridad católica, medieval e ignorante! Uy,uy,uy… Le va a caer lo que no está en los escritos…

  8. Juana de Arco · · Responder

    Totalmente de acuerdo contigo Miguel.
    Tanto “la ilustración”, como el “racionalismo”, como “el romanticismo”, le quitan al hombre su verdadera esencia, intentan quitarle lo que en realidad es, pretenden transformarlo, pero el hombre no lo entenderá si no une inseparablemente “Fe y razón”, o cuando venga a entenderlo será ya muy tarde.
    Yo califico estas corrientes filosóficas dentro del “ateismo” puro y duro.

  9. ¿Oscuridad católica medieval e ignorante? ¿Fascista por rechazar el origen de todo fascismo del s. XX? Pienso que habría que ilustrarse un poco más antes de hacer determinados comentarios. Imposible contestar desde aqui habría que explicarle demasiadas cosas a doiraje. Pero si le gusta leer y para empezar a desarrollar algún conocimiento sobre la Edad Media le puedo proponer “La construcción de la Cristiandad Europea de Luis Suárez. Y mi querido amigo, si lo piensa un poco, ningún movimiento surge por generación espontánea, siempre viene de errores y aciertos de un tiempo anterior. El nacimiento espontáneo sólo le sucede a las setas

  10. Candela, tranquila, estaba siendo irónico. Comparto en esencia la postura del blogger, que también utilizaba un tono premditadamente excesivo.
    Por lo demás, es cierto lo que escribía, pues quien ose opinar con la misma franqueza y lucidez sobre esta cuestión, las críticas y descalificativos de la peor especie le serán aplicados de forma automática.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s