“Vidi speciosam sicut columbam”

 

Tomás Luis de Victoria es a la música lo que San Juan de la Cruz a la literatura. Ambos nacieron en la misma ciudad, con apenas 10 años de diferencia, y sus obras son la mejor expresión de la fe y la religiosidad que ha dado nunca España.


No son mis menguados conocimientos musicales los que me impulsan a afirmar que el motete Vidi speciosam es lo mejor de Victoria, pero así lo siento.

Y no se me ocurre mejor forma de ilustrar el día de la Inmaculada, la gran silenciosa, la gran observadora, que la música de Victoria y la letra de San Juan de la Cruz:

"Una palabra habló el Padre, que fue su Hijo, y ésta habla siempre en eterno silencio, y en silencio ha de ser oída del alma".

Se ha celebrado este año el IV centenario del fallecimiento de Tomás Luis de Victoria, que como suele ser habitual, está pasando completamente desapercibido. Al fin y al cabo es música "clásica" y el tal Tomás no fue ni político, ni progre, ni nacionalista y encima dedicó toda su obra a alabar a Dios.

Algunos dicen que es el mejor músico que ha habido en España, pero a la vista de semejante currículo, ¡a saber si realmente existió!

Esta es la letra de su motete Vidi speciosam:

Vidi, speciosam

sicut columbam, ascendentem

desuper rivos aquarum,

cuius inaestimabilis odor erat

nimis in vestimentis eius,

Et sicut dies verni

Circumdabant eam

flores rosarum

et illia convallium.

Quae est ista,

quae ascendit per desertum

sicut virgula fumi

ex aromatibus

myrrhae et thuris?

Et sicut dies verni

Circumdabant eam

flores rosarum

et lilia convallium.

 

La he visto, hermosa

 como una paloma, subiendo

 los arroyos de agua.

 La fragancia de sus vestidos

 era inconmensurable.

 Y como los días de primavera,

 la rodeaban

 las flores de los rosales

 y los lirios de los valles.

 ¿Quién es ésta,

 que sube por el desierto

 cual columna de humo

 que exhala olor

 de mirra y de incienso?

 Y como los días de primavera,

la rodeaban

las flores de los rosales

y los lirios de los valles.

Amplia información de Tomás Luis de Victoria con motivo del IV centenario de su muerte aquí.

San Juan de la Cruz en la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes.

Carta apostólica de Juan Pablo II Maestro en la fe, dedicada a San Juan de la Cruz.

Y otra versión de la misma pieza, esta de la mano de la Capella Reial y Jordi Savall:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s