El PP, el aborto y el movimiento provida español

Ante las expectativas levantadas por el cambio de gobierno en España, el movimiento provida se mueve desde hace un mes entre el posibilismo y la impaciencia.  A la primera opción se acaba de apuntar uno de sus representantes más respetados, Benigno Blanco.


En un artículo aparecido en ABC el pasado viernes con el título de Propuesta del PP sobre el aborto, el presidente del Foro Español de la Familia glosa el texto del voto particular que el Partido Popular presentó en la comisión de igualdad del Congreso de los Diputados en 2009, cuando se empezó a tramitar la vigente ley del aborto.

Entre otras cosas, el PP denunciaba en aquel documento, a través de Soraya Sáenz de Santamaría, el fraude de ley que supone el supuesto de la salud de la madre y/o del feto y rechazaba considerar el aborto como un derecho (lo que supone reconocer que existe el derecho a matar).

Benigno Blanco elogia el texto, elaborado hace casi tres años por el PP en la oposición, y considera que constituye la base sobre la que el Gobierno de Mariano Rajoy elaborará su reforma de la ley del aborto.

Blanco sostiene incluso en su artículo que el PP “incluyó en su programa electoral” los puntos mencionados en su voto particular de 2009. Pero nada más lejos de la realidad. La afirmación del presidente del Foro Español de la Familia es, por desgracia, tan solo un recuerdo alterado por el paso optimista del tiempo.

La única mención al aborto que aparecía en el programa electoral con el que el PP concurrió a las elecciones legislativas de 2011 (2 líneas en 214 páginas) era esta:

“Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores.” (Programa del Partido Popular para las Elecciones Generales de 2011, pág. 108)

A pesar de tamaña parquedad, es obvio que buena parte de los partidarios de derogar la ley del aborto y muchos activistas provida españoles han votado al Partido Popular. Es imposible conocer sus motivos. ¿Por sentir honestamente que el mal menor puede ser también el bien posible en las presentes circunstancias? ¿Por valorar otros asuntos, además del aborto? ¿O por pura reacción frente a las atrocidades del período Zapatero?

Poco importan ya los motivos. Ahora es el tiempo de los resultados. Tiempo de exigir al Partido Popular que ponga negro sobre blanco lo que no expresó con suficiente claridad en su programa electoral pero sí dijeron muchos de sus dirigentes. Lo que expresaron con rotundidad algunos de ellos. Lo que defiende la abrumadora mayoría de sus militantes y la mayor parte de sus votantes.

¿Pero qué hacer mientras se sustancian los hechos? Benigno Blanco parece decantarse por la reflexión y el apoyo optimista a un Gobierno que solo sabe hablar de economía y únicamente lleva tres semanas en el poder. Es quizá la posición más sensata.

La más sensata si las primeras tres semanas de gobierno de Mariano Rajoy no nos hubieran traído tanta desazón.  Hete aquí que echamos a Zapatero y su destructivo PSOE para encontrarnos con un PP que utiliza su mismo lenguaje.

En sus primeras semanas de actuación, el Gobierno popular se ha sometido a los códigos políticamente correctos del progresismo zapatero; ha nombrado para algunos cargos de especial relevancia (investigación con embriones, víctimas del terrorismo, comunicación) a significados personajes del período zapatero. Y las escasa ocasiones en que no ha hablado de economía, lo ha hecho únicamente de violencia “de género”, asumiendo en una sola frase el lote completo de la tóxica ideología de género.

Quisiera compartir el optimismo del presidente del Foro Español de la Familia con respecto a la derogación del aborto. Pero no se me olvida que cuando conseguimos colarnos en Moncloa durante el primer consejo de ministros del Gobierno popular para recordarle al Ejecutivo su compromiso con la vida, Soraya Sáenz de Santamaría respondió muy rumbosa afirmando que “el PP cumple sus compromisos”… para afirmar a continuación que quieren “reformar la ley del aborto”.

Lo que muchos, y desde luego de manera destacada Benigno Blanco, venimos pidiendo desde hace tanto tiempo no es precisamente una reforma sino la derogación de una legislación que se lleva por delante cada día a 300 seres humanos.

Muchos dirigentes del PP están por la labor. Pero esa intención no termina de cuajar. La presión firme y decidida sobre el Gobierno es hoy fundamental. Y por ello las actitudes complacientes solo sirven para retrasar la solución definitiva de un asunto que nos avergüenza como sociedad y como civilización.

Anuncios

6 comentarios

  1. Yo tengo muy claro que si no le metemos presión a este gobierno no hará nada. Es más: vamos a tener que hacer presión no sólo para que derogue la ley del aborto, sino para que no se convierta en una fotocopia del gobierno de Zapatero. El nombramiento de la abortista Carmen Vela o la propuesta del abortista Vargas LLosa para presidir el Instituto Cervantes son dos datos alarmantes en ese sentido.

  2. D. Benigno, me temo, es demasiado benigno. ¿Cuántos años más tenemos que estar esperando? Ya no podemos conceder más crédito. Ha pasado demasiado tiempo ya, dos generaciones enteras. No se nos puede pedir más ejercicio de paciencia y malentendida sensatez. Se ha llegado a un punto que la exigencia tibia es ya complicidad.

  3. Coincido con Elentir en que, gobierne quien gobierne, las leyes no están predeterminadas en los programas electorales. En una democracia madura la sociedad vigila y mueve a los políticos. La tarea de los ciudadanos es presionar al gobierno y no quedarse esperando que todo se lo den echo.
    En cuanto a la postura de BB, dadas las implicaciones que ha tenido y tienen con el PP y sus continuos cambios de rumbo, lo único que espero de él es que se limite a no boicotear las acciones de los demás, que ya sería un gran paso en la defensa de las libertades

  4. Juana de Arco · · Responder

    Pues sintiendolo mucho, yo estoy totalmente contra Benigno Blanco y contra quien le aplauda. Me explico.
    El Partido Popular de Rajoy, y lo requetesabe Benigno Blanco, es el otro partido cuyos dirigentes siendo humanos aprueban implicitamtne el asesinato de los demás seres humanos, de sus ciudadanos.
    1º- Después de (justamente hoy se cumplen) DOS meses de presidencia, SOLO se han volcado en los asuntos económicos, SOLAMENTE, mientras se asesinan cientos de personas en estado embrionario, ciudadanos españoles n nacidos, cuando debería haber sido PRIORITARIO la abolición de es Ley de Asesinato de Estado, porque ¿cuanto tiempo les hubiese tomado hacerlo?.
    2º- Ha sido elegida una pro asesinatos de inocentes, llamada Vela.
    3º- Siguen metiendo en el gobierno personajes como Vargas Llosa, otro pro asesinatos de inocentes.
    4º- Javier Arenas, el presidente del PP andaluz, y mano derechisima de Rajoy, FIRMÓ la ley de la eutanasia, junto con los socialistas y comunistas.
    NO y NO. Yo no espero más, NO quiero “ser prudente”, palabreja que oculta consentimiento explicito, porque mientras vamos siendo “prudentes”, CADA DÍA se siguen asesinado personas en estado embrionario.
    Yo NO quiero, ni deseo, ni tolero “ser prudente”. Punto.
    Y “Miguel”. Te ruego me entiendas y no creas que esto va contido personalmente, sino con todos los que se han tranquilizado porque ha ganado el PP, que parece ser excusable para no tener prisa por salvar vidas humanas.

  5. Perico Lorín Colorado · · Responder

    “Otro vendra
    que a mí
    bueno me hará”
    Firmado: ZP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s