Category Lenguas

10 mentiras sobre la limpieza lingüística en Cataluña

Organizaciones racistas como el Ku Klux Klan consideran a las personas por el color de la piel y parten de este dato para organizar la sociedad. El nacionalismo ha cambiado la piel por el idioma. El resultado es el mismo: una sociedad enferma. El sueño de la lengua impuesta produce monstruos. 

¿Existiría el catalán sin dinero público?

Los amantes del catalán, si de verdad lo son, deberían denunciar el trato paternalista que recibe esa lengua en las cuatro provincias catalanas. Ese trato privilegiado induce a sospechar que la lengua impuesta por el nacionalismo habría desaparecido si no estuviera artificialmente sostenida por el dinero que el Gobierno regional saca de los bolsillos de […]

La berrea nacionalista

Los nacionalismos españoles, como los ciervos en la berrea, braman en cuanto huelen elecciones. Si son regionales o locales juegan al “y yo más”. Y si son nacionales, a la pura bravata, a ese chantaje propio de los barriobajeros de la Historia que parece haber sido inventado para ellos.

Así era Barrera, el líder racista del nacionalismo catalán

En vida, Barrera, master en pedagogía del odio, se declaró partidario de la esterilización del “débil mental”, de convocar un referéndum sobre la admisión de extranjeros en Cataluña y del restablecimiento de la pena de muerte. Y dejó escrito que “en América, los negros tienen un coeficiente inferior al de los blancos”.

La vomitiva pulcritud del nacionalista ante el espejo

Es el partido de la violencia ejercida sobre el otro. El partido que discrimina en razón de la lengua (de momento). Un partido poblado de xenófobos cuyas declaraciones públicas les han puesto en más de un aprieto: "No puedo jugar, mamá, todos los niños son castellanos" (los hijos de Pujol, que hoy dirigen la Generalidad, […]

Zapatero prepara el año que viviremos peligrosamente

A medida que se acerca el largo período electoral que viviremos en España a partir del 28-N, el proyecto Zapatero afila su estrategia de tensión y división. Las nuevas leyes-crispación que anuncia el Gobierno socialista no lograrán ocultar al electorado su falta de logros, pero van a dejar una herencia maldita.