Los amantes del catalán, si de verdad lo son, deberían denunciar el trato paternalista que recibe esa lengua en las cuatro provincias catalanas. Ese trato privilegiado induce a sospechar que la lengua impuesta por el nacionalismo habría desaparecido si no estuviera artificialmente sostenida por el dinero que el Gobierno regional saca de los bolsillos de […]

 

A pesar de algunos gestos loables, el Gobierno del Partido Popular se está comportando como fiel guardián de las esencias de la izquierda y del pensamiento políticamente correcto del “progresismo”. [Todas las capturas proceden del Boletín Oficial del Estado número 74, sec. III, pág. 25824 y ss, 27.3.12. Pincha sobre ellas para ampliar.]

  Cádiz era en aquella época la ciudad de moda cuyo prestigio consolidarían las nuevas ideas constitucionales y liberales. Aunque la elección de la sede parlamentaria respondía a motivos estratégicos, los diputados no podían encontrar en ningún otro lugar de España un ambiente más favorable a sus objetivos.